El sobregiro planetario - LJA Aguascalientes
24/10/2020


Alexis Sánchez Marmolejo

Estudiante de la carrera de Filosofía UAA

 

¿Podemos adjudicar el daño causado a los ecosistemas exclusivamente a los seres humanos y con ello el riesgo de que se pierda toda la vida en la Tierra? Las investigaciones científicas han demostrado que antes de la aparición del hombre el planeta ya había sufrido diversos cambios que terminaron con la vida de algunas especies que lo habitaban, las que lograron sobrevivir pasaron por etapas evolutivas que les permitieron adaptarse a los cambios con base en las distintas circunstancias de sus hábitats. Los escépticos del cambio climático aseguran que éste sólo es una etapa geológica, que son alteraciones por las que la Tierra tiene que pasar, así que nuestra especie no es la responsable de esto, por lo que desde su punto de vista la actividad industrial puede seguir produciendo sin recelo y la población consumiendo sin ninguna preocupación ni remordimiento. 

Empero, cada vez más se nos dificulta defender nuestra inocencia, la angustia nos delata y las pruebas de nuestra inconsciencia y falta de respeto hacia la Naturaleza nos evidencia como cómplices del crimen. Ahora, si toda la humanidad ha participado de una u otra forma, es preciso reflexionar sobre qué tanto influye la condición económica para que la gente desarrolle costumbres que afecten en mayor medida a la Tierra, ¿por qué? El dinero es una de las principales herramientas de manipulación, la gente lo posiciona en los primeros lugares de su jerarquización existencial, es por esto que tenemos que analizar cuál es el papel que tiene en los problemas ambientales a los que nos enfrentamos.  

Los seres humanos siempre hemos necesitado hacer uso de recursos naturales para subsistir; no obstante, con la aparición de los mass media la explotación de éstos se hizo exponencial debido a que nos incitan al consumismo, a comprar y comprar bajo la idea de que “entre más bienes materiales tengamos, más valemos”. No obstante, todas las materias primas con las que se produce lo que consumimos provienen de la naturaleza y hace menos de una semana Global Footprint informó que el 29 de julio se alcanzó el “día del sobregiro de la Tierra” o “la sobrexplotación del planeta”, lo que significa que en siete meses los seres humanos agotamos los bienes que el planeta puede regenerar en un año (https://www.overshootday.org/newsroom/press-release-july-2019-spanish/) es decir, desde el día 30 de julio del presente viviremos de “prestado”.

 

A pesar de datos como éste, la mercadotecnia no deja de incitarnos a querer cosas novedosas con regularidad y, además, a ser de los primeros en tenerlas; ejemplo de ello son las enormes filas que hacen cientos de individuos para comprar algún dispositivo electrónico nuevo en el mercado, por el simple hecho de estar a la vanguardia. ¿Por qué pasa esto? Schopenhauer afirmó que somos un barril de deseos sin fondo, pues en cuanto alcanzamos lo añorado, no pasa mucho tiempo para que ya estemos actuando para conseguir algo más, y así vamos por la vida sin importarnos otra cosa que satisfacer esas aparentes necesidades, llegando al grado de “querer más el deseo que la cosa que se desea”. Este deseo de consumo se manifiesta entre las clases altas y media, pues tener los objetos más novedosos y de las mejores marcas les da prestigio y tal parece que no están dispuestos a cambiar sus hábitos consumistas sólo porque los datos de un Informe sugieren que el mundo está en crisis. Al respecto, se señala que los que llevan este tipo de vida superficial no muestran empatía con la humanidad y mucho menos con las clases bajas, pues optan por vivir envueltos en su propia egolatría y culpan a los pobres de ser los principales responsables de los daños al planeta. ¿Por qué piensan eso? Básicamente porque los culpan de ser los responsables de la sobrepoblación y por lo mismo de ser los que consumen de más. 

Esta idea no es nueva ni originaria de la clase alta contemporánea, pues como lo señala la filósofa mexicana Paulette Dieterlen en su libro La pobreza: un estudio filosófico, un grupo de pensadores conocidos como neomalthusianos, consideraron a la pobreza como la responsable de los desastres naturales, esto debido a que los países pobres, o subdesarrollados son los que están más sobrepoblados y debido a ello hay una sobreexplotación de recursos naturales, como consecuencia las personas de éstos buscan migrar a los países desarrollados, pero esto no debe permitirse, pensaban los neomalthusianos, porque la capacidad del planeta Tierra tiene un límite y si se sobrecarga de personas, particularmente en “primera clase”, puede colapsar el orden mundial, así que los pobres deben quedarse en sus países, para no contagiar de sobrepoblación a los países dueños del timón planetario. 

Estudios hechos por Global Footprint muestran que el consumo a nivel mundial no es parejo, pues hay países en los que sus niveles de consumo son bastante superiores a los de otros, por ejemplo, los Estados Unidos requieren cinco planetas por año para satisfacer las necesidades de sus ciudadanos, en tanto que la India sólo la séptima parte del planeta (https://bit.ly/2YkMJnH). 

Parecería razonable adjudicar gran parte de la culpa de la problemática ambiental a determinados países, pero todos tenemos que hacer algo, es el momento de analizar y corregir lo que se ha hecho y enmendar el camino. Lamentablemente pasan los años y no hay un avance como se espera, las conductas que perjudican al ambiente son constantes. Lo mejor es cada uno de nosotros hacer el cambio, si de verdad queremos este planeta y la vida que en él ha logrado desarrollarse. Hagamos todo lo que esté de nuestra parte para disminuir el impacto de nuestra huella ecológica y la sobreexplotación causante del sobregiro planetario, con ello estaremos contribuyendo a conservar y salvar nuestro mundo.

 

[email protected] | [email protected]  

 

Vídeo Recomendado

Show Full Content
Previous Imágenes de Aguascalientes
Next ¿Cómo, festejar el crecimiento del 0.1%?/ Bravuconadas
Close

NEXT STORY

Close

La Oficina Itinerante de Atención al Migrante y Mediación estará en Rincón de Romos, Aguascalientes

13/08/2018
Close