La Purísima Grilla

La Purísima… Grilla: Consumar la transa

Como y me voy. Este martes 18 de junio de 2019 el presidente Andrés Manuel López Obrador estará de visita por segunda ocasión en Aguascalientes tras haber asumido el cargo del Ejecutivo federal para lo cual habría que recordar que en su última visita no asistió el gobernador Martín Orozco Sandoval porque no fuera a ser abucheado, a lo que el propio presidente, quien durante su campaña se encargó de sembrar el rechazo a sus adversarios partidistas, pidió al público que le pararan en nombre de la mismísima biblia, porque claro, sus asesores le habrán dicho que Aguascalientes es un pueblo mocho… en fin que Andrés Manuel López Obrador estará en Jesús María en un evento al que probablemente no asistirá el gobernador, pero éste no será un impedimento para aprovechar y pedirle a López Obrador que apoye proyectos regionales que beneficien al Bajío, probablemente durante una comida, a la que Orozco Sandoval, comerá y se irá, porque no está el horno para bollos, ¿o qué, a alguien le parece necesario que se repitan desencuentros como el que tuvo el fin de semana el gobernador de Durango, José Rosas Aispuro, con los tetratransformistas?

Conflicto. Rosas Aispuro esperó con paciencia que terminaran los abucheos, hasta que se le subieron las aguas a la cabeza y el gobernador le espetó a la asamblea tetratransformista: “Puedo hablar de frente porque no le debo nada a nadie, porque no me he robado ni un centavo, le puedo hablar a todo mundo de frente”, y señaló que quienes no le permitían hablar y alabar a la Cuarta Transformación “representan intereses oscuros que no tienen la calidad moral para dar la cara”, total que enchilado, el gobernador de Durango se retiró para que Andrés Manuel López Obrador le hablara a la asamblea y le aplicara una de sus llaves más famosas, la levantadedos, el presidente preguntó a los asistentes que si querían que se construyera un metrobús y a ojo de buen cubero decidió que no, que el pueblo bueno no lo quería, ya de salida, para curar la herida de Rosas Aispuro, que en pocos minutos se quedó sin su proyecto de metrobús, el presidente explicó que lo que había pasado es que “se calentó la asamblea”, pero que el gobernador de Durango se había comportado con mucho aplomo y que merecía un aplauso. Los tetratransformisas, obedientes, aplaudieron al gobernador.

Confrontación. ¿Para que pase algo similar se demanda que Martín Orozco Sandoval acompañe a López Obrador? No tiene ningún sentido, ésa es politiquería placera, de la que no tiene consecuencia, además, no tendría ningún caso exponer al presidente a que le reviraran con que no hay dinero de la Federación para continuar con los comedores escolares, o el reclamo de que al desaparecer el programa Prospera, montones de personas ya no reciben apoyo del Gobierno Federal y que alrededor de 8 mil familias siguen esperando a ver cuándo les permiten integrarse a otro programa, o… en fin, que reclamos que hacer al Gobierno Federal hay muchísimos más, y la Cuarta Transformación no tiene a la mano algún proyecto estatal o regional que echar abajo con una asamblea a mano alzada, porque hasta eso, con el Acuerdo que firmaron los gobernadores de la región Centro-Bajío, no se están dejando cabos sueltos con que los tetratransformistas puedan coaccionar a los gobernadores de Aguascalientes, Guanajuato, Jalisco, Querétaro y San Luis Potosí, ¿o sí?

Emplacados. ¿A poco usarían la visita de López Obrador quienes se sienten afectados por la determinación del Gobierno del Estado de detener a quien no ha reemplacado?, para empezar, el operativo que iniciaría ayer, se canceló, no definitivamente, sino para ampliarlo e incluir no sólo a quienes no quieran reemplacar sino a quienes traen autos chocolates y placas de otras entidades. Orozco Sandoval aseguró que ordenaría al secretario general de Gobierno, Enrique Morán Faz, que se cumpla ese objetivo con el propósito de mejorar el control vehicular; ¿todos esos que están incumpliendo se irán a quejar con López Obrador?, ¿el presidente les haría caso? Y tomamos este ejemplo porque con la consultocracia a la que nos tiene acostumbrados el presidente de la República, se pueden mezclar temas de importancia vital y complejos, hasta cualquier babosada que se les ocurra a los inconformes, entonces, mejor no, que no haya confrontación, que Martín Orozco coma en privado con López Obrador y se digan lo que se tengan que decir, sin la presión de una horda dispuesta a calentarse por cualquier cosa.

Reglas del juego. Antes de seguir con las noticias de la Cuarta Transformación, un vistazo al problemón en que tiene metido Federico Domínguez a la burocracia estatal sindicalizada, con eso de que no se quiere ir, ayer el representante del movimiento de disidencia del Sutema, Juan Antonio García, dijo que si bien es posible que los delegados sindicales del Municipio de Aguascalientes se organicen de manera independiente, no podría ser bajo la batuta de Federico Domínguez Ibarra, al reiterar que él no es trabajador de ninguna dependencia municipal, ni estatal, ni del Poder Judicial del Estado; reconoció que las acciones hechas por varios delegados al reunirse y acudir a las oficinas del Tribunal de Arbitraje del Estado están apegadas a derecho, sólo servirán para alargar la situación ya que no hay posibilidad de que le ratifiquen la toma de nota, al quedar demostrado que Domínguez Ibarra no tiene una plaza como trabajador en ninguna dependencia del ámbito de influencia sindical del Sutema, por lo que pierden su tiempo. Al parecer esta telenovela irá para largo, lo que llama la atención es que ahora Federico Domínguez, a través de sus defensores, pida al gobierno estatal que saque las manos de este asunto, cuando desde tiempos inmemoriales, e igual sucedió en el sexenio de Carlos Lozano de la Torre, era el gobernante en turno quien decide quién se va o se queda frente a este sindicato, pero desde el primer momento en que estalló este conflicto, la administración de Martín Orozco dijo que las reglas del juego ya habían cambiado y que no le interesaba poner o quitar a nadie, como Federico Domínguez ya no ve venir la suya, ahora quiere acusar al gobierno estatal de no meter las manos al fuego por él, y pues no, así no.

Recular. Entonces estábamos en que se “calentó la asamblea”, pero no la de Durango, sino la mañanera, porque un juez del Estado de México concedió dos amparos contra la construcción del aeropuerto de Santa Lucía, así, los jueces ya han otorgado siete suspensiones contra uno de los proyectos más queridos de Andrés Manuel López Obrador, al presidente no le gustó y aseguró que son políticos corruptos los que están promoviendo esos recursos contra su aeropuerto y que están enojados porque no pudieron “consumar la transa”. López Obrador redujo a un puñado de abogados para atacar al colectivo No más derroches que ha promovido 147 amparos que piden que se revisen todos los permisos de la obra, el presidente defendió su derecho de denostar a quienes no estén de acuerdo con él, en una más de sus defensas de la libertad de expresión, y parece que funciona, porque se la creyeron algunos funcionarios de su gabinete, bueno, al menos uno, Javier Ramírez Espriú, quien abordado en una entrevista banquetera, se le preguntó: “¿Usted cree que está promovido por los corruptos que no quieren este proyecto, como dijo el presidente en la conferencia de la mañana?” y el titular de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, con convicción respondió: “¿Dijo el presidente en la mañana?, bueno, yo no estoy de acuerdo con el presidente”. Pero esa libertad de opinar lo que sea de lo que sea que tanto presume López Obrador no es más que para el propio presidente, y tarde se dió cuenta Ramírez Espriú, pues unas horas después de propagada la noticia de que no estaba de acuerdo con el presidente, el secretario de SCT tuiteó: “Esta mañana en Palacio me preguntó un reportero mi opinión sobre declaraciones del Presidente con relación a que hay corrupción detrás de los amparos contra el aeropuerto de Santa Lucía. Señalé: YO ESTOY DE ACUERDO CON EL PRESIDENTE”… Ay, ingeniero, ay.

La del estribo. El presidente de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados, Porfirio Muñoz Ledo, sostiene que México vive la peor etapa en su relación con Estados Unidos y señaló que hay una “disolución moral del Estado mexicano y de aceptación por incumplimiento de la ley” por hacerle el juego a Donald Trump, quien presiona al país en beneficio de su campaña electoral… Muñoz Ledo, compañero de siempre de López Obrador, a diferencia de Ramírez Espriú no ha reculado y sigue opinando lo mismo, bien por él, a ver cuánto aguanta hasta que los tetratransformistas lo manden a dibujar corderitos, como la senadora Jesusa Rodríguez, la Manolín y Chilinsky del Poder Legislativo.

 

@PurisimaGrilla

 

The Author

La Purísima Grilla

La Purísima Grilla

No Comment

¡Participa!