Opinión

Primer concierto, segunda temporada / Orquesta Sinfónica de Aguascalientes

Después de varias semanas de ayuno, finalmente los viernes en la noche vuelven a tener sentido, sin duda asistir a los conciertos de temporada de la Orquesta Sinfónica de Aguascalientes es la mejor opción para cada noche de viernes, mira, por ejemplo, este viernes había varias cosas interesantes, ver el partido de las finales de conferencia de la NBA, jugaban los Bucks de Milwaukee contra los Toronto Raptors, o bien, el juego de Boston Red Sox contra los Astros de Houston, además de que hubo mucha actividad museográfica, ayer sábado 18 de mayo es el Día Internacional de los Museos y aquí en Aguascalientes hubo la noche del viernes y lógicamente ayer sábado muchos eventos relacionados con esta fecha, pero nada, absolutamente nada, puede ser mejor o más interesante que asistir a un concierto de la Orquesta Sinfónica de Aguascalientes.

Para el primer concierto de temporada, que por cierto, fue dirigido por un buen amigo de la OSA, el maestro David Pérez Olmedo, ya la ha dirigido cualquier cantidad de ocasiones, el programa fue el siguiente, iniciamos con In Natures Realm de Antonin Dvorak, después, de Edvard Grieg, la Suite Peer Gynt No.2, Op.55. Después del intermedio la Petit Suite de Claude Debussy y terminamos con una soberbia ejecución de la Suite No.4 en sol mayor Mozartiana de Tchaikovsky.

Fue un concierto largo en términos de duración pero se sintió muy corto por la belleza de la música y por la ejecución de la misma, un concierto muy bucólico y con algunos elementos, ciertamente tímidos, del nacionalismo, al menos en la primera parte del concierto.

Es una programación muy interesante, dos compositores con altos niveles de nacionalismo en la primera parte y en la segunda, impresionismo y romanticismo a flor de piel, un compositor bohemio, un noruego, un francés y finalmente un ruso en una programación muy bien equilibrada.

Se trata de música muy amable al oído, muy fácil de escuchar, sin duda, este primer concierto es muy recomendable para personas que no están acostumbradas a escuchar la gran música de concierto, o no frecuentan este tipo de música, ideal para nuevos melómanos o para un auditorio más versado en estas lides musicales, no deja de ser extremadamente interesante. Si nos damos cuenta son cuatro compositores muy conocidos, obvias referencias en la música académica, pero lo que se presentó de ellos no es exactamente lo más conocido, Dvorak tiene cualquier cantidad de obras mucho más conocidas, como también sucede con los otros tres maestros programados, por ejemplo, el caso del Grieg, sabemos lo reconocida que es la Suite No.1 de Peer Gynt, sin embargo en este caso se programó la No.2, igualmente bella pero con menos reflectores y es que así debe de ser, ¿no te parece? No tendría caso programar lo que ya se conoce, hay un inagotable repertorio que no por no ser conocido, deja de ser interesante, finalmente, si somos verdaderos amantes de la música, melómanos incondicionales, tenemos que tener apertura para conocer nuevas cosas y no asistir a los conciertos sólo cuando se interprete Carmina Burana de Orff o la Novena de Beethoven, no veo una razón inteligente para decidir, libremente, privarnos de las delicias y los placeres que nos ofrece su majestad la música, solamente porque lo programado no es conocido, eso no puede ser.

Mención especial merece, sin duda, la interpretación que se hizo de la Suite No.4 de Tchaikovsky que conocemos con el nombre de Mozartiana, excelente el maestro Pérez Olmedo, no es que no lo haya estado en el resto del programa, por supuesto que sí, pero aquí las cosas llegaron demasiado lejos, el talento, la sapiencia musical, la manera de entender y convencer a los músicos de parte del director huésped y la consecuente respuesta de la orquesta, todo esto hizo surgir la magia y que la música se expresara con esa elocuencia que le es característica pero que no siempre se logra.

Por supuesto, los solos de violín encomendados al concertino fueron puntalmente resueltos por el maestro Román Pavón, intensidad, convicción y solvencia técnica, la verdad, qué gran orquesta tenemos en Aguascalientes, cada uno de sus integrantes responde con seguridad y dominio técnico cada vez que es requerido por la partitura.

Para la próxima semana, en el segundo concierto de temporada tendremos una gala de ballet con alumnos de la Escuela de Danza George Berard, en la primera parte la obra El hada de las muñecas de Josef Bayer y en la segunda parte, Baile de graduación de Johann Strauss. Esta segunda fecha de la segunda temporada del año de la Orquesta Sinfónica de Aguascalientes tendrá lugar los días 30, 31 de mayo y 2 de junio en el Teatro Aguascalientes bajo la dirección del titular de la OSA, el maestro José Areán. Por ahí nos veremos si Dios no dispone lo contrario. Hasta entonces.

 

The Author

Rodolfo Popoca Perches

Rodolfo Popoca Perches

No Comment

¡Participa!