Opinión

Cómo extrañamos a los partidos neoliberales / Alegorías Cotidianas

Con un país dividido y confundido, el candidato presidente de la República, don Andrés Manuel López Obrador, se congratula de su gobierno sin querer aceptar y observar lo que pasa con el “pueblo” a lo ancho de nuestro querido México.

Estos últimos cuatro días leer Twitter no ha sido tan divertido, es encantador el observar cómo critica la sociedad los discursos y las acciones del gobierno, pero ver cómo el presidente le da la espalda a quien lo busca no es nada agradable.

No puede ningún ciudadano acercarse al presidente para intentar hablar con él sin que éste lo etiquete como provocador, neoliberal y fifí por el simple hecho de encararlo o no estar de acuerdo con él.

Imagine usted, si todos tuviéramos esa poca inteligencia emocional, el mundo sería un caos.

Lo que don Andrés olvidó muy pronto es que él estuvo insistiendo, tercamente, durante años, ser Presidente de la República y al no lograrlo entonces organizaba una serie de actos para descalificar al gobierno en turno, quizá él ya no recuerda que hasta se auto proclamó presidente con tal de cumplir su capricho y molestar al entrante con actos que al ganador no afectaron sino al pueblo, como llama él a la sociedad.

En más de una ocasión, me da la impresión, de que volvemos a la manera de gobernar de los años 70 sin que exista una verdadera política acorde a los tiempos que estamos viviendo y es que quizá como es tan terco y rencoroso hace 40 años creó la política de gobierno que aplica actualmente y por eso está tan desactualizada.

Tiene una declarada cacería de brujas contra todo aquel que, desde su perspectiva, no le permitió llegar al poder anteriormente y según él ahora hasta los expresidentes son deudores en el servicio de administración tributaria (SAT), sin embargo, esa vaga aseveración, sin nombre y apellido, es una provocación para “comprobar” a los seguidores de AMLO que los expresidentes son corruptos aunque si el SAT es tan certero por qué no da la lista de los incumplidos, ¿por qué Juárez es parte de la lista o por qué es simplemente falsa?

No sé qué opine usted, pero en este momento al expresidente Juárez lo único que le falta, después de haberlo hecho en los últimos meses héroe nacional, es pedir su canonización para que sea santo, y construirle un santuario cerca de palacio nacional.

Muchos son los ciudadanos que tememos una reforma a la constitución para que se reelija una y otra vez, eso suena terrible pero dentro del desconcierto que nos provoca su falta de atención en lo ocurrido en Baja California nos queda la gran incógnita de si intentará quizá hacer lo mismo.

Aunque cada día luce menos saludable y tranquilo, el presidente continúa negando lo que todos resentimos en los salarios y la canasta básica. Aumento de luz, gasolina con precios altos y alimentos básicos reduciéndose en la despensa. En lo personal, le comento a usted que de diciembre de 2018 a la fecha el recibo de luz presenta un incremento de 10 o 15 pesos por bimestre, lo que me hizo recordar el aumento paulatino durante años a la gasolina hasta quedar en 19 o 20 pesos como la encontramos actualmente.

Peor aún los servicios médicos. ¿Cuántas personas conoce en lista de espera para una cirugía? No por exceso de pacientes si no por que no tienen material quirúrgico para llevar a cabo los procedimientos médicos necesarios. Muchos recurrimos a los servicios particulares, pero otros padecen un dolor insoportable mientras esperan poder ser programados, nuevamente, en quirófano. Esta cuestión de los medicamentos y quirófanos sin materia prima me recuerda a las películas sobre el fin del mundo donde la población se reduce drásticamente por cuestiones de salud, pues no hay con qué sanar a la población.

Entre el ideario “socialista” del presidente, así como su propuesta de gobierno que corta presupuestos a diestra y siniestra recuerdo a nuestro país vecino Cuba quien, bajo un régimen estricto es en medicina y deporte donde invierte a fin de ofrecer servicios de calidad y tener campeones del mundo, quizá es algo en lo que nuestro presidente no ha pensado aún.

Y qué me dice del apoyo a las asociaciones civiles y a los emprendedores, prefiere apoyar a otras economías sin hacer crecer la mexicana. En una visión ególatra de su figura presidencial cree, en verdad, que no hay necesidades entre sus ciudadanos y que todos vivimos plácidamente como él. Veamos, redujo el salario presidencial y bajó los salarios de los funcionarios públicos ¿le benefició a usted en algo? A mí tampoco, pero eso no es lo único, pues ha hecho recortes en todos los rubros por lo que la gran pregunta es ¿dónde está todo ese dinero?

En la última entrevista que escuché del expresidente Obama comentaba que cuando comenzó su gobierno la economía se fue a la baja, pero meses después con las ajustes pertinentes se estabilizó y fue a la alza, lo que indica que cuando se sabe gobernar pese a las tormentas en barco puede mantenerse a flote y continuar su marcha pero a estas alturas del gobierno de AMLO nuestro barco va derechito al iceberg que hundió al Titanic sin que alguien pueda remediarlo.

La verdad es que con tantos tumbos debemos reconocer que extrañamos a los neoliberales.

Es complicado el augurar lo que vendrá para México el resto del sexenio, sin embargo, de alguna u otra forma esperamos que el presidente por lo menos vaya a terapia para que esté consciente de nuestra realidad y podamos por lo menos, tener una economía estable sin cuarta transformación.

 

Laus Deo

 

@paulanajber

 

The Author

Paula Nájera

Paula Nájera

No Comment

¡Participa!