Opinión

¿Y el INE, apá? / De imágenes y textos

Estimado lector, debo confesar que mi analogía para el título de esta columna no fue de lo más creativo y sí de lo más trillado, pero no encontré mejor ejemplo para arrancar con la reflexión de esta semana; recuerda el anuncio comercial de esa marca de camionetas, el papá le hace ver al hijo la grandeza e importancia de su familia a través de las tierras que poseen, toda la inmensidad de terreno, sin embargo, un vehículo vale más que los miles y miles de kilómetros cuadrados que tiene la familia y que el papá no va a soltarle al hijo por nada del mundo. Por acá en la vida real, las cosas se ponen color de hormiga porque al parecer al INE lo quieren regresar con papá gobierno, eso me recuerda aquel memorable 1988 con el amigo Manuel Bartlett Díaz al frente de un proceso electoral organizado por la Secretaría de Gobernación, y que además por esos tiempos nuestro Andrés Manuel militaba felizmente en el PRI, contextualizo.

Esta semana salió a la luz pública una nota donde se toca el tema de la Reforma Electoral, se prendieron las alarmas en caso de contingencia, en caso de fraudes. Resulta que Pablo Gómez, diputado federal señaló al Instituto Nacional Electoral de corrupción, ya sabe, estimado lector, todo lo que no guste, con lo que no simpaticen los miembros de la nueva mafia del poder entonces se convierte en alerta de corrupción con la idea claro está de desaparecer lo que incomoda, qué manera tan fifí de un gobierno incluyente de deshacerse de lo incómodo.

Nuestro empleado de lujo, el señor Gómez, dijo que en el INE “se sirven ya no con la cuchara grande, sino con el cucharón”, hágame usted el favor, pero como diría el jefe supremo de las fuerzas armadas de esta bonita nación, existe la libertad de expresión y Pablo está en su derecho de afirmar lo que quiera, si él considera que el INE es un organismo con malos manejos de los dineros, tendrá sus motivos, eso creo, y por eso, propone una sarta de cosas que desde la óptica de muchos, no suenan lógicas, digamos que son peligrosas; dice que lo mejor es desaparecer el Consejo General, las 300 juntas distritales de este organismo y los Organismos Públicos Locales Electorales (OPLE) de los 32 estados, resumiendo de manera muy burda, eso sería decirle adiós al Instituto Nacional Electoral, dejar en manos del gobierno en turno las elecciones estatales y federales, así como antes, querido lector, está garantizado algo, claro, el fraude electoral; dígame, ¿quién lo propone, de dónde y a quién sirve Pablo Gómez? Lo plantea Morena, no es verdad que lo estén haciendo por adelgazar la economía, no es por ahorrar y darle a los pobres la lana, como dice Lorenzo Córdova el consejero presidente del hasta ahora vivo Instituto Nacional Electoral, INE, esta decisión podría “poner contra las cuerdas el sistema democrático” que tanto ha costado construir en esta nación.

Lorenzo Córdova dijo: “Estaría en riesgo la autonomía de las autoridades electorales, la operatividad del propio sistema electoral y el pluralismo político en el que se ha avanzado tras décadas de lucha democrática. […] Si se aprobará la iniciativa que plantea desaparecer los OPLE y sustituirlos por consejos locales del INE nombrados desde la Cámara de Diputados, no sólo se generarían problemas operativos, sino que habría una vulneración directa a la autonomía del sistema electoral, a partir de una cooptación política de las autoridades electorales”.

Las cosas funcionan, cierto, entonces por qué querer cambiar procesos, pasos, esquemas o paradigmas en torno a algo que está bien aceitado, las elecciones en México por fin trabajan, aprendimos a base de golpes, en algunos casos literal. Todo pareciera indicar que quieren desaparecer a este instituto, con qué finalidad, cuál es la verdadera razón, el INE apenas seis meses atrás organizó y dio fe a un proceso democrático difícil per se donde resultó triunfador el candidato de la oposición que por tercera vez participaba, con la esperanza de finalmente ganar y demostrarle al pueblo bueno y al pueblo malo que aquí en México sólo sus chicharrones truenan -qué triste, ¿no?- Si no gano me voy a ir a La Chingada no sin antes soltar a los tigres que traigo acá conmigo para que de una vez por todas se sepa quién manda acá, ¿se acuerda?; cómo podemos confiar en alguien quien antes de iniciar el proceso ya estaba desacreditando al instituto y sus resultados además de amenazar a la mafia del poder o no sé realmente a quién, que en caso de no ganar se iban a armar los trancazos.

Pero ¿cómo?, entonces será venganza porque en la dos primeras elecciones donde participó don Andrés perdió, es un mal perdedor, era un agitador social, lo sigue siendo, qué quiere, estará en busca de la reelección; acuérdese que cuando perdió contra Calderón, antes de iniciar el proceso electoral salió a los medios a decir que lo dieran por muerto, que él no iba a participar en la contienda presidencial, y qué dice la historia…

No estará presente en la próxima reunión del G20, no sale del país ni siquiera para visitar a sus compas precisos de Latinoamérica ¿Tendrá pasaporte? Tenemos serios problemas con los vecinos del norte derivado de su mal manejo con el conflicto migrante, no hay apoyo para becas porque son un despilfarro, las acreditadoras serias, -no las que él consulta- dicen que Petróleos Mexicanos anda pasando aceite, se nos está desvielando sobre la marcha, oiga, y por cierto, dónde quedaron las “pipas” para abastecer la gasolina en aquel apocalíptico inicio de año, a quién se las compraron, cómo fue la licitación y lo mejor de todo, dónde están; no más Gran Premio de la Fórmula Uno, no más NFL, esas cosas son de un país que se encamina de manera franca a un destino fifí, recuerde por favor, los modelos de política latinoamericana de izquierda son lo de hoy… por lo menos para nuestro jefe supremo sí, ni hablar. Por cierto, pensé que el buen Martín iba a desairar el pasado martes al don Andrés, pero no, se arriesgó a las rechiflas y qué cree, que le tocaron, cómo no.

Gober, lo hubieras dejado solo en su mitin, o qué, apoco te gusta participar en eventos proselitistas adelantados y ajenos.

 

@ericazocar | ericazocar@hotmail.com

 

The Author

Eric Azócar

Eric Azócar

No Comment

¡Participa!