Sociedad y Justicia

Previene Issea sobre el abuso en la ingesta de bebidas energéticas en Aguascalientes

  • Hay preocupación por casos recientes atendidos en Puebla
  • Combinar bebidas energéticas y alcohol es un peligro

 

 

Advierte el Instituto de Servicios de Salud de Aguascalientes (Issea) sobre el exceso en la ingesta de bebidas energéticas, luego de que en Puebla 15 jóvenes de entre 25 40 años fueron hospitalizados, señaló el titular de la dependencia, Sergio Velázquez García.

Si bien la Comisión para la Protección contra Riesgos Sanitarios del Estado de Aguascalientes (Coprisea) y la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) han autorizado el empleo de algunas de estas bebidas, no existe una regulación clara respecto al número de botellas que se pueden expender por usuario, por lo que ahora resulta importante prevenir sobre las consecuencias en el abuso de las mismas, ya que es común que además se combinen con el alcohol: “Estoy aprovechando este medio para alertar a la población a que no empleé bebidas energéticas sin ton ni son y mucho menos que exista esa mezcla de alcohol con bebidas energéticas”.

Detalló que el Hospital San José del Instituto Mexicano del Seguro Social en Puebla reportó que en lo que va del año han sido atendidos 15 pacientes por taquicardia, arritmias o síntomas de preinfarto, debido al consumo de bebidas energéticas; en cinco de los casos fue necesario practicar un cateterismo para salvar la vida del implicado.

Los riesgos de mezclar alcohol y bebidas energéticas, ahora tan de moda en el mercado, se debe a los efectos estimulantes por la cafeína que éstas contienen, la cual enmascara el resultado que obtiene la mayoría de la población cuando bebe alcohol; es decir, que es difícil detectar qué tan tomado se está y propicia el seguir bebiendo para continuar la fiesta hasta altas horas de la noche, participar en comportamientos de riesgo y en prácticas peligrosas, entre estas el conducir en estado de ebriedad, con las contingencias que esto implica.

Además, estas bebidas energéticas contienen entre sus ingredientes cafeína y taurina, una mezcla que es altamente nociva para el cuerpo y que provocan, mezcladas con alcohol, ritmos cardíacos anormales, ya que los energetizantes estimulan el cerebro, mientras que el alcohol lo deprime.

Al incrementar la frecuencia cardíaca se eleva la frecuencia respiratoria y se suma con el efecto del alcohol, que es vasodilatador, lo que puede conllevar a un edema pulmonar e insuficiencia respiratoria, y generar una taquicardia o hasta un paro cardíaco.

 

The Author

Claudia Rodríguez Loera

Claudia Rodríguez Loera

Reportera en La Jornada Aguascalientes.

No Comment

¡Participa!