PolíticaPortada

Conoce el protocolo Trans para garantizar el derecho al voto

  • En la entidad se registraron 14 cambios en el sexo, así como sexo y nombre por concordancia sexo genérica
  • Personas trans pueden aparecer en su credencial con la imagen que se identifican
  • Se capacitó a funcionarios de casilla en el manejo del Protocolo Protocolo Trans

 

Con la llegada de un nuevo proceso electoral, ahora para elegir a los once alcaldes de los municipios del estado, quienes colaboran con el Instituto Nacional Electoral (INE) con la figura de Capacitador y Asistente Electoral (CAE) tienen en sus manos el acercamiento con aquellos ciudadanos que tendrá en 2 de junio la responsabilidad de conformar las mesas directivas de casilla, cuyos integrantes habrán de ser capacitados en las cuestiones básicas para que sus vecinos emitan con toda tranquilidad su voto.

Los ciudadanos, además de ser capacitados en el procedimiento que debe realizar el votante desde el momento en el que llega a la casilla hasta que introduce la boleta en la urna, se suman las acciones para garantizar este derecho político electoral a todas las personas, en especial aquellas a las que por motivo de alguna discapacidad pudiera resultarles complicado, para lo cual se integra algunos instrumentos de utilidad como la plantilla braille y la urna móvil, así como la instrucción de permitir un acompañante como su auxiliar o que el presidente de casilla apoye al votante.

Los CAEs son capacitados en el anterior protocolo, a fin de facilitar las herramientas para estas acciones a los once mil 410 funcionarios de las mil 630 mesas directivas de casilla, pero también respecto al Protocolo para Personas Trans (transgénero, transexuales y travestis), el cual interesa al presente reportaje.

El 22 de diciembre de 2017 el Consejo General del INE aprobó un documento conocido mediáticamente como Protocolo Trans, cuyo objetivo fue contar con una guía que estableciera directrices y orientara las acciones para garantizar el ejercicio del voto libre de las personas trans, en todos los tipos de elección y mecanismos de participación ciudadana, en igualdad de condiciones y sin discriminación alguna.

En él se estableció que todas las personas trans que cuenten con su credencial para votar con fotografía vigente y estuvieran inscritas en la Lista Nominal de Electores, podrían emitir su voto el día de la elección, y en ningún caso la falta de concordancia de la expresión de género de la persona, con la expresada en la fotografía de la Credencial, o bien, con el nombre o el sexo asentados en ella, podría ser causa para impedir el sufragio.

Si bien las indicaciones anteriores pueden parecer fáciles, para la capacitación del protocolo, primero a los capacitadores y después a los funcionarios de casilla, es necesario tratar de sensibilizarlos con respecto a que “con discriminación no hay democracia”.

Además, la Comisión del Registro Federal de Electores del Instituto Nacional Electoral (INE) aprobó un proyecto que determina la estructura del nuevo modelo de la credencial para votar con fotografía y permite votar a personas que tramitaron ante autoridades civiles el cambio de nombre de acuerdo al cambio de sexo, con lo que se busca que dicho documento sea más seguro, infalsificable e incluyente con las personas transgénero, transexuales y travestis del país.

El vocal en Aguascalientes del Registro Federal de Electores, Felipe Reyes Romo, aseveró que los funcionarios que atienden los módulos de atención ciudadana para realizar el trámite de la credencial para votar con fotografía fueron capacitados en el protocolo y lo desarrollan de manera adecuada desde hace tres años, al ser en esta entidad uno de los primeros lugares en donde se documentó el cambio de la credencial acorde a la identidad sexo-genérica luego de una rectificación en su acta de nacimiento. Además, el o la titular tendrá la opción de elegir si el sexo aparece o no en la credencial de elector.

El funcionario recordó que para llevar a cabo este procedimiento, los encargados de los módulos recibieron una capacitación para atender a las personas trans, para ello fueron sensibilizados por personal de la Comisión Nacional de Derechos Humanos directamente, pues si bien no son considerados como grupo vulnerable como en el caso de las personas de la tercera edad y discapacitadas, sí reciben un trato especial a fin de garantizar sus derechos político-electorales. Desde la aplicación del protocolo a la fecha no se ha recibido una sola queja en el buzón del RFE en relación a una mala atención hacia algún integrante de la comunidad trans.

Según datos del INE, seis mil 222 personas transexuales solicitaron cambio de nombre y sexo en sus credenciales para votar, entre abril de 2015 y abril de 2018. De las 32 entidades federativas, sólo Michoacán, Nayarit y la Ciudad de México permiten legalmente que las personas trans (nacidas con un género distinto al que se identifican) hagan la “armonización” jurídica de sus papeles oficiales con su reasignación física de sexo. De igual manera, las personas trans pueden aparecer en la fotografía de su credencial con la imagen con la que se identifican, pues antaño se les pedía a las mujeres recogerse el cabello o desmaquillarse. Esta decisión se basa en la discriminación que padecen las personas trans cuando el sexo que aparece en el documento oficial no concuerda con su identidad o expresión de género.

Durante el periodo de la Campaña de Actualización Intensa del RFE (que inició el 1 de septiembre del 2018 y concluyó el 15 de enero del 2019), el estadístico de solicitudes de Credencial para Votar aplicadas al Padrón Electoral por entidad al levantamiento del trámite, en las cuales se registró un cambio en el sexo y sexo y nombre por concordancia sexo genérica, fue de 882 personas. En el caso de Aguascalientes una mujer trans solicitó su cambio de sexo, cuatro mujeres solicitaron su cambio de sexo y nombre, así como nueve mujeres.

Para quienes son parte de la comunidad trans o participarán como funcionarios de casilla el 2 de junio esto es lo que se debe saber:

  1. las personas trans podrán votar aunque tu expresión de género no coincida con el nombre y/o sexo que aparece en su identificación oficial;
  2. Nadie debe pedir ninguna otra prueba que sustente su identidad, no pueden intimidarle, ni invadir su privacidad;
  3. Los funcionarios de casilla deben otorgar un trato igual a todas las personas, sin distinción, y deben dirigirse a todos los electores por sus apellidos o de acuerdo con su expresión de género;
  4. En caso de que alguna autoridad electoral se oponga a que vote, se debe asentar lo ocurrido en una hoja de incidentes y reportarse a través del Inetel: 01 800 433 2000;
  5. Todas las casillas del país deben colocar un cartel que contenga una leyenda contundente sobre el “derecho al voto libre y secreto de todas y todos los ciudadanos, sin distinción alguna”. Sin embargo, aunque no se encuentre el cartel, tienen derecho a votar.

Si bien en Aguascalientes ha sido relativamente fácil la aplicación del Protocolo, esto se debe en buena parte a la participación de la comunidad de personas trans, a través de la Red Hidrocálida de Personas Trans y de la Diversidad Sexual, coordinado por Susan Any Muñoz, organización civil que realiza activismo en forma constante a favor de sus derechos, y que mantienen contacto permanente con el INE a fin de difundir y apoyar en la difusión del protocolo; aunque esta relación institución-sociedad civil no es igual en todos los estados.

Josseline Aguilar, presidente de la organización Orgullo Ecatepec, explicó que el protocolo Trans que aprobó el INE fue una lucha de la sociedad civil organizada, a través de la participación de varios colectivos en todo el país, debido a la exigencia, la importancia y la necesidad que las personas que conforman esta comunidad de que sus derechos fueran respetados, incluyendo el derecho al voto y paulatinamente el de ser votadas, ya que se consideraban personas indocumentadas en su propio país, en donde se acentúa la discriminación hacia ellas al no respetar su identidad.

“Muchas y muchos de las personas trans no sacábamos nuestros documentos, se nos exigía recoger nuestro cabello y desmaquillarnos para poder hacer el trámite de nuestra credencial; se nos trataba a las mujeres trans en masculino, haciendo caso de nuestro nombre asignado por el género, y eso hacía que no se acercaran a esta institución”, explicó Josseline.

Manifestó que una vez aprobado el protocolo ahora es necesario educar, concientizar y compartir información y ya de ahí la implementación. Si bien considera que aún es perfectible, en cuanto a la ejecución es necesario mayor incidencia, pues en el caso del Estado de México, donde ella vive, se dio cuenta que es muy poco el interés del INE en que permee: “Que la institución se dé cuenta de la importancia de capacitar a las personas que ahí trabajan”.

 

The Author

Claudia Rodríguez Loera

Claudia Rodríguez Loera

Reportera en La Jornada Aguascalientes.

No Comment

¡Participa!