Opinión

¿Qué advierte la renuncia de Urzúa?

La renuncia del Doctor Carlos Urzúa a la Secretaría de Hacienda es un duro golpe a la credibilidad del gobierno obradorista. Esa famosa frase, que tanto repite el presidente: “yo tengo otros datos”, simple y sencillamente ya no cabe cuando el agua comienza a desbordarse del caudal. 

Además de reflejar la descomposición y el desaseo con el que se están haciendo las cosas al interior del Gobierno Federal, los motivos que expresa el exfuncionario en su texto de renuncia son una advertencia de los futuros efectos que tendrán las pésimas decisiones en materia financiera.

El presidente Andrés Manuel López Obrador ha querido distanciarse a toda costa de la política económica que se ha seguido en las últimas administraciones. Acusa al neoliberalismo de ser la génesis de la tragedia nacional y de la desigualdad en la que hoy viven millones de mexicanos.

Bajo ese pretexto ha tomado decisiones que hoy tienen a la economía del país en franca contracción y que advierten el regreso de un metaconstitucionalismo que busca garantizar, a toda costa y a cualquier precio, la permanencia de su grupo político en el poder por más de un sexenio. 

La cancelación del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México fue la primera de esas decisiones. A pesar de que el proyecto llevaba un 33% de avance y se habían invertido ya cerca de 100 mil millones de pesos, de acuerdo con lo reportado por el exsecretario de Comunicaciones, Gerardo Ruiz Esparza; el presidente López Obrador ordenó la cancelación del mismo. Ahí, por cierto, se perdieron 40 mil empleos. 

Al “manotazo” del presidente se sumaron dos caprichos: la construcción de la refinería Dos Bocas en su tierra natal y el Tren Maya. En ambos casos el vaticinio es el mismo: inviabilidad, despilfarro de recursos, fracaso. Pese a ello, sólo los más allegados al tabasqueño se atreven a defender estos “elefantes blancos”. 

Las ideas tienen consecuencias, decía el economista austriaco Ludwig von Mises, y la economía nacional lo está comprobando. El síntoma negativo más reciente es la disminución de -2.1% en la actividad industrial, que reportó de manera reciente el Inegi. A ello se suma la caída en inversiones privadas y extranjeras, que además de desplazarnos ocho posiciones hacia abajo en el Índice Global de Confianza 2019, ha sido ya alertada por el Departamento de Estado de los Estados Unidos. 

En su carta de renuncia el Doctor Urzúa aseveró: “Discrepancias en materia económica, hubo muchas, algunas de ellas porque en esta administración se han tomado decisiones de política pública sin el suficiente sustento. Estoy convencido de que toda política pública debe realizarse con base en evidencia, cuidando los efectos que esta pueda tener y libre de todo extremismo, sea este de derecha o izquierda”.

Al mismo tiempo acusó la “imposición de funcionarios que no tienen conocimiento de hacienda pública, motivado por personajes influyentes del actual gobierno con un patente conflicto de interés”. 

Los señalamientos de Urzúa, quien dicho sea de paso reveló tras su renuncia que estaba a favor de la construcción del NAIM y que no coincide con Dos Bocas y el Tren Maya, son muy graves y no deben pasar inadvertidos. Porque el presidente López Obrador insiste en afirmar que todo va bien, que el barco navega viento en popa; pero hay que recordar, como dice Luis Pazos, que “el abuso de expectativas optimistas sin bases sólidas es contraproducente”. 

Ya vimos al presidente intentando maquillar la falta de empleos con los jóvenes que son becados por su gobierno. Ya lo vimos menospreciar los señalamientos de las calificadoras financieras. Y ahora lo vemos, también, menospreciando las advertencias de su exsecretario de Hacienda.

¿Será acaso que el empecinamiento de López Obrador se mantendrá hasta que el barco se hunda y la crisis nos alcance?

The Author

Fernando Herrera

Fernando Herrera

1 Comment

  1. Isabel diaz
    15/07/2019 at 08:56 — Responder

    La renuncia de Urzúa advierte, que López Obrador debe tener cuidado con su equipo de trabajo. La renuncia en los términos en que la hizo no es leal, para mí suena a traición.
    Las diferencias pueden existir, pero renuncias y ya.

¡Participa!