Opinión

¿La 4T nos politizó a todos? / Matices

En una entrevista de radio entre Enrique Toussaint y Hernán Gómez debatían si la 4T había logrado que la sociedad se hiperpolitizara, Toussaint afirmaba que no, y Hernán aunque en un principio decía que sí, cambió su posición para afirmar que solo era el círculo rojo y algo del verde.

En ese sentido, Habermas afirmaba que para calificar la opinión pública tiene que pasar por un matiz de calidad y de cantidad de la participación en la discusión pública. En México cumplimos con el segundo, el primero está en duda y me explico; en el año 2018, en México las búsquedas de Google nos arrojan resultados interesantes: por ejemplo, de las 10 tendencias del año 2018, cuatro tienen relación con los asuntos políticos: Resultados electorales de México, Andrés Manuel López Obrador, Debate Presidencial 2018 y Movimiento Naranja; estas tendencias compitieron con el Mundial 2018 o con Freddie Mercury. Sobre los acontecimientos más buscados en Google en México del año pasado, en orden los diez más importantes fueron el Mundial 2018, las Elecciones 2018 de México, el Buen Fin 2018 y el Debate Presidencial 2018 México.

De las 10 personas más buscadas 3, tienen relación con las elecciones, en segundo lugar, solo por debajo de Mercury se encuentra AMLO y en noveno y décimo Margarita Zavala y Ricardo Anaya. Incluso la quinta pregunta más realizada en 2018 en Google fue ¿cómo votar? Con estos datos, quizá Hernán Gómez tenga razón, en Google no sólo está el círculo rojo, sino toda la sociedad conectada y sí se refleja una hiperpolitización en ese sentido.

En los espacios digitales como Twitter (extremadamente politizado), Facebook y WhatsApp los memes y discusiones políticas se perciben en aumento. En las comidas familiares siempre hay una opinión, sin embargo, es complejo definir si es por la llegada de la 4T o el hartazgo ocasionado por malos gobierno o alguna otra razón. Siguiendo la teoría de Habermas, sí podemos afirmar que hay una opinión pública politizada por la cantidad de participaciones que existen alrededor de los temas políticos.

Lo anterior no significa que la calidad de la opinión abone a que las discusiones públicas y políticas sean de calidad; para ello hay otro debate. ¿Cuál es una opinión de calidad? En eso, Hernán y Toussaint tenían un punto, es ahí donde el círculo rojo, ése que es el más informado y crítico abona a que haya opiniones de calidad. Esto en México es cuestionable, los argumentos de algunos comentócratas y personas del círculo rojo son absurdos y seguramente no pasan ningún control de calidad de opinión pública, si este existiera, muchos tuits llenos de fake news, de desinformación o de ataque sin sustento. Éstos se replican hasta el círculo verde, donde estamos la mayoría de los ciudadanos, aquellos a quien Habermas nos describe con cuatro funciones elementales: trabajador, consumidor, cliente y ciudadano. En nuestra vertiente de ciudadano es donde discutimos de los asuntos públicos, pero al generarse esa información falsa de círculo rojo, tampoco tenemos opiniones de calidad, a las cuales aspira el mismo Habermas.

Se ha comprobado, en distintos trabajos periodísticos que las fake news se generan como industria, es decir, que hay empresas que se dedican a generar periódicos digitales, el Rey de las Fake News afirmó que tenía a su disposición 100 mil periódicos digitales para distribuir cualquier contenido falso, sean memes, videos o noticias tipo el Deforma. Este contenido no sólo llega al círculo verde sino al círculo rojo, pregunten a los tuits de Fox o de Denise Dresser.

El asunto con la calidad de la opinión pública debe ser relevante en nuestro país y en las democracias modernas, si queremos elevar el nivel de diálogo entre ciudadanos y con autoridades se debe generar a partir de argumentos y datos verdaderos que generen una masa crítica. El mismo Habermas y Arendt afirman que hay una diferencia sustancial entre opinión pública y opinión crítica, la crítica, aquella que aporta a diseñar las mejores soluciones en la vida pública desde argumentos racionales y datos reales.

En ese sentido, si bien podríamos afirmar que hay un nivel de politización alto en ciertos sectores de la población, toca pasar por matiz a esa politización en la calidad de la misma, en qué tanto esas discusiones se transfieren a la arena pública y en los espacios de toma de decisiones: ahí hay otros debates. El papel de las instituciones gubernamentales por incentivar mecanismos para la participación de la ciudadanía, la relevancia de generar estrategias de educación cívica, de formar demócratas, ahí la 4T que tiene estrategias de socialización efectivas tiene una gran responsabilidad, los contenidos desde los canales públicos y oficiales deben asumir esas responsabilidad y las demás instituciones públicas como los organismos electorales locales también.

Sí, la 4T quizá ha elevado los niveles de politización: la pregunta es: ¿la calidad de esa politización le sirve a México?

 

The Author

Carlos Aguirre

Carlos Aguirre

No Comment

¡Participa!