Cultura

Cine mexicano, en gran desventaja en el propio país

  • Ley Cinematográfica limita la exhibición de producciones nacionales a sólo el 10 por ciento de las salas 
  • El 90 por ciento de los apoyos gubernamentales se destinan al cine comercial por ser el que más se parece al que realizan en Estados Unidos

 

 

Se habla del cine experimental, alternativo e incluso el cine de arte hecho en México como sinónimo de cine barato; en el fenómeno de la industria, incluso hay quienes están dentro de los comités para valorar y otorgar presupuestos que piensan que es más barato que el llamado “cine comercial”, pero sobre todo en el caso del documental, implica una importante inversión de tiempo y dinero tan solo en investigación, recalcó el cineasta local, Armando Andrade Zamarripa.

“Implica investigación, implica una reconstrucción, implica guionizar sobre el momento del registro, desde los hallazgos que tiene esta investigación; son películas de larga duración no en su salida, sino en su proceso (…); el documental es tan vasto, que hacerse de él es muy difícil, por eso incluso nadie sabe cómo fondearlos y cuánto recurso darles”, precisó el también profesor en materia cinematográfica.

Enfatizó que se busca difundir este tipo de cine que no se comercializa por grandes distribuidoras y que pese a la limitante disposición de recursos se realizan con una gran calidad en el país; que quienes quieran realizarlo se atrevan y le pierdan el miedo, que se dé a conocer más, que se vea y que se experimenten todas las formas de hacer cine.

Andrade Zamarripa dijo que es lamentable que se reconozca al cine mexicano por las producciones que se ven en la pantalla grande, como son comedias con historias repetitivas y que no retan al espectador, ni en el argumento ni con su realización, pero son las que disponen de mayores recursos y, por ende, es más fácil su distribución.

“Justamente la Ley Cinematográfica es la que nos ha estado perjudicando la exhibición del cine nacional; sólo tenemos el 10 por ciento de las salas en todo el país y el 90 por ciento es para las películas extranjeras derivadas de la firma del Tratado de Libre Comercio en el 92, entonces ¿por qué se ve ese tipo de cine?, porque es el más comercial, el que más accede y el que más se parece al comercial de Estados Unidos”, puntualizó el cineasta.

Insistió en que es necesario que se difunda todo el tipo de cine que se realiza en México, que se amplié el panorama en esta materia al público para que se interesen e involucren en producciones alternativas; precisó que en el país se realizan 170 películas de corte alternativo al año, se cuenta con fondos diversos, desde estímulos fiscales, el Fondo de Producción, el Fideicomiso, entre otros fondos regionales, por lo que también conminó a los realizadores a apostar a productos de calidad que ofrezcan un mejor contenido para el espectador.

Armando Andrade subrayó que el cine en México es apoyado por el estado en gran medida, pero el 90 por ciento de las producciones que son beneficiadas son de cine comercial, lo cual consideró lamentable porque para el resto de trabajos cinematográficos que se hacen aquí, su único escaparate son los festivales internacionales y otras ventanas de exhibición: “Que en México no tengan la oportunidad yo creo que es lo más grave y a lo que deberá apostar esta administración obradorista es justamente reformar la Ley Cinematográfica para que obtengamos espacio y porcentaje en pantallas en las salas cinematográficas y poder hablar ya de un cine que se ve, porque no se ve, por eso”.

Precisó que en este tenor es que se determinó que el 15 de agosto sea el Día del Cine Mexicano, justamente para poder ver ese cine que no se ve en las pantallas: “Es algo ridículo que en tu propio país no puedas exhibir tus películas hechas por el recurso de los mexicanos y poder darle cabida a todo este cine que se hace”.

 

The Author

Adriana García Campos

Adriana García Campos

Reportera en La Jornada Aguascalientes.

No Comment

¡Participa!