Opinión

¿La crisis de salud llegó a Aguascalientes? 

Las noticias más recientes de la crisis que atraviesa el sector salud tienen que ver con las alertas que se han generado en entidades como Jalisco, Guerrero y Zacatecas, a causa de la escasez de vacunas como la triple, la triple viral, la que previene la tuberculosis, la del sarampión y la que se aplica contra rubéola. 

Frente a esta crisis, Aguascalientes también tiene presiones. Así lo ha confirmado el secretario de Salud, Sergio Velázquez, quien ha señalado que la falta de lotes de vacunas compromete la cobertura de la Tercera Semana de Vacunación en el estado. 

Pero no sólo en este tema hay afectaciones. Recordemos que hace apenas una semana, un nutrido grupo de estudiantes de medicina de la Universidad Autónoma de Aguascalientes (UAA) y estudiantes de enfermería de otros planteles, se manifestaron a las afueras del Palacio de Gobierno en reclamo ante los raquíticos apoyos que reciben por la prestación de sus servicios profesionales.

Los jóvenes manifestantes se sumaron a las marchas que tuvieron en distintas entidades de la República de manera simultánea: la CDMX, Guanajuato, Oaxaca y Puebla, por citar algunos. 

En paralelo se han registrado también problemas en el abastecimiento de medicamentos en clínicas del Issste, principalmente. Desde aquellos que forman parte del cuadro básico de atención, hasta los especializados como los retrovirales que necesitan pacientes con VIH. En el caso del IMSS y de los hospitales a cargo del Gobierno del Estado, la deficiencia no ha se ha registrado con la misma intensidad. 

Si bien el escenario no ha pegado en otras entidades como Baja California, Guanajuato, Durango y Jalisco, nuestra entidad comienza a resentir los estragos de la centralización y los recortes ejercidos por el Gobierno Federal. 

A estas afectaciones se suman otras dos de impacto negativo en la población más vulnerable: el cierre de Estancias Infantiles en la entidad y la cancelación del Seguro Popular. 

Sobre el primer tema, podemos traer a colación el cierre de 88 de estos centros de cuidado infantil (de los 203 que hay en la entidad), tras el recorte de la mitad del presupuesto que venían recibiendo en 2018, que fue de 4 mil 70 millones de pesos. 

Sobre el segundo es importante recordar que hoy más de 370 mil aguascalentenses dependen del Seguro Popular, pero tras la cancelación del mismo, anunciado por López Obrador, queda la pregunta: ¿bajo qué esquema serán ahora atendidos estos beneficiarios?, ¿está garantizada la cobertura de los servicios que venían recibiendo, mientras se da la transición al Instituto del Bienestar?

Por lo pronto la crisis en el sector público de salud se agudiza cada vez más y los reclamos son consistentes. 

De manera reciente, seis exsecretarios de Salud, entre ellos los encargados del sector en las dos administraciones anteriores (José Narro Robles, Mercedes Juan López, José Ángel Córdova Villalobos y Salomón Chertorivski), criticaron la decisión de desaparecer el Seguro Popular e hicieron un llamado para atender con seriedad las deficiencias que hoy afectan a millones de mexicanos. 

Esperemos que el Gobierno Federal no ignore la realidad y haga un reajuste drástico que nos permita fortalecer una de las áreas más sensibles de la Nación. Mucho ayudarían los 16 mil millones de dólares que irán a parar a Dos Bocas y Santa Lucía. 

Mientras tanto, aquí Aguascalientes la interrogante está en el aire, ¿llegó la crisis de salud o es sólo un síntoma pasajero?

 

The Author

Fernando Herrera

Fernando Herrera

No Comment

¡Participa!