Opinión

Macroeconomía en México / La columna J

Tras cualquier acción de un político se puede encontrar algo dicho por un intelectual quince años atrás.

John Maynard Keynes.

La economía es la base y el sustento de toda una dinámica social, en la que impera un sentido capitalista, también existe un movimiento constante en la relación que se presenta entre la producción, la colocación y la distribución de un producto en el mercado. Los nuevos tiempos exigen velocidad, demandan presteza y eso hace que los ritmos productivos y comerciales sean cada vez mayores; haciendo así una carrera de velocidad implantada en una sociedad en la que en ocasiones pierde el sentido y el rumbo por la latente necesidad de ir más rápido.

Los principales ingresos que genera México son por el petróleo que le vendemos a Estados Unidos, posteriormente las remesas, que se colocan como un ingreso verdaderamente importante para nuestro país y, del mismo modo, el turismo es una fuente que genera grandes entradas de capitales. Pero algo sucede y es muy delicado, quien no tenga la astucia de tratar de entender el futuro seguramente lo estará condenando. 

Como país estamos invirtiendo en refinerías, cuando las potencias mundiales están invirtiendo en energías verdes y renovables, del mismo modo; están invirtiendo en la generación de patentes que permitan hacer saltos entre la tecnología y la realidad. El tema del petróleo es un esquema del siglo pasado, hace tres semanas en Francia se creó una ley en la que para el año 2030 ya no se producirán autos con motores que funcionen con gasolina, parece que estamos invirtiendo y apostando mal. 

El tema de la migración y las medidas herméticas que está tomando el gobierno de los Estados Unidos de América, sitúa en una posición difícil a todos los paisanos que están en el país vecino trabajando para mandar dinero a sus familiares, es muy probable que el flujo de efectivo sea distinto y que en la propia medida se vaya disminuyendo.

Nadie puede poner en tela de juicio que estamos viviendo tiempos violentos, desde hace varios sexenios, no se había visto una crisis en el tema de la seguridad como lo estamos viviendo en estos días. Hago alusión a este tema, porque ningún extranjero quiere viajar a un país en donde hay secuestros, asesinatos, robos y violencia. Del mismo modo, ningún mexicano quiere exponer a su familia o su integridad por la ilusión de visitar algún destino atractivo dentro de territorio nacional. Es evidente y palpable que las tres principales fuentes de ingreso de nuestro país están viviendo afectaciones.

Pienso que modificando el capitalismo, sabiamente, puede volverse probablemente más eficiente para alcanzar los fines económicos que todos los sistemas alternativos hasta el momento, pero este sistema es, en muchos aspectos, extremadamente criticable.

John Maynard Keynes.

Existen bajo las tesituras internacionales, la presencia en mayor medida de los efectos disruptivos. Los efectos disruptivos son aquellos que generan  circunstancias en las que la tecnología o la falta de actualización de la sociedad producen un desplazamiento directo. Un ejemplo es como una empresa mundialmente posicionada como lo fue Bloockbuster, no pudo ser competitiva como Netflix, del mismo modo una empresa como Kodak fue desplazada por las cámaras que traen integradas en los dispositivos móviles de las personas.

Aunado a eso, cada día existen robots con inteligencia artificial que tarde o temprano serán una amenaza para el ser humano, hablando en términos económicos, es decir, quien no se actualice, estará viviendo en desventaja.

Los efectos negativos derivados de la macroeconomía, pueden entenderse como una enfermedad de gravedad que es recién diagnosticada, que aún no ha hecho un daño letal, pero que está ahí, y que si no es atendida de manera inmediata, es muy probable que dentro de poco se comiencen a sentir fuertemente los estragos. Thomas Piketty habla de una polarización en los segmentos económicos, poco a poco la clase media va a ir desapareciendo. 

Cuando la acumulación de riqueza no tenga importancia para tener un alto nivel social, habrá un gran cambio en los códigos morales.

John Maynard Keynes.

Aunado a eso existe un desconocimiento generalizado por parte de la sociedad, no existe  educación financiera, los mexicanos somos una sociedad muy consumista, y son esas decisiones sobre los temas financieros los que pueden hacer diferencias antes situaciones de complejidad y de adversidad.

El sistema educativo está desfasado, aún está diseñado para que los alumnos memoricen y no utilicen sus criterios y no procuren su creatividad, si quieres entender la economía de un país, solo basta con ver en cómo están educando a las próximas generaciones.

Las situación macroeconómica no es para generar preocupaciones, es para generar conciencia y entender a la economía como un juego con reglas, y en la medida en que las decisiones se tomen con inteligencia, tanto individual como colectivamente podremos enfrentar las situaciones que nos amenacen, la riqueza no es un tema de ingreso, es de administración. El mayor activo que tenemos como seres humanos es nuestra mente.

In silentio mei verba.

 

 

 

The Author

Roberto Valdés Ahumada

Roberto Valdés Ahumada

No Comment

¡Participa!