Opinión

La reforma que deforma a la educación / La columna J

“La educación es un ornamento en la prosperidad y un refugio en la adversidad”, Aristóteles.

La adversidad es una realidad que cada día comenzamos a vivir de manera acrecentada en nuestro país, no sólo basta con el desinterés social en ejercer presión a un gobierno que no tiene una oposición firme y prominente, ni con la violencia se ha desatado en el último trimestre, o las constantes contradicciones discursivas que existen entre los funcionarios y agentes del cambio verdadero ostentado por Morena, o por la inversión desmesurada por falta de planeación del próximo aeropuerto. Sino que para entender a la adversidad es menester dilucidar el futuro con las acciones presentes.

La educación es el estilóbato que aporta esperanza a las bases de un status quo, sin educación, la sociedad tiende a perderse en la estulticia y en la circunstancia global que va marcando la tendencia, sin educación, se condena a las futuras generaciones, puesto de cada vez más carecen de un sentido de identidad, la apatía es una constante en los jóvenes. Las interpretaciones sobre cuál es la tesitura de nuestro en país en el ámbito de la educación pueden estribar en líneas retoricas que confundan la objetividad, pero los números no mienten, estos son algunos datos que dan reseña sobre la educación en México:

*2.2 millones de adolescentes abandonan la escuela cada año.

*2.7 % de la población de 6 a 11 años que asiste a la escuela tiene que trasladarse de un municipio a otro.

*29.5% de la población de 25 a 69 años cuenta con secundaria.

*16.7 % de la población cuenta con una educación media superior.

*19.1 % de los adultos mayores de 60 años son analfabetas.

*4.6 % de los adultos de 30 a 59 años son analfabetas.

*1.2 % de jóvenes de 15 a 29 años son analfabetas. (Datos Inegi).

Los datos reflejan una realidad verdaderamente vituperable, es decir; ¿qué futuro le espera a las próximas generaciones si la educación muestra esas cifras?

Con 97 votos a favor, 20 en contra y tres abstenciones el Senado de la República aprobó la reforma educativa en lo general y los artículos no reservados, con lo cual se deroga la reforma educativa del expresidente Enrique Peña Nieto.

Desaparece el Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE), que será sustituido por el Centro Nacional para la Revalorización del Magisterio y la Mejora Continua de la Educación.

Se crea un Sistema para la Carrera de las Maestras y Maestros, en el que Federación tendrá la rectoría, y un Sistema Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación. No habrá evaluaciones punitivas ni obligatorias para los maestros, quienes tendrán derecho a un sistema de formación gratuito.

“La educación es el alma de una sociedad, ya que pasa de una generación a otra”, Gilbert K. Chesterton.

La evaluación es una de las principales líneas internacionales en las que la gran mayoría de naciones está tomando como una opción viable para poder generar una mejora continua, y del mismo modo que puedan estar en el correcto camino para llegar a una zona de desarrollo próximo.

Las leyes son un reflejo de la conciencia legislativa que de cierto modo representa a un segmento mayoritario de la población. No coincido con la reforma, creo que deforma una estructura que estaba en sus albores y que le exigía a los docentes ser mejores y estar constantemente actualizados, lo veo y entiendo como una imposición política que tiene que ver con el ego y con arrancar un legado difuminado del gobierno pasado.

No cabe duda que estamos retrocediendo, así como el gobierno federal está realizando inversiones millonarias en aeropuertos mal ubicados, y del mismo modo, y bajo los mismos criterios retrogradas está destinando inmensas cantidades de dinero a la construcción de refinerías, un modelo energético de hace cinco décadas, ya que es más que evidente que las nuevas tendencias están optando por las energías renovables y energías verdes. En la misma proporción se volverá a dar un paso atrás con esta reforma educativa que elimina la posibilidad de trascender de la pasada.

“La política es el arte de buscar problemas, encontrarlos, hacer un diagnóstico falso y aplicar después los remedios equivocados”, Groucho Marx.

Creo que el presidente de la República se equivoca, disiento de su discurso y más de sus actos, de manera colectiva no podemos aspirar a nada loable si tenemos una sociedad ignorante, pero muy entretenida con ocurrencias mediáticas que genera un gobierno que no está transformando nada, pero que está deformando todo.

ahumada_rva@hotmail.com | @ahumadroberto

 

The Author

Roberto Valdés Ahumada

Roberto Valdés Ahumada

No Comment

¡Participa!