Opinión

Agua: un desafío mundial / Agenda urbana

En el mundo se vive una crisis de agua que parece no tener la visibilidad suficiente al exterior de grupos especializados, lo que reduce la aparente prioridad que se da a la gestión de los recursos hídricos. En ese sentido, la Organización de las Naciones Unidas recientemente publicó el Informe Mundial sobre el Desarrollo de los Recursos Hídricos 2019, en el que se analizan los principales desafíos del agua en la actualidad. Veamos.

En el mundo, el uso del agua ha aumentado aproximadamente uno por ciento al año desde 1980, por una combinación de crecimiento poblacional, desarrollo socioeconómico y cambios en los patrones de consumo. Se espera que la demanda mundial de agua continúe aumentando a un ritmo similar hasta 2050, lo que representaría un aumento de 20 a 30 por ciento por encima del nivel actual. Más de 2 mil millones de personas viven actualmente en países que experimentan un alto nivel de estrés hídrico, e incluso se estima que alrededor de 4 mil millones de personas, casi dos tercios de la población mundial, experimentan una grave escasez de agua durante al menos un mes del año. Los niveles de estrés hídrico continuarán aumentando a medida que se intensifiquen los efectos del cambio climático.

Por lo anterior, se estima que, si la degradación del medio ambiente y la presión insostenible sobre los recursos hídricos continúan, el 45 por ciento del PIB mundial podría estar en riesgo, al igual que el 52 por ciento de la población, especialmente la de menores ingresos, aumentando así las desigualdades existentes. Además, considerando que en el mundo existen 286 ríos y 592 acuíferos transfronterizos que comparten en total 153 países, un estrés hídrico cada vez mayor puede hacer que los conflictos entre países relacionados con el agua aumenten en el futuro, mismos que pueden surgir por disputas territoriales, competencia por los recursos o razones geopolíticas.

El informe asegura que tres de cada diez personas en el mundo no cuentan con acceso a agua potable, mientras seis de cada diez no tienen acceso a servicios adecuados de saneamiento. La situación en América Latina y el Caribe es similar, pues millones de personas aún carecen de fuentes adecuadas de agua potable, mientras muchos más sufren todavía la ausencia de instalaciones seguras de saneamiento. Muchas personas sin acceso a estos servicios se concentran en áreas periurbanas que concentran gran parte de la pobreza, en donde los gobiernos han sido incapaces de proveer servicios suficientes de agua y saneamiento.

El problema de la calidad es también un reto vigente que persiste tanto en países desarrollados como en desarrollo, incluyendo la pérdida de cuerpos de agua pura por la contaminación, entre otras causas. La mala calidad del agua afecta directamente a las personas que dependen de estos cuerpos de agua, pues limita aún más su acceso a este recurso, o bien aumenta los riesgos de salud asociados a su mala calidad. Muchas enfermedades relacionadas con el agua, como el cólera, siguen siendo generalizadas, especialmente en países en desarrollo en donde sólo una fracción muy pequeña de las aguas residuales se trata antes de su liberación.

Por último, se estima que cerca del 90 por ciento de todos los desastres naturales en el mundo están relacionados con el agua. Por ejemplo, en el período 1995-2015, sólo las inundaciones representaron el 43 por ciento de todos los desastres naturales documentados, que afectaron a 2,300 millones de personas, mataron a 150 mil más y generaron daños por 662 mil millones de dólares. Similarmente, las sequías representaron el 5 por ciento de los desastres naturales en ese periodo, afectando a 1,100 millones de personas, matando a 22 mil más y causando daños por 100 mil millones de dólares. Además, se espera que el cambio climático aumente la frecuencia y la magnitud de los fenómenos meteorológicos extremos.

El agua potable y el saneamiento son reconocidos como derechos humanos básicos. Al mismo tiempo, el agua es un desafío mundial. Esperemos que el planeta entero trabaje coordinadamente para atender los enormes desafíos de disponibilidad y accesibilidad al agua y al saneamiento, y la disminución de pérdidas por desastres relacionados con el agua.   

 

fernando.granados@alumni.harvard.edu | @fgranadosfranco

 

Referencias:

 

WWAP (UNESCO World Water Assessment Programme). 2019. The United Nations World Water Development Report 2019: Leaving No One Behind. París, UNESCO.

 

The Author

Fernando Granados

Fernando Granados

No Comment

¡Participa!