La Autónoma de Aguascalientes debe rescatarse a sí misma: Javier Avelar - LJA Aguascalientes
16/06/2024

  • En diez años el fondo de jubilaciones tendrá déficit de seguir como va y la comunidad universitaria es la única que puede solucionar el problema
  • “Hay una cosa que sí debe quedar bien clara, ni la Federación ni el estado nos van a pagar, no se puede confiar en eso”, dijo Javier Avelar
  • Este año el fondo de jubilaciones dejó de recibir aportaciones federales

 

El rector de la Universidad Autónoma de Aguascalientes (UAA), Francisco Javier Avelar González, afirmó que este 2019 se terminaron los apoyos federales para el fondo de jubilaciones que por años fueron en plena disminución; “Hay una cosa que sí debe quedar bien clara, ni la Federación ni el estado nos van a pagar, no se puede confiar en eso”. 

La Secretaría de Educación Pública (SEP) anunció que evalúa la posibilidad de rescatar las once universidades públicas estatales que están en quiebra técnica al no tener recursos para terminar el año, dinero que sería dado a cambio de reformas estructurales al interior de las instituciones. 

Al respecto, Avelar González comentó que la historia de cada una de estas universidades es única y requiere de un análisis particular, pues hay una diversidad de desequilibrios financieros muy importantes y en varios casos de hecho no se trata de una responsabilidad directa de las instituciones, ya que existe la retención de recursos de gobiernos estatales debido a coyunturas políticas.

Lo cierto, apuntó el rector de la UAA, es que en general lo que ocurre en estas instituciones es que existen pasivos y el presupuesto que se otorga no los cubre por lo que estos se han convertido en un problema que crece año con año como una bola de nieve, por lo que consideró razonable la posición del Gobierno Federal al solicitar que se analicen los problemas de cada institución y la realización de un esfuerzo para encontrar una solución de fondo.

Hace un tiempo, señaló Javier Avelar, se realizó un acuerdo y se establecieron compromisos por parte de las instituciones con la SEP habiendo algunos muy amargos como recortes de personal y a beneficios de los contratos colectivos de trabajo: “Procesar este tipo de situaciones no es sencillo y no se puede resolver mágicamente en un año, pues implica un diálogo muy profundo con la comunidad universitaria”. 

En 2019, agregó el titular de la Autónoma de Aguascalientes, la SEP dio un recurso razonable para salir el año, sin embargo el problema del pasivo en las instituciones continúa, pues la liquidez de estas universidades sólo alcanza para pagar la nómina de septiembre y octubre. 

De no recibir el recurso del rescate, previó Avelar González, las once universidades no tendrán recursos para cumplir sus obligaciones laborales y las comunidades de trabajadores que llegan a las 60 mil personas en conjunto, se quedarían sin sueldos ni prestaciones.  

Algunas de estas universidades, agregó el rector, se metieron en problemas por las obligaciones contractuales en materia de jubilaciones que se acordaron hace 20 o más años, que se realizaron con “poco calculo”, pues cuando se concibieron las comunidades el número de trabajadores era del 10 por ciento de los que hay hoy:  “Lo que antes era viable ahora ya no, además las jubilaciones son en 30 años, una universidad joven ve el problema a 30 años, es mucho más que el periodo de una administración y, pues bueno, ahí se la verán”. 


Las universidades que se fundaron en los años 70, como es el caso de la UAA, aceptó Javier Avelar, están llegando a una situación en donde el número de personal jubilado está creciendo geométricamente y, por lo tanto, las presiones de las obligaciones contractuales son cada vez mayores: “Algunas universidades no previeron mayor situación, estuvieron pagando las jubilaciones de lo ordinario con las situación de que en algunas de ellas la nómina de jubilados ya era más grande que la nómina en activo”. 

Si bien ahora las once universidades son conocidas como instituciones en crisis, con finanzas desastrosas y problemas estructurales, el rector destacó la necesidad de que sean reconocidas por sus aportes a las sociedades en las que residen: “Se habla poco de lo mucho que han contribuido al desarrollo de sus respectivos estados y de la región, hay que expresar la más amplia solidaridad con esas situaciones”.

En la UAA a corto plazo no se espera que existan problemas ni siquiera con el tema de las jubilaciones, afirmó su titular, pues se cuenta con un fondo de pensiones y jubilaciones de donde se saca el dinero para pagar la nómina de los jubilados y se busca robustecerlo lo más que se pueda, por lo que los trabajadores contribuyen con el 10 por ciento de su sueldo nominal, mientras que la universidad tiene el compromiso de poner 1 peso con 50 centavos por cada peso de los trabajadores. 

Además, agregó Avelar González, este fondo era fortalecido con fondos federales, sin embargo este año finalmente desaparecieron tras un proceso de reducción que se prolongó por varios años: “Al principio eran realmente jugosos y luego eran nomás representativos y ahora ya ni eso”.

El fondo de acuerdo a los cálculos factoriales llegará a un déficit en aproximadamente 10 años, lo cual es poco tiempo si se toma en cuenta que se trata de una universidad, por lo que el rector afirmó que la comunidad universitaria debe tener un discusión seria sobre qué hacer para evitar el punto deficitario. 

La comunidad universitaria de la UAA, recordó Javier Avelar, ya acordó aumentar la aportación salarial al fondo, así como extender la jubilación hasta los 65 años de edad y los 30 años de servicio como mínimo para que los docentes se puedan jubilar, por lo que consideró que esa última no es una opción, si bien crecer la aportación sí resultaría viable, “aumentar la edad es poco viable, si bien es una posibilidad, creo que ya estamos en los límites razonables”. 

Lo que es claro, expresó el rector, es que la UAA debe resolver esta situación por sí sola, pues ni la Federación ni el estado lo harán: “Hay una cosa que sí debe quedar bien clara, ni la Federación ni el estado nos van a pagar, no se puede confiar en eso, ya lo estamos viendo, hubo rescates durante varios años pero en cuanto se dieron cuenta que los rescates eran cotidianos y cada vez más grandes, tomaron las medidas pertinentes. Nadie va a venir a rescatarnos, es una situación que nosotros debemos resolver de la mejor manera posible”.

 


Show Full Content

About Author View Posts

Avatar photo
Carlos Olvera Zurita

Nada, sólo 28 años de vida. Reportero en La Jornada Aguascalientes.

Previous Debilitación de valores y principios deriva en corrupción en Aguascalientes
Next Sigue adelante bilingüismo en la UTM Aguascalientes