Opinión

A propósito del Día Mundial del Medio Ambiente

  • Guadalupe Castorena

 

En la semana que acaba de concluir hubo dos fechas conmemorativas muy importantes en términos ambientales: el día 5 de junio el Mundial del Medio Ambiente y el día 8 de los Océanos. Ambas fechas fueron establecidas por la Asamblea General de Naciones Unidas con el objetivo de crear un vínculo por medio del cual se sensibilice a la población mundial en temas ambientales y que los gobiernos intensifiquen su atención y acciones políticas al respecto.

Habrá que decir que algunos medios de información suelen señalar estas fechas como días de celebración, no obstante, como lo escribí hace un año en este mismo espacio en el artículo que llevó por nombre “Día de la Tierra: ¿tenemos algo que celebrar?” (22/04/2018), cuestionaba si teníamos que sentir algún tipo de satisfacción por algún logro específico alusivo a la fecha, es decir, si nuestra conducta ambiental contribuye a que el bienestar de nuestro planeta mejore. La verdad es que más que celebrar hay mucho que recriminar a nuestra especie, pues a pesar de toda la información con que se cuenta de la situación en la que hemos puesto al planeta, no se ve mejoría, sigue siendo poca la gente que hace algo para cuidarlo. Entonces, no podría decirse que son fechas para celebrar, sino fechas que conmemorar, pues como la palabra lo indica, sirve para «recordar un acontecimiento» y éste tiene que ver con el hecho de que vivimos en un Medio Ambiente Natural que tenemos que cuidar lo mismo que los océanos, pues toda la vida del planeta depende de ambos. Conmemorarlos es importante porque nos ayuda a tenerlos muy presentes en nuestra vida, por lo menos una vez al año. Sin embargo, está en cada uno de nosotros limitarse a acordarse de ellos y hacer acciones en su beneficio sólo un día cada año o hacer algo todo el año por ellos.

En estas fechas muchas personas nos detenemos y planeamos acciones a favor del medio ambiente que a final de cuentas es a favor de la humanidad misma, y justo la humanidad entera deberíamos de actuar, pero los niveles de conciencia son graduales, dependen mucho de la educación y la cultura, que a la vez proviene de la casa y que los gobiernos deben de hacer lo propio con programas que encajen de manera natural en la educación de una manera transversal, que la enseñanza y las acciones se vean en la escuela, en los negocios en las dependencias gubernamentales. Qué bueno sería que pasara a ser como el respirar, que a cada momento sin percibirlo estuviéramos haciendo algo bueno por el planeta: desechable no por favor; popote no porque contamina; blusa nueva, no tengo demasiadas; casa como la de mi comadre, ella tiene alberca, área de recreo, vigilancia, no, gracias, porque vivo bien y no pagaré por más destrucción; comprar especies exóticas de mascotas, no, gracias, porque sufren y son explotadas y no sabemos cuántas fueron extraídas de la naturaleza; bolsas, carteras, abrigos de piel, no, gracias, porque hubo explotación animal y tener tanto ganado contamina; comer carne todos los días, no, gracias, la ganadería provoca parte de los gases de efecto invernadero, así que tenemos nuestro día sin carne, chocolate, de qué marca, no quiero ser parte de la explotación del trabajo infantil; aceite de coco, no, gracias, se está perdiendo el hábitat del orangután…

Te preguntarás, ¿es válido soñar que este momento de respeto y cuidado del ambiente pueda llegar a ser una realidad? Te decimos que sí, cada vez hay más gente joven consciente queriendo hacer cosas buenas y eso nos debe llenar de orgullo y de esperanza. Y celebramos la apertura de mente de personas mayores que también vibran en la misma sintonía.

Hace exactamente 6 años, en el Día Mundial del Medio Ambiente, un grupo interdisciplinario de personas decididas a actuar fundamos legalmente Movimiento Ambiental, tras tres años de trabajo como colectivo. Esta semana recibimos el Primer Premio Municipal del Cuidado al Medio Ambiente otorgado por el Ayuntamiento de Aguascalientes, el cual agradecemos enormemente y por supuesto felicitamos a las organizaciones, personas, empresas que participaron y ganaron en alguna categoría, una de ellas en instituciones educativas el Centro de Educación Media justo con quienes trabajamos de la mano teniendo a nuestro cuidado en el tema de servicio social ambiental en 10 proyectos de consideración animal, consumo responsable y ética ambiental.

Por lo que ven el premio no es de unos cuantos, sino de grandes personas que son parte de Movimiento Ambiental en cada una de sus líneas de trabajo y en estos 9 años quienes han dejado algo de trabajo, esfuerzo, dedicación, ideas, gracias a todas las personas que han hecho de esto algo lindo, como muchos saben no tenemos financiamiento y casi siempre hemos puesto de nuestra bolsa para la realización de los proyectos, todas nuestras actividades son de libre acceso y en dado caso de cooperación voluntaria.

Gracias a todas las instituciones gubernamentales tanto municipales como estatales que están atentos a nuestras peticiones y gracias a los colectivos, negocios y asociaciones civiles con las que hacemos equipo.

Un gran logro de esta semana ha sido la declaratoria del Señor gobernador Martín Orozco sobre el área natural protegida Cobos-Parga, desde aquí le decimos gracias, fue un gran gozo en nuestro corazón verde.

Se recibió un premio, pero el mejor premio es irse a dormir sabiendo que se hizo algo en favor del Medio Ambiente natural.

 

movimientoambientalags@gmail.com

 

The Author

Victor Hugo Salazar Ortiz

Victor Hugo Salazar Ortiz

No Comment

¡Participa!