Opinión

Comisiones de Transición: la entrega-recepción en los Ayuntamientos / Arcana Imperii 

Ojalá la confianza se pudiera decretar, ojalá la confianza apareciera de la noche a la mañana, ojalá un mago nos pudiera construir confianza. No es así, la confianza es una construcción lenta, tortuosa, difícil y frágil. Pero dado que ninguna fuerza política en el país -significativa por lo menos- apuesta por una vía diferente a la electoral, creo que lo que más conviene a todos es fortalecer a las instituciones electorales para la construcción de confianza.

José Woldenberg

 

Estimados Amigos Invisibles, la Jornada Electoral –es el día de la elección, que conforme a la ley, inicia a las 8:00 horas del primer domingo de junio del año de la elección y termina con la clausura de la casilla. Acudir a votar el día de la jornada electoral constituye un derecho y una obligación que se ejerce para integrar órganos del Estado de elección popular. Para el ejercicio del voto los ciudadanos deberán satisfacer, además de los que fija el artículo 34 de la Constitución Mexicana, estar inscritos en el Registro Federal de Electores en los términos dispuestos por el Código electoral y contar con la credencial para votar correspondiente- que se realizó el pasado 2 de junio en Aguascalientes, en la cual los ciudadanos elegimos y reelegimos -en algunos casos- las 11 Alcaldías; y en donde falta por agotar el recurso de impugnación en el municipio de Cosío, ¿el motivo del recurso? por el rebase del tope de gastos de campaña del partido vencedor -PVEM- cuyo objetivo es anular la elección de ese municipio y, con ello, se pueda realizar una elección extraordinaria (que no es otra cosa que, aquellos comicios electorales que se llevan a cabo cuando se declare nula una elección o los integrantes de la fórmula triunfadora resulten inelegibles) para repetir la elección en el municipio que tuvo la mayor participación ciudadana en esta elección -si es que la Sala Superior del TEPJF emite una sentencia en ese sentido-. 

Mientras esperamos esa sentencia, los demás municipios deben estar pensando en designar y conformar el Gobierno de Transición. Y con ello, se pueda construir poco a poco la confianza en el gobierno electo, y ante todo, en cada autoridad municipal entrante -desde mi punto de vista- deberían suscribir un Acuerdo para la Transparencia en el Proceso de Transición de los Ayuntamientos que integran nuestro estado, con el objetivo de cumplir con el principio de máxima publicidad, y más allá de la transparencia, ejercer la rendición de cuentas de la entrega-recepción de las Comisiones que integran los regidores y síndicos que integran el Cabildo de cada municipio, por un lado, y la administración del Ayuntamiento por el otro.

¿Qué debe constar este acuerdo?, lo indispensable: ámbito de aplicación; las designaciones -que deberá estar integrada por una Comisión de Transición, la cual estará compuesta por una Comisión de Entrega y una Comisión de Recepción-. Además, dicha Comisión de Transición deberá ser la encargada de designar a un responsable para coordinación sectorial. Debe incluir también un programa de trabajo, en el cual incluirá un cronograma de reuniones con acciones y compromisos tomados en cada una de ellas, asimismo contendrá minutas de trabajo para dejar constancia de las labores encomendadas y de los acuerdos tomados. Y lo más importante, cuál será el pago que recibirá esta Comisión de Recepción, es decir, cuánto será el “sueldo” que recibirán las personas que designe el gobierno municipal entrante.

Sobre todo, haciendo énfasis en el principio de máxima publicidad -artículo 6º Constitucional, apartado A, Fracción I-, deberá desglosar el presupuesto designado para ejercer esta transición. De acuerdo con Jesús Rodríguez Zepeda, “un gobierno transparente sirve de muy poco, si la ciudadanía no es capaz de elevar el nivel de discusión y su capacidad para construir buenas razones y argumentos”.

Queda claro que, si el gobierno de transición se encamina hacia la transparencia y la rendición de cuentas, comenzará a generar confianza en las instituciones en el ejercicio de sus funciones. Este ejercicio contribuirá en dos sentidos al Estado, generar un precedente de transparencia en el ejercicio de las entregas-recepciones en los gobiernos municipales -para ser su primer ejercicio-, y por el otro, elevar el nivel de transparencia en el estado para cuando la Métrica en esta materia evalué este ejercicio. 

Recuerde, la Transparencia por sí sola, es una cualidad que permite al ciudadano contar con más información clara y precisa sobre algo o alguien -en este caso el estatus que guarda la administración pública de cada Ayuntamiento, es decir, informar a la ciudadanía que deja pendiente la actual administración saliente y que recibe la entrante-, con ello permitirá elevar la capacidad de comprensión, vigilancia y comunicación. La transparencia no es otra cosa que la práctica que colocar la información de cada uno de los órdenes de gobierno y poderes del Estado en la “vitrina pública, es decir, que cuenten con un portal de transparencia -en este caso en la Comisión de Transición- entendible para que los ciudadanos interesados puedan consultar, revisar y analizar dicha información, y en su caso, utilizar dicha información como mecanismo de sanción en caso de que existan anomalías”

Hay mucha información para dar seguimiento en la elección de Ayuntamientos, lo invito a que siga de cerca este tema de la transición, veremos quién pone en práctica la transparencia y rendición de cuenta reales. Insisto entre más información tengan en la vitrina de la transparencia los sujetos obligados -municipios en particular-, podrán disminuir las solicitudes de acceso a la información y por ende los recursos de revisión. Debemos ser más exigentes e inmiscuirnos en los asuntos públicos y, sobre todo, municipales.

Ya sabe, alguien lo tiene que decir. Para no dejar que unos lo hagan y otros lo permitamos.

politologouaa@gmail.com | @chazito14

The Author

Salvador Vázquez

Salvador Vázquez

No Comment

¡Participa!