Sociedad y Justicia

Nuevo giro de timón del gobierno de Aguascalientes en tratamiento del suicidio 

  • Ahora todos los sicólogos que trabajen para el gobierno estatal brindarán terapias cognitivo-conductuales
  • Actualmente, el 30 por ciento de los sicólogos brinda terapias cognitivo-conductuales, el resto atiende con métodos no basados en evidencia, según investigadora de la UAA
  • Los medios tienen un papel importante en la reducción de la incidencia del fenómeno en Aguascalientes

 

A partir de ahora todos los sicólogos que trabajen para el Gobierno del Estado serán capacitados para otorgar únicamente terapias cognitivo-conductuales, actualmente, según la investigadora de la Universidad Autónoma de Aguascalientes (UAA), Alicia Hermosillo de la Torre, el 70 por ciento de los profesionales de la salud mental que trabajan para las dependencias estatales otorgan terapias no basadas en evidencia. 

Este miércoles 21 de agosto, Enrique Morán Faz, secretario de Gobierno del Estado, el director del Instituto de Salud del Estado de Aguascalientes (Issea), Sergio Velázquez García, el titular del Área de Salud Mental, Francisco Javier Pedroza Cabrera, y Alicia Hermosillo, quien ha estado a cargo de investigaciones por la UAA sobre el comportamiento suicida de Aguascalientes, sostuvieron una reunión con los medios de comunicación para dar a conocer el nuevo rumbo que tomarán los servicios sicológicos del Gobierno del Estado para la atención al fenómeno del suicidio. 

Según Pedroza Cabrera, el gobernador Martín Orozco Sandoval encargó un estudio a la UAA en el que se analizaran los servicios sicológicos que presta el gobierno estatal a los pacientes con ideación o que ya intentaron suicidarse. 

El estudio fue encabezado por Alicia Hermosillo, quien estudia el fenómeno en Aguascalientes desde 2010, y fueron detectados varios puntos débiles en la atención a esta problemática por parte del Gobierno del Estado.

Uno de los problemas que se detectaron, informó el titular de Salud Mental, es que la atención brindada por los servicios estatales está centrada en el segundo nivel, es decir, se espera a que la gente intentase suicidarse o manifiesten ideación suicida para realizar una intervención, por lo que se quedaba a deber en el primer nivel: la prevención. 

En México, como sucede en la mayoría de los países en vías de desarrollo, persiste una carencia de la cultura del autocuidado que se extiende a la atención sicológica, pues cuando una persona comienza a tener algún problema puede tardar entre 15 y 20 años para tratarse por profesionales y en el camino desarrolla graves procesos de ansiedad, depresión, ideación suicida, obesidad o consumo de drogas, entre otros; en Aguascalientes, una de cada tres personas tiene algún grado de enfermedad mental. 

Además, la atención es brindada por sicólogos que no están propiamente profesionalizados según la investigadora de la UAA pues el 70 por ciento de ellos brindan terapias que no están basadas en resultados y muchos de ellos laboran en programas no validados por la Asociación Estadounidense de Psicología. 

La atención a los familiares de las personas que se suicidan también tiene un retraso, pues el gobierno estatal se tarda hasta dos semanas en acercarse a ellos, por lo que una de las medidas que se plantean para la reestructura del sistema es que el tiempo de atención para los colaterales se reduzca a una semana.

La reestructura también contempla la “profesionalización” de los sicólogos que trabajan no sólo para el Issea, sino para el Sistema de Desarrollo Integral de la Familia, el Instituto Aguascalentense de las Mujeres y otras instancias; capacitación que estaría a cargo de la UAA. 

Esta profesionalización se basará en capacitar a los sicólogos para que atiendan a sus pacientes mediante el modelo cognitivo-conductual que según Hermosillo de la Torre, es uno de los modelos con probada efectividad. 

A decir de la investigadora, el 30 por ciento de los sicólogos que trabajan en las dependencias del estado ejercen sicoterapias de segunda generación como las terapias cognitivo-conductuales, el otro 40 por ciento utilizan sicoterapias del tipo Gestalt, un 10 por ciento de sicoanálisis y el restante otras: “El problema es que casi el 70 por ciento tiene un ejercicio que nosotros dentro de la disciplina conocemos como un ejercicio no basado en evidencia”.

La sicóloga continuó: “Esto no quiere decir que sean terapias patito, quiere decir que en las terapias que están basadas en evidencia usted tiene la certeza de lo que está ofreciendo al paciente funciona y en las otras es al azar”. 

El titular del Issea informó que en 2018 fueron tratadas mil 600 personas con ideación suicida por los servicios estatales. En 2019, para este miércoles 21 de agosto, iban 111 suicidios, por lo que Aguascalientes es una de las entidades con mayor incidencia con 7.2 suicidios por cada 100 mil habitantes. 

Además de las iglesias de todas las religiones y las asociaciones civiles que serán involucradas en esta nueva fase de atención al fenómeno del suicidio en Aguascalientes, el secretario de Gobierno solicitó el apoyo de los medios de comunicación para que mediante sus formatos se pueda reducir la incidencia de la problemática en menos tiempo, de 5 años a un solo año. 

Los medios son tan importantes en este tópico, indicó la investigadora de la UAA, que según sus estudios, un aumento notable de la incidencia entre los años 2014 y 2015 podría ser explicado porque en ese año se transmitió un programa por la radio en el que los sobrevivientes del suicidio, narraban sus experiencias a detalle; un error si se toma en cuenta que las personas con ideación que sufren crisis, son muy propensas a la imitación.

 

The Author

Carlos Olvera Zurita

Carlos Olvera Zurita

Nada, sólo 28 años de vida. Reportero en La Jornada Aguascalientes.

No Comment

¡Participa!