Opinión

Los pequeños trenes de la plaza de las Tres Centurias / Alegorías Cotidianas

La plaza de las Tres Centurias es muy significativa para nosotros. El tren llegó a Aguascalientes en 1884 y eso detonó la economía de la ciudad e impulsó su crecimiento. Los grandes talleres del ferrocarril trajeron cerca de 2500 empleos directos hasta su cierre.

Casi todos los aguascalentenses tenemos por lo menos un familiar que fue ferrocarrilero y que nos contaba historias sobre la camaradería y el trabajo en los talleres; y como olvidar las “chavelas”, esas bebidas de agua fresca que vendían en la ya desaparecida fuente de sodas La Chatita, se tomaban con calma en las tardes de verano mientras veíamos pasar el tren y con suerte hasta decirles adiós a los pasajeros y que éstos nos respondiesen. ¡Qué tiempos aquellos!

Después, de la renovación del ahora Ficotrece, las fuentes danzarinas nos encantaron y se instituyó el Museo Ferrocarrilero, el cual tiene un espacio especial que sólo abre los domingos, me refiero a la sala de exhibición de ferromodelismo, es decir, trenes a escala.

Los Amigos del Ferrocarril de Aguascalientes es una asociación que promueve la tradición ferrocarrilera. En la sala de exhibición (la cual por cierto se encuentra frente al tranvía café) tiene tres maquetas con montañas, árboles, casas y estaciones, con trenes a escala H0 y N.

Uno de los objetivos de esta asociación es preservar la tradición ferrocarrilera. El último tren de pasajeros pasó rumbo a la Ciudad de México en 1999 y desde entonces han buscado el dar a conocer el ferrocarril por medio de estos pequeños trenes a escala.

Tenemos que decir que los Amigos del Ferrocarril se extienden por toda la República, cada estado tiene su asociación y se reúnen anualmente por lo que los miembros de Aguascalientes ya se están preparando para la XXIV Convención Nacional de Ferromodelistas y Ferroaficionados en el 2020.

Los Amigos del Ferrocarril Aguascalientes también son los encargados del cuidado y la difusión del Rincón de los Hombres Ilustres Ferrocarrileros donde encontramos, por ejemplo, el muro dedicado a Don Catarino Arriola Rochín quien en 1912 luchó por la mexicanización de los ferrocarriles y posteriormente fue fusilado por el General Francisco Villa debido a irregularidades en los trenes militares, sin que él tuviera conocimiento de ello.

Estos amantes del ferrocarril son los guardianes de la plaza de las Tres Centurias, pues no únicamente cuidan el Rincón de los Hombres Ilustres, sino que también están atentos a las necesidades de la misma, pues los fundadores de la asociación fueron ferrocarrileros en los talleres por lo que conservan el patrimonio que los albergó laboralmente durante muchos, muchos años.

Como asociación, sienten la necesidad de procurar la historia del ferrocarril por lo que los sábados tienen un club infantil donde a través de diversas actividades desarrollan en los pequeños de 6 a 12 años habilidades psicomotoras con el armado de maquetas al tiempo que escuchan la historia del ferrocarril, para después aprender a armar y desarmar los trenes a escala, así como darle mantenimiento a las vías y la maqueta en general.

Si los niños son perseverantes pueden también ser miembros de esta asociación y participar en las actividades que realizan.

Quizá, como todos, usted ya visitó varias veces la plaza de las Tres Centurias, así como el Museo del Ferrocarril, pero si no ha visto la sala de exhibición de trenes a escala, definitivamente tiene que ir un domingo para que la disfrute como si fuera niño.

Tenemos que ser honestos, una vez que entramos a la sala dan ganas de ponerse a jugar con los trenes.

La primer y la más grande maqueta tiene dos vías y dos trenes los cuales circulan en sentidos contrarios. Las máquinas tienen luces y varios carros que dependen de ellas, uno de pasajeros, una pipa, algunos de carga, todos con la leyenda “Ferrocarriles Mexicanos”.

Los vagones tienen todos los detalles posibles, el de pasajeros es idéntico al que encontramos en el andén a un costado del Museo, tiene el mismo verde y decorado, los carros de carga tienen grafiti, tal como vemos cuando el tren pasa delante de nosotros en la calle, mientras que las pequeñitas máquinas están pintadas de los mismos colores que las actuales. Podemos verlos pasar una al lado del otro y hasta cambiar de vía.

Luego tenemos la maqueta que se encuentra en la parte posterior, esta es un poco más pequeña, el tren también es H0 como en la anterior, sin embargo, lo que la hace diferente es que pasa por túneles y es más corto, aunque suena igual que una de tamaño normal.

Después tenemos una pequeñita que es escala N que hace mucho ruido y es con la que todos soñamos de niños.

El ferromodelismo es un pasatiempo que en Aguascalientes provoca que nuestra tradición se conserve y que se conozca cuál era el movimiento de los trenes cuando aún estaba en servicio la Estación.

Si pasa por las Tres Centurias y visita la sala de ferromodelismo y se enamora de estos pequeños trenes imagine usted todo lo que podremos ver el próximo año durante la convención, en el salón de locomotoras, con participantes de toda la República, ese será un evento de pequeño tamaño a una gran velocidad.

Laus Deo.

 

@paulanajber

 

The Author

Paula Nájera

Paula Nájera

No Comment

¡Participa!