Opinión

Educándonos hacia la sustentabilidad / Agenda Urbana 

El siguiente texto fue seleccionado ganador de un ejercicio de investigación de la materia de Ecología y Desarrollo Sustentable del sexto semestre de preparatoria del Colegio Entorno. Los autores son: Ximena García Ruiz, Fátima Pereira Álvarez, Gustavo Martínez Rodríguez, Danaé Fuentes de Anda. El texto atiende la necesidad de promover una mayor cultura ecológica en Aguascalientes y evaluar y monitorear los programas públicos de este sector. Por lo anterior, y el interés de los autores en la sostenibilidad, me permití replicar su texto en este espacio:

 

Educándonos hacia la sustentabilidad

La carencia de educación ambiental es un reto fundamental en la actualidad. A consecuencia de la actividad industrial, del hogar, y de una insuficiente cultura, misma que se vuelve costumbre a lo largo del tiempo, la sociedad hidrocálida se ha mostrado apática con respecto al daño ambiental causado por su misma actividad. 

¿Sabías que parte de nuestra sociedad hidrocálida cree tener una cultura ambiental adecuada, cuando de hecho hay una incongruencia en cuanto a su decir y hacer? Con base en 180 encuestas realizadas en el municipio de Aguascalientes, se identificó que el 26 por ciento de las personas encuestadas preferiría tirar basura a la calle con tal de evitar un mal olor en el automóvil a esperarse a encontrar un contenedor en el cual depositarla. Algo impactante al momento de realizar las encuestas fue que el 18% no supo qué responder, lo cual demostró una ausencia de conocimiento y criterio sobre lo que es la educación ambiental. Cabe mencionar que las personas encuestadas pertenecían a domicilios diferentes, en diferentes zonas de la ciudad, con lo que se identificó que, desafortunadamente, la ausencia de educación ambiental en Aguascalientes no es exclusiva de cierta zona o colonia, sino que el fenómeno se ha esparcido en todo el municipio.

En respuesta a tal situación, la Secretaría de Sustentabilidad, Medio Ambiente y Agua (SSMAA), junto con el Instituto de Educación de Aguascalientes (IEA), decidieron implementar un nuevo Programa de Educación Ambiental dentro de los planteles públicos de educación básica. Este programa busca involucrar a 74 escuelas públicas dentro del municipio de Aguascalientes, fomentando principalmente estrategias para el uso eficiente del agua y la energía, el manejo adecuado de residuos sólidos, la preservación de áreas verdes, entre otras.

La dirección del programa comenta que “el objetivo principal del programa es la concientización acerca de los recursos, así como promover la participación tanto de los niños y docentes, como de los padres de familia, pues es relativamente sencillo trabajar con los niños, pero ellos no son tomadores de decisiones, por lo que es indispensable dicha contraparte”. Pero ¿es esto suficiente para que la sociedad hidrocálida dé un paso adelante hacia una mayor cultura ecológica? El contenido del programa debe incorporarse a los planes de estudio para involucrar las actividades ambientales en la vivencia diaria de los alumnos; de otro modo, la promoción de la cultura ecológica será insuficiente.

Si bien nunca es tarde para fomentar la educación ambiental como parte de nuestra cultura, tendrá un mayor impacto si se implementa desde edades tempranas. Así se generan hábitos, los cuales se tornan en actividades cotidianas a lo largo de los años. Mediante el programa implementado por la SSMAA y el IEA, es posible generar un cambio de largo plazo en el que futuras generaciones transmitan esa forma de vida, para que, en un futuro, pueda notarse un cambio en el planeta y en nuestra conducta. Sin embargo, no podrán alcanzarse resultados positivos sin una constante evaluación del Programa de Educación Ambiental, que debe abarcar todas las fases del programa: desde su implementación hasta su conclusión, de la mano de una correcta Gestión para Resultados, es decir, administrando adecuadamente los recursos enfocándose en la medición del impacto y la generación de valor público.

Además, como complemento de la evaluación, se debe llevar a cabo el seguimiento y monitoreo del programa, con la finalidad de analizar y comparar información con respecto de su avance y cumplimento de sus metas y objetivos. Es importante ver a la evaluación no como un enemigo, sino como un aliado, pues tiene como finalidad aportar elementos y críticas constructivas en el proceso de toma de decisiones para mejorar el programa. De esta manera, habría un avance grupal, generando transparencia en cuanto a rendición de cuentas, y mayor satisfacción por parte de la sociedad, pues habrá fundamentos que demuestren un interés de las autoridades por generar valor público, en este caso, disminuir el daño al medio ambiente.

En este contexto, algunos académicos en Aguascalientes sugieren que es importante generar interés en el tema para concientizar a las personas, principalmente a los jóvenes, mediante la exposición de datos duros a partir de un análisis cuantitativo sobre el daño ambiental en la actualidad, pues serán ellos a quienes les competa principalmente tomar acción. Por otro lado, expertos de la organización Gobiernos Locales por la Sustentabilidad (ICLEI) hacen énfasis en la participación y el apoyo a aquellos movimientos juveniles a favor del medio ambiente, de modo que no sólo los jóvenes tomen responsabilidad del medio ambiente, sino también otras generaciones. 

En conclusión, es importante el correcto diseño, creación, implementación y evaluación de políticas y programas públicos medioambientales, con la finalidad de frenar el daño generado al medio ambiente. Impulsar una nueva cultura ecológica es un reto fuerte para la sociedad hidrocálida, por lo que llegó el momento de desafiarnos y demostrarnos a nosotros mismos que realmente es posible cambiar nuestra forma de vida para contribuir al medio gracias en el cual coexistimos. ¡Entonces, adelante como sociedad!

 

Ximena García Ruiz

Fátima Pereira Álvarez

Gustavo Martínez Rodríguez

Danaé Fuentes de Anda

The Author

Fernando Granados

Fernando Granados

No Comment

¡Participa!