Opinión

Que alguien amarre el tigre/ Bravuconadas

Si se atreven a hacer un fraude electoral a ver quién va a amarrar el tigre, ¡el que suelte el tigre, que lo amarre! ya no voy a estar deteniendo a la gente luego de un fraude electoral”. Andrés Manuel López Obrador, candidato de Juntos Haremos Historia, marzo de 2018.

Hace poco más de un año, el entonces candidato López Obrador, a manera de advertencia a los consabidos mañosos de la “mafia en el poder” de entonces, sentenció, en referencia al resultado del proceso electoral 2018 del cual, efectivamente, resultó ganador, que “¡el que suelte el tigre, que lo amarre!” y, ganó, apabullantemente, categóricamente, pero, ciertamente el tigre se soltó, y quién lo deberá amarrar será él. De alguna manera, eso era algo que no estaba en el guion. Sí había calculado el triunfo, aunque no con las dimensiones que alcanzó aquél ya histórico 1 de julio, tan absoluto, que le puso el país y la gestión de sus instituciones en una bandeja de plata y con nadie en posibilidad de cuestionárselo. Así de contundente.

El viernes pasado, el gobierno del presidente López Obrador cumplió sus primeros seis meses calendario de gestión, con los resultados que todos conocemos. Sin embargo, justo este fin de semana, hoy para ser precisos, en varios estados de la República se realizarán elecciones locales, un par de ellas definirán a los próximos gobernadores, Baja California y Puebla, en otros se elegirán a los futuros presidentes municipales, entre esos Aguascalientes, junto con Tamaulipas, Quintana Roo y Durango. Cada uno de estos procesos se utilizarán sin duda para hacer una primera evaluación de López Obrador y el morenismo ya como gobierno.

Sin posibilidad de equivocarnos, hoy, 2 de junio, la inercia del lopezobradorismo, será un factor importante en la definición de los resultados en cada uno de esos seis estados, los factores que determinaron aquél histórico triunfo de 2018, mostrarán sí su vigencia sigue intacta o a resentido algún desgaste. En una primera impresión, todo indica que su fuerza sigue avasalladora, y las gubernaturas en ambas entidades, Baja California y Puebla, entrarán a la órbita del morenismo, y la mayoría de los alcaldes en Tamaulipas, Durango, Quintana Roo, harán lo propio, pensamos, sí los factores mantienen su fuerza. No así en el caso de Aguascalientes, por sus condiciones particulares, donde es previsible el triunfo mayoritario de los candidatos de Acción Nacional, particularmente en sus tradicionales bastiones, a saber, la capital Aguascalientes, Calvillo y Jesús María, entre otros.

Hoy observaremos sí las decisiones del gobierno morenista de cancelar el NAICM, de la manoseada venta del avión presidencial, de la señalada lucha contra el huchicoleo a los ductos de Pemex y el consabido desabasto en la región centro del país, la compra de las pipas sin licitación, la anulación de las guarderías, los comedores comunitarios, el crecimiento real de las muertes derivadas de la actividad del crimen organizado, la desatención y desabasto en el sector salud, las nuevas restricciones a la actividad científica y tecnológica, los despidos masivos de burócratas de confianza del Gobierno Federal, los coqueteos del presidente con sus correligionarias de la Cuarta Transformación, la ignorancia de la pareja presidencial respecto a la historia y la cultura de México; de los pleitos derivados de “las mañaneras”, contra la prensa fifí, contra Reforma, contra Jorge Ramos, contra los empresarios, contra Brozo. La contrarreforma educativa, el empoderamiento de la CNTE. La refinería de Dos Bocas, el Tren Maya, el corredor del Itsmo, el subejercicio de más de 110 mil millones de pesos.

Asimismo, con la marcada ausencia de una estrategia de gobierno federal prácticamente en todos los ámbitos: economía, relaciones exteriores, migración, inversión extranjera, educación, salud, ciencia y tecnología, el decrecimiento de la economía mexicana y el aumento de la inflación, y así, podemos seguir ad infinitum. No podemos dejar de observar el efecto de este gobierno unipersonal, donde no hay más figura que López Obrador, quién, cual titiritero, exhibe y desmiente a los integrantes de su gabinete, como si sólo fueran mascotas finas que de vez en vez hay que exhibir en una palestra escrutadora. Salvo el caso, por supuesto de Germán Martínez, ex director general del IMSS y quién renunció de manera fuera de la ortodoxia morenista, y puso en tela de juicio la forma de gobernar de la Cuarta Transformación, contradiciendo el discurso lopezobradorista de pseudoizquierda con la clara práctica neoliberal de sus decisiones y efectos en la calidad de vida los mexicanos, específicamente en lo que atañe a su salud.

Hasta aquí parecería que este gobierno, durante estos seis meses sólo se ha dedicado con mucha atingencia a impulsar puros desatinos, yo creo que no, que en alguna medida ha hecho acciones positivas en favor del país; sin embargo, lo que destaca, lo que es visible, es precisamente esa batería de errores y que no se detienen semana tras semana, parece que justamente el régimen, si no es que precisamente el titular del Ejecutivo, se han esmerado en la creatividad del error (horror), tal vez sea esa justamente la estrategia, para enfatizar que sus decisiones son para diferenciarse, aunque mal, de los gobiernos anteriores, que dicho sea de paso, son los responsables de que nada se pueda hacer, de que nada se pueda resolver.

Esta semana, hubo dos eventos que involucraron a soldados y fuerzas del orden público, quienes fueron secuestrados e intercambiados, en un caso por ¡armas! y en otro por fertilizantes. Así es, el pueblo “bueno y sabio” secuestró a los responsables de protegerlos. Así las cosas.

A manera de remate, el presidente de lo Estados Unidos determinó la aplicación de un arancel a todo el comercio entre México y ese país a razón de un 5% de aranceles, ello por la incapacidad del gobierno de México de detener el flujo de migrantes, ya no sólo de Centroamérica, sino incluso de otros continentes, hacia el norte. La respuesta del presidente en principio es una carta. Gobernar México no es sólo de las fronteras hacia adentro.

 

mario.bravo58@hotmail.com

 

The Author

Mario Bravo

Mario Bravo

No Comment

¡Participa!