Opinión

Agenda Setting a la mexicana / De imágenes y textos

Cuando los jóvenes interesados en el estudio de las ciencias que auxilian a la comunicación, aquellos que no sólo pisan las aulas sino que además ponen atención y sacan provecho de la formación académica, en una de las cátedras les explican qué es la agenda setting y para qué sirve, o qué provecho pueden sacar si la saben manipular; y aunque a veces esta licenciatura, la que aborda el estudio de los medios de comunicación e información sea devaluada por la misma sociedad, pues pareciera que todos los habitantes de este mundo pueden dominar la técnica, desde estructurar, redactar, analizar, difundir mensajes para persuadir y manipular, ni se diga la producción fotográfica y audiovisual, ahora todos somos fotógrafos y videastas, hasta cineastas diría yo gracias a los dispositivos móviles; la comunicación y su producción tienen su chiste, sus teorías, sus estudios, su magia y obviamente no es para todos. 

Según Maxell McCombs y Dixie Evatt, la agenda setting es el orden estratégico que se le da a los temas de interés con relación al acontecer del día a día a través de los medios de difusión masiva que coexisten de manera más o menos estable entre los llamados tradicionales y las plataformas digitales, los cuales indiscutiblemente ejercen una influencia muy poderosa en la opinión pública sin dejar de lado las consecuencias de sus efectos. El tema va acompañado de las imágenes que apoyan contundentemente y brindan veracidad al acontecimiento o fenómeno, va directamente relacionado en cómo se produce la relevancia o importancia de la transferencia de la información, del asunto, del tema.

Entonces, la teoría de la agenda setting apunta a la responsabilidad que se les confiere a los medios de difusión para determinar y graduar la importancia de la información que se masificará a través de sus espacios; pero, el punto fino o deberíamos decir el foco de atención de este análisis es que los temas supuestamente se eligen con base en la audiencia, el impacto del suceso, a la búsqueda de la teleaudiencia sobre todas las cosas, de las preferencias del público por el medio, tradicional o digital, no importa, la búsqueda del espectador, del lector, del radioescucha, del internauta. Qué y quién vende más, al final del día esa es la razón, y así como se decide qué entra también se hace la selección para determinar lo que queda fuera. 

Se pudiera pensar entonces que la agenda la determina el llamado rating, el porcentaje de audiencia de los medios, el número de personas que siguen la señal y que se traducen en espacios de venta, lo cual no está mal, a final de cuentas, todos, absolutamente todos los medios concesionados son un negocio; aunque en el estricto sentido la agenda mediática de los informativos, su orden y prioridad influyen en la agenda pública por lo tanto no es tan transparente o comercial como pensamos.

La teoría dice que la agenda setting establecerá temas y noticias que los medios de difusión deben dar a conocer, es decir, la sociedad recibe información sesgada, sin embargo, ese sesgo en casi todas las veces no es percibido por el público, lo que hace que la noticia se acepte, se le confiera importancia y genere opinión, a esta acción se le conoce como la agenda del público. Pero hay una agenda más, la madre de todas diría yo, la que manda sobre la setting me refiero a la agenda política, que no es más que la información que las instituciones y los actores políticos quieren flotando en el aire, obviamente para poder logarlo se hace un acuerdo en desventaja en algunos casos con los medios de difusión para saber qué publicar y qué no. 

En nuestro país, donde el gobierno jura y perjura que existe la liberta de expresión, las garantías para los medios de difusión no son tan reales como debieran ser, nunca lo ha sido ni lo serán con este gobierno, es casi un tema de seguridad nacional tener el control de lo que se dice y publica en los medios, por eso la razón de existir de los canales de televisión y estaciones de radio permisionados, aquellos que pertenecen a los gobiernos estatales y obviamente al Gobierno Federal, el equilibro se debería dar en la iniciativa privada, sin embargo, en muchos de los casos, las empresas que se dedican a la difusión masiva tienen entre su cartera de clientes a los gobiernos de los diferentes niveles.

Sin duda en México, a lo largo de su historia y ahora no es la excepción la agenda política es la que marca la pauta, por ejemplo, en días pasados el diputado del Partido del Trabajo PT, Oscar González Yánez, dijo: “Tenemos una agenda de medios de comunicación, Si nosotros no regulamos a los medios de comunicación se van a convertir en el instrumento fundamental de la derecha en el 21 y en el 24. Solamente ganamos elecciones, pero no hemos desmantelado los poderes fácticos, no los hemos regulado”. 

Bueno, según él no, pero, don Oscar, qué hace su presidente de la República todas las mañanas, qué acciones se han tomado para evitar el asesinato de periodistas en todo el territorio nacional, no me diga que no saben cómo manejar bots en los medios digitales, o a qué se refiere diputado, de plano quiere coartar toda señal que no coincida con la 4T para garantizar la perpetuidad de esta. 

A explicación no pedida, acusación manifiesta, “Yo soy partidario de la libertad de expresión. No creo en la regulación. Creo como lo sostenía Sebastián Lerdo de Tejada, que la prensa se regula con la prensa. O sea, no tiene que haber censura, tiene que haber libertad absoluta”. 

A explicación no pedida, acusación manifiesta, “no tuvimos absolutamente nada que ver en la salida de Televisa de Loret de Mola”.

A explicación no pedida, acusación manifiesta, “No es cierto. Lo quiero dejar manifiesto: nosotros nunca hemos pedido a un director, al dueño de una estación de radio, de televisión, que censure a un periodista. No sólo eso, ni siquiera le hemos pedido -como se dice coloquialmente- frías a nadie en medios de comunicación”. 

Agenda política rige agenda setting, la cual se alinea a la agenda del público y por arte de magia el control se ejerce sobre la sociedad, quietecitos nos vemos más bonitos. 

ericazocar@hotmail.com | @ericazocar

The Author

Eric Azócar

Eric Azócar

No Comment

¡Participa!