EleccionesPortada

Justifica Morena Aguascalientes su derrota electoral y acusa al PAN de ganar por su estructura

  • Con la mitad del voto ciudadano que en las pasadas elecciones, el PAN logró los mismos votos a su favor
  • Cardona Campos asegura que se vivió una elección de estado con coacción y compra de votos, pero afirma que no hay elementos para impugnarla
  • Fallaron las estructuras de Morena por presión de los panistas, afirma Arturo Ávila

 

 

El excandidato del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) a la alcaldía de Aguascalientes, Arturo Ávila Anaya, cuestionó el hecho de que pese a que la participación ciudadana en las elecciones de este 2 de junio fue la mitad de la que se registró en las elecciones presidenciales de 2018, el Partido Acción Nacional (PAN) logró obtener prácticamente los mismos votos a su favor que en ese entonces, hecho que indicaría que este instituto político movió sus estructuras con dinero.

A poco más de una semana de las elecciones del 2 de junio, ayer el delegado en funciones de presidente del Comité Ejecutivo Estatal (CEE) de Morena, Cuitláhuac Cardona Campos, ofreció una conferencia de prensa acompañado por el excandidato a la alcaldía de Aguascalientes, Ávila Anaya, en la que hablaron sobre los hechos que hicieron perder a este instituto político en los comicios.

En la conferencia, Cardona Campos afirmó que la derrota de Morena en las elecciones locales tuvo dos causas: una exógena, proveniente del exterior del partido, y una endógena, gestada al interior de la organización política.

Según el titular del CEE, en Aguascalientes, Calvillo y Jesús María, municipios en donde gobierna actualmente el Partido Acción Nacional (PAN), ocurrió una elección de estado, pues se amenazó con despedir a los servidores públicos de no votar por los candidatos de este instituto político: “Sí estamos conscientes que únicamente en el municipio de Aguascalientes nos daremos cuenta del impacto profundo y grave que la coacción tiene en el proceso electoral”.

En Aguascalientes, antes, durante y después de la jornada electoral, aseguró Cardona Campos, los morenistas atestiguaron que se usaron indebidamente los recursos públicos para apoyar a la candidata del PAN, María Teresa Jiménez Esquivel, y que cuando era presidente municipal asignó grandes cantidades de dinero a comunicación social para promover su imagen personal.

Cuitláhuac Cardona insistió en que además, en la capital del estado, se ofrecieron despensas a cambio del voto o de la credencial de elector, también se utilizó a la Policía Municipal para hostigar a los militantes de Morena a quienes se les achacaron delitos relacionados con drogas, tal como ocurrió con el diputado local de San Luis Potosí, Pedro César Carrizales Becerra, conocido como El Mijis, que fue detenido el 2 de junio por la tarde y luego llevado a los límites del estado.

Sin embargo, las acciones anteriores, afirmó el delegado en funciones de presidente, no serán suficientes para impugnar el proceso toda vez que no son susceptibles de reclamo ante las autoridades electorales: “Estamos convencidos de que el Código Electoral se encuentra agotado, los panistas han llevado sus acciones contra el voto libre a un grado de sofisticación que les permite violar la voluntad ciudadana con absoluta impunidad”.

Arturo Ávila aclaró que todas las encuestas en las que Morena basó sus resultados preliminares no tenían ningún filtro, es decir, no hacían diferencia entre los ciudadanos comunes y los militantes de los partidos políticos, quienes finalmente favorecieron los resultados para el PAN, razón por la que se percibía un empate técnico e incluso el triunfo al finalizar los comicios el domingo 2 de junio: “En el tema de las estructuras están los recursos económicos que no se ven en las campañas, llegamos a la elección en este empate técnico y entonces se convirtió en un campo de batallas de estructuras”.

Las estructuras, puntualizó el excandidato, se dividieron en dos: quienes se tenían que dedicar a vigilar las casillas, es decir, los representantes de Morena y quienes debían encargarse de la movilización o quienes debían llevar a votas a su electorado.

En el caso de los representantes de casilla, aseguró Ávila Anaya, la estructura de Morena recibió cartas intimidatorias en las que se les amenazó para no ir a vigilar las urnas o se les coaccionó, por lo que acudieron menos de la mitad del total de los que tenían que haber estado, cifra que descendió a lo largo de la jornada: “Cuando esto sucede, varios amigos que son expertos en la parte de estructuras me dicen: Arturo, ya perdiste la elección, si no tienes defensores en las casillas se puede hacer prácticamente de todo”.

Según el empresario, en las casillas en las que no se tuvo un representante de Morena, los votos por el PAN fueron “estrepitosamente” mayores que en los que se presentaron en aquellas donde sí había representación de su instituto político: “Quiere decir que algo sucedió al interior de estas casillas y eso llama mucho la atención”.

Ávila Anaya cuestionó por qué con el 33 por ciento de la votación del electorado de Aguascalientes en las elecciones de 2019, contra el 60 por ciento en el 2018 cuando se realizó la elección presidencial, Acción Nacional logró que la misma cantidad de electores salieran a votar, pues la diferencia fue de poco más de dos mil votos: 114 mil 369 votos por el PAN en el 2018, contra 111 mil 404 en 2019. “¿Cómo lograron la participación en el PAN de los mismos votantes que en una elección presidencial? Cuando en la realidad debieron haber ido la mitad y eso hubiera asumido que tuviéramos el empate técnico que nosotros teníamos en las encuestas, raro”, dijo el exabanderado de Morena.

A decir de Ávila, este fenómeno sólo se puede explicar si el PAN logró que no fueran representantes de casillas de Morena para proteger el voto y desincentivando el voto orgánico, pues existe toda una estructura que funciona con recursos para movilizar a los votantes a favor del PAN: “Las elecciones actuales se pueden ganar todavía con fraudes maestros, con fraudes perfectos, o con recursos, quien tenga más lana gana”.

Por lo tanto, afirmó Arturo Ávila, urgen reformas electorales, pues tratar de impugnar estas irregularidades es muy complicado sobre todo por la diferencia y la tendencia de la votación: “Por eso las encuestas de ellos siempre señalaban esa diferencia”.

El candidato propuso, por ejemplo, que en la legislación se considere la instalación de cámaras de vigilancia a todas las casillas para evitar irregularidades en los comicios: “Es una de las cositas que se podrían hacer para poder cambiar determinantemente los que sucede dentro de las casillas”.

Ávila Anaya concluyó: “Yo le he llamado a esta elección El Fraude Maestro, ¿qué queda? Queda tratar de que nunca más en la historia de Aguascalientes suceda algo así, que nunca más en la historia de Aguascalientes se decida con recursos económicos, que nunca más se vuelvan a comprar los votos, que gane quien tenga más recursos, porque esto genera corrupción”.

 

The Author

Carlos Olvera Zurita

Carlos Olvera Zurita

Nada, sólo 28 años de vida. Reportero en La Jornada Aguascalientes.

No Comment

¡Participa!