PolíticaPortada

Mujeres, víctimas de violencia y discriminación por desigualdad salarial

  • Remuneración es hasta 18% menor que la de los hombres en los mismos puestos y se ha normalizado
  • No hay sensibilidad ni empatía para que se acorte la brecha de desigualdad salarial entre hombres y mujeres

 

 

En la actualidad prevalece la disparidad salarial entre hombres y mujeres que se desempeñan en las mismas áreas y desarrollan tareas similares; la presidente de la asociación de Mujeres Jefa de Familia, Gwendolyne Negrete Sánchez, señaló que no hay sensibilidad ni empatía para acortar esta brecha; la remuneración de una mujer trabajadora llega a ser hasta un 18 por ciento menor que la de un hombre en el mismo cargo.

Destacó que el hecho de que ellas ganen menos dinero incurre en actos de violencia y discriminación que no son atendidos y no se dimensionan como tal: “Lo tenemos que señalar, primero para que realmente sea notoria, porque luego, muchas veces, es tan cotidiana que ya no se nota; son de estas conductas normalizadas que ya no se toman en cuenta”.

La activista recalcó que esto es parte de la lucha que se emprende día a día por la paridad entre hombres y mujeres, además de que se les otorguen espacios en cargos públicos en igualdad de números, lo que sigue es que las mujeres ganen lo mismo que los hombres por la misma cantidad de trabajo que se realiza.

Reconoció que esta desigualdad predomina en los sectores económicos más bajos, en la clase obrera, es en las maquilas donde más marcada es la diferencia salarial entre hombres y mujeres; aunado a las largas jornadas de trabajo, en ocasiones de más de diez horas, las mujeres muy pocas veces ascienden de puesto en estos espacios: “Llegan muy poco a puestos de poder, de supervisión, y siguen ganando mucho menos; alguien que simplemente llega y las violenta exigiéndoles que hagan su trabajo más rápido y mejor ganan el doble que ellas que lo están realizando”.

Reiteró que es necesario visibilizar este tipo de conductas de estructuras desiguales para poder atacarlas; Negrete Sánchez enfatizó que es común que las mujeres, especialmente las jefas de familia, destaquen en su desempeño en las empresas, al ser responsables de sus hijos, del hogar y todo lo que conlleva, cuidan, respetan y valoran su trabajo más que algunos hombres: “Porque saben que es el que les permite salir adelante, saben que, si pierden su trabajo, difícilmente van a poder encontrar algún otro trabajo, entonces son mucho más responsables y comprometidas”.

Precisó que en los espacios laborales también se destaca el compromiso que las mujeres tienen en cuestión financiera y de créditos; el 98 por ciento cumplen con los pagos en forma, mientras que la contraparte masculina registra un atraso significativo en los préstamos y créditos que solicitan.

La presidente de la asociación Mujeres Jefas de Familia resaltó que la violencia laboral hacia las mujeres queda suscrita desde un pago menor por el desempeño de sus funciones, además de la falta de promoción para ascender de puesto, aunque sean comprobadas sus capacidades, con el argumento de que tienen hijos y van a faltar para atenderlos, entre otros detalles que no son válidos. 

“Son todos estos ejercicios de violencia, porque eres mujer y no te toman en cuenta; pero las mujeres no siempre se quejan por lo mismo, porque entonces es muy probable que pierdan el empleo; se les educó, lamentablemente, a que calladita te ves más bonita, tú cumple con tu trabajo y de lo demás que ellos se encarguen, y entonces son estas estructuras, estos techos de cristal que a veces se convierten hasta de cemento y concreto firme, muy difíciles de romper”, lamentó la activista.

Subrayó que, a través de la capacitación y el empoderamiento, se lucha porque las mujeres accedan a puestos de poder y a la toma de decisiones, a que se atrevan a manifestar lo que las tiene inconformes en sus puestos de trabajo y en acciones en general que se replican de esta forma. Estimó que un 90 por ciento de las mujeres que trabajan perciben un salario menor al de los hombres, en todos los órdenes de gobierno y en cualquier estrato económico de las empresas.

 

The Author

Adriana García Campos

Adriana García Campos

Reportera en La Jornada Aguascalientes.

No Comment

¡Participa!