La Purísima Grilla

La Purísima… Grilla: Renuncias

11:15. El titular de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, Carlos Urzúa Macías hizo pública su carta de renuncia al cargo al presidente Andrés Manuel López Obrador y la difundió a través de su cuenta de Twitter, más que una renuncia, la del aguascalentense es una denuncia: “Discrepancias en materia económica hubo muchas. Algunas de ellas porque en esta administración se han tomado decisiones de política pública sin el suficiente sustento. Estoy convencido de que toda la política económica debe realizarse con base en evidencia, cuidando los diversos efectos es esta pueda tener y libre de todo extremismo, sea este de derecha o izquierda. Sin embargo, durante mi gestión las convicciones no encontraron eco”, Carlos Urzúa también acusó de imposiciones: “Aunado a ello, me resultó inaceptable la imposición de funcionarios que no tienen conocimiento de la Hacienda Pública. Esto fue motivado por personajes influyentes del actual gobierno con un patente conflicto de interés”, esa fue la descripción de la administración de López Obrador en materia económica.

12:15. Justo una hora después, a través de un video que difunde a través de sus redes sociales, el presidente presenta al reemplazo de Carlos Urzúa, entra al quite el subsecretario de Haciendo, Arturo Herrera Gutiérrez, en este caso, sí, con aplomo, López Obrador toma una decisión y disuelve los rumores sobre el posible regreso de Rogelio Ramírez de la O (quien previamente le había rechazado el SAT) quien fue su secretario de Hacienda en el “gobierno legítimo” durante el 2006, también de tajo se cortó el run run de que podría llamar a Mario Delgado y lo sacaría de la Cámara de Diputados, además de prevenir la caída del peso frente al dólar que provocó en los siempre misteriosos mercados la renuncia de Urzúa Macías.

Macaneo. En el video, López Obrador se arranca señalando que tomó la decisión de aceptar la renuncia del secretario de Hacienda, que porque Carlos Urzúa “no está conforme con las decisiones que estamos tomando”, donde nosotros quiere decir “mi santa voluntad”, fiel a su costumbre, el presidente aderezó la presentación de Arturo Herrera con el refranero, explicó la renuncia señalando que “a veces no se entiende que no podemos seguir con las mismas estrategias, no se puede poner vino nuevo en botellas viejas, y es cambio de verdad”. Aunque rápida, es triste manera de tirar la polilla del líder de la Cuarta Transformación, porque no hizo referencia alguna a las denuncias de Carlos Urzúa, como tampoco lo hizo Arturo Herrera posteriormente, cuando en la conferencia de prensa dividió su presentación en tres puntos, el primero establecer que es un honor estar con Obrador y que fue alumno y colaborador de Urzúa Macías; el segundo lo destinó a explicar que sí tiene sentido del humor y que hasta ha sido reconvenido por reírse mucho, a estas alturas del partido, querido lector, ya ha visto la ilimitada cantidad de memes que se han hecho del anuncio del presidente por la cara que puso Herrera Gutiérrez, así que no insistiremos en describirlo, a pesar de la risa que nos causó la memiza; y ya en el tercer punto, el nuevo titular de la SHCP se dedicó a calmar las aguas de los mares, indicando que aún con este cambio de estafeta, los objetivos primarios de la administración en materia hacendaria siguen prevaleciendo y siguen siendo los mismos, de nuevo tres puntos: 1) garantizar la estabilidad macroeconómica, 2) manejo responsable de las finanzas públicas, y 3) mantener un marco macroeconómico sólido, también señaló que tiene el compromiso de conseguir un superávit primario del 1% del PIB, y que respetaría la autonomía del Banco de México (Banxico).

Siete. Para el Gobierno Federal el número siete no es cabalístico, pues en ese periodo ya rebasan la decena los funcionarios que le han presentado su renuncia y tres que formaban parte de la casta dorada de la Cuarta Transformación: la secretaria de Medio Ambiente, Josefa González Ortiz Blanco, por ejercer su influencia neoliberal y hacer que un avión esperara por ella; el director general del Instituto Mexicano del Seguro Social, Germán Martínez, quien consideró que existía confusión entre López Obrador y él respecto al concepto de neoliberalismo; y ayer Carlos Urzúa Macías; por cierto, el terremoto de la partida del aguascalentense opacó una renuncia “menor”, la de Gualberto Ramírez Gutiérrez, quien ya no quiso estar en la Unidad Especializada en Investigación de Delitos en materia de secuestro de la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (Seido). Quizá no le parezca relevante la mención, porque hasta el momento no se han explicado los motivos de las renuncias, quizá porque Ramírez Gutiérrez pertenecía a esa área de la antes Siedo desde la administración de Felipe Calderón Hinojosa, y ya ve que los tetratransformistas se ponen bravos con todo lo que venga de sexenios anteriores, tan bravos como ahora están siendo con Carlos Urzúa, a quien ya tachan de neoliberal, pero mencionamos a Gilberto Ramírez porque participó en la investigación de la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa, y con su renuncia ya suman dos en la Seido, acuérdese, ajá, el otro que dijo patitas para qué las quiero fue Felipe de Jesús Muñoz, investigado por la Comisión Nacional de Derechos Humanos por casos de tortura en Aguascalientes; ayer también Andrés Manuel López Obrador criticó, con todo respeto, por supuesto, a la CNDH, señalando que ese organismo no tiene calidad moral, al grito de “fuera máscaras” y que no le gusta la hipocresía, el presidente dijo que la CNDH que no hizo nada en los casos de la Guardería ABC y la desaparición de 43 estudiantes normalistas de Ayotzinapa, dando a entender que su silencio fue cómplice. A ver, entonces, si el presidente deja ir a Gilberto Ramírez y Felipe Muñoz, ¿no es complicidad? Por cierto, el ombudsman nacional, Luis Raúl González Pérez, ya respondió que la CNDH “tan tiene calidad moral que ahí están los pronunciamientos y ahí está la respuesta de la sociedad solicitando nuestra intervención, ahí está el crecimiento en el número de las quejas, por eso digo que me preocupa y me ocupa el que se hagan estas expresiones”, pero que no le entrará al pleito porque “La CNDH no busca en lo absoluto confrontarse, desde luego me sorprenden y me preocupan expresiones como las dichas por el señor Presidente. Creo que me parece grave que se condene la disidencia, el que se disienta en las visiones, y que no sé si con ello se busque inhibir las atribuciones de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos”, indicó Luis Raúl González, pero eso sí, dejó bien en claro que la Comisión sí ha hecho reportes, investigaciones y recomendaciones en los casos señalados por Andrés Manuel López Obrador, que el presidente, decimos nosotros, no los quiera leer, se le olviden por su problema de hipertensión o porque se cansa, gansa, es otro problema.

Aguascalientes fuerte. Quizá, querido lector, le parezca que le hemos dedicado demasiado a este tema y que en nada toca a Aguascalientes, pero si piensa así es que es muy joven para saber que los titulares de Hacienda no, en serio: no, nunca, jamás, le renuncian al Presidente de la República, porque eso es mandar una señal equívoca a los mercados y, bueno, con todo y que López Obrador haya decidido aceptar la renuncia, Carlos Urzúa Macías se le fue, no lo corrió; pero además, la renuncia del aguascalentense, joven lector, a nosotros nos parece gravísimo, tanto que sólo encontramos un momento similar hace muchos años atrás, cuando Jaime Serra Puche le renunció a Ernesto Zedillo un 29 de diciembre, porque “ante la crisis financiera por la que atraviesa el país, he concluido que la estrategia gradual que propuse para enfrentar el elevado desequilibrio de la cuenta corriente de nuestra economía no fue la correcta”, cuando lo que Serra Puche pensaba es que Pedro Aspe Armella (titular de Hacienda con Carlos Salinas de Gortari) quería prolongar su mandato en Hacienda, y no seguir las sugerencias de Aspe Armella provocaron el “Error de diciembre”… así de grave nos parece, pero, aquí sí tenemos que decir, que el nombramiento de Arturo Herrera en sustitución de Carlos Urzúa ha sido la mejor decisión de López Obrador, porque es un cambio de jugador, no de estrategia, los mercados están tranquilos y nada va a cambiar, así que amigos tetratransformistas, deberían guardar su rabia contra el aguascalentense y contra quienes se estremecieron por la renuncia porque es obvio que nadie quiere que le vaya mal al país, ah, y tampoco se inventen que ahora sí ya viene la revolución socialista en la economía y esas payasadas con que intentan que se vea sesuda su idolatría. Y para acabar, el tema sí toca y ocupa el tema a Aguascalientes, al grado que el gobernador Martín Orozco Sandoval tuvo que salir a declarar que pese a la renuncia de Carlos Urzúa, Aguascalientes seguirá estable económicamente y además, como le dijo al reportero Carlos Olvera Zurita, no está en riesgo el presupuesto para la entidad, porque ya está autorizado por el Congreso y “el presidente lo otorgará a los 32 estados, se está trabajando, no se definirá hasta después de septiembre, seguramente con las economías que tengan algunas dependencias que no van a ejecutar el recurso”. Así que todos tranquilos. En serio.

La del estribo. Por lo que sí hay que preocuparse es por la ignorancia del presidente Andrés Manuel López Obrador en materia de derechos humanos, descalificación tras descalificación lo único que logra es abonar a una iniciativa que ya prepara el Partido del Trabajo para que se desaparezca la Comisión Nacional de los Derechos Humanos y se constituya la “Defensoría del Pueblo”, mientras que las comisiones estatales, serían sustituidas por tribunales… Con todo respeto, no chinguen.

 

@PurisimaGrilla

 

The Author

La Purísima Grilla

La Purísima Grilla

No Comment

¡Participa!