Opinión

Brian Jones, la primera piedra rodante/ El banquete de los pordioseros

Brian Jones tuvo la mala ocurrencia de morir un 3 de julio, bueno, en realidad, él no sabía que un par de años después, también un 3 de julio moriría Jim Morrison en la ciudad de París y esto empañaría su aniversario luctuoso, o en todo caso, la mala ocurrencia fue de Morrison, morir el mismo día que Brian Jones. Todos, invariablemente, recordamos cada 3 de julio la muerte del rey Lagarto, y bueno, indudablemente se trata de una de las referencias más importantes en el rock para quien la música no era más que el vehículo ideal para exponer sus irreprimibles inquietudes poéticas, y junto con The Doors escribió una de las páginas más sorprendentes en la siempre inconclusa historia del rock, pero ahora creo que es justo que nos ocupemos de Brian Jones, aquel rubio británico que fundó una de las organizaciones musicales más influyentes en la música, me refiero a sus Satánicas Majestades, los Rolling Stones. 

Yo creo que las diferentes etapas en la longeva existencia de los Stones están marcadas por sus guitarristas, la primera etapa debemos entenderla desde sus inicios con aquella música que se sostenía en el sólido fundamento del blues y con discos como Aftermath, Between the buttons, Their satanic majesty request…, el imprescindible Beggars banquet que fue el último en el que encontramos participación completa de Brian Jones, para el siguiente, Let it bleed de 1969 solo toca en un par de canciones y es el disco que marca el ingreso del guitarrista Mick Taylor que se integra con las piedras rodantes después de dejar a los Bluesbreakers, su alma mater que es la escuela de John Mayall. Para muchos conocedores esta es la mejor etapa de los Rolling Stones con discos como Sticky finger, Exile on main street y Goats head soup, disco mucho más débil que los dos anteriores pero con algunas buenas canciones como el clásico Angie y Star Star, algunas buenas presentaciones en vivo como el homenaje hecho a Brian Jones en el Hyde Park de Londres o el extraordinario disco en concierto Get yer ya ya’s out! 

La tercera etapa inicia con su disco Black and blue, otra vez es el guitarrista quien marca la pauta, sale Mick Taylor y su lugar lo ocupa Ron Wood que había tocado anteriormente con The Jeff Beck group, Birds (no confundirlo con el grupo de Estados Unidos Byrds) y Fases, de hecho, cuando los Stones graban Black and blue y convocan a Wood para tocar la guitarra, éste todavía era miembro de Fases.

Lo que vendría después en la historia de sus Satánicas majestades es un verdadero caos, pienso que los Stones ya dijeron todo lo que tenían qué decir y los argumentos se han agotado, todavía mantienen cierta coherencia con los siguientes discos como Some girls y Emotional rescue aunque ya con tendencias muchos más discotequeras en realidad este sonido fue una constante en algunos protagonistas musicales de la época, Paul McCartney le entró a la onda disco con canciones como Coming up, por ejemplo. Años más tarde los Rolling Stone buscan reconciliarse con el rock en discos como Steel Wheels en donde recuperan algo del sonido áspero que los ubicó como una de las mejores cosas que le han sucedido a la música en el siglo XX.

La muerte de Brian Jones, el 3 de julio de 1969, o sea, hace 50 años representa un verdadero volcán en la historia del rock, por un lado es quien inaugura el desafortunado club de los 27, después de él vendrían Janis Joplin, Jimi Hendrix, Jim Morrison, y mucho más tarde Kurt Cobain y Amy Winehouse. 

La muerte de varios de esta exclusiva élite del club de los 27, la de Morrison o Janis, por supuesto la Cobain y la que ahora nos ocupa de Brian Jones, todas están sumergidas en el misterio; el cuerpo de Jones apareció flotando en la alberca de su casa y hay algunas teorías acerca de qué sucedió realmente, algunos afirman que fue asesinado por el constructor Frank Thorogood, que estaba coordinando los trabajos de remodelación de la casa de Jones, se dice que jugando Thorogood sumergió mucho tiempo al guitarrista en el agua, de hecho se dice que Thorogood, antes de morir confesó haber matado a Brian Jones pero no hay nada que pueda avalar la certeza de este comentario. Otros dicen que nadando tuvo un ataque de asma y le fue imposible salir, no obstante que se sabe que Jones era un excelente nadador. La teoría de un sobredosis es parte del misterio, aunque la necropsia reveló que había muy poco alcohol en su sangre sin encontrar otra sustancia.

Ahí queda el misterio, Jones tenía muchos planes para la música, había estado platicando con John Lennon y Jimi Hendrix acerca de la posibilidad de hacer algo juntos de manera paralela a sus respectivas agrupaciones pero problemas contractuales les impedían esa utópica reunión.

Lo cierto es que la relación con Jagger y Richards estaba muy espesa y esa densidad  hizo tomar la decisión a los Rolling Stones de pedirle a Jones que dejará la agrupación lo que aceptó encantado, en alguna ocasión dijo: “Los Stones suenan viejos y ya no es de mi gusto su música”.

Los Rolling Stones despidieron a Brian Jones en un concierto celebrado el 5 de julio, dos días después de su muerte, en el Hyde Park de Londres, al mismo tiempo presentaron a su flamante nuevo guitarrista, Mick Taylor. Hace ya cincuenta años que la piedra mayor dejó de rodar.

 

The Author

Rodolfo Popoca Perches

Rodolfo Popoca Perches

No Comment

¡Participa!