Opinión

Rodrigo y Gabriela, la pasión por el rock y la guitarra / Alegorías Cotidianas

La historia de Rodrigo y Gabriela es el sueño dorado de cualquier músico, vivir por y para la música todos los días sin que nada más se interponga y con una carrera en constante evolución.

Usted se preguntará ¿quiénes son Rodrigo y Gabriela? A lo que podré responder que son dos mexicanos quienes se prometieron vivir sólo de la música y un día pasaron de la calle a los escenarios más reconocidos en el ámbito internacional.

Rodrigo Sánchez y Gabriela Quintero tenían un grupo de rock en los noventa, se llamaba Tierra Ácida, en ese momento histórico de la música en México donde el rock en tu idioma daba a conocer a diferentes bandas y los lanzaba al estrellato, a algunos de ellos, con una sola canción, sin que su banda tuviera esa dicha.

Un día, cansados de no tener éxito, decidieron probar suerte fuera de su país, pero no, no como buscan la mayoría en tierras gringas sino en Europa. 

Sin dominar bien la lengua inglesa se establecieron en Dublín, Irlanda, y sobrevivían de tocar en los tradicionales bares irlandeses llamados pubs, así como en la calle, viajaron a varios países europeos en los que aprendieron otros ritmos de música tradicional como la percusión flamenca y así fue como poco a poco comenzaron a escribir sus propias canciones. Gabriela desarrolló una nueva técnica con la que revolucionó el rock acústico.

Uno de los aficionados que los escuchaba en la calle, el cantante irlandés Damien Rice los invitó a tocar en el festival de música Oxegen y a partir de ese momento dejaron las calles y los bares para consolidarse como la pareja acústica más famosa del rock.

Cuando los jóvenes músicos decidieron cambiar de residencia se prometieron, pese a las circunstancias, sólo vivir de la música como única actividad laboral y no regresar a México. Al tener éxito decidieron volver y llevar su carrera desde aquí, aunque la mayor parte del tiempo la pasan en presentaciones, ante miles de fanáticos, por todo el mundo.

Hasta el momento han lanzado ocho álbumes y Yamaha, la marca más conocida de instrumentos musicales, creó un prototipo de guitarra para que sus canciones suenen mejor y sean embajadores de su marca.

Tocan en los mejores escenarios musicales en el mundo sin que su número de seguidores en México sea de la misma talla que en lo internacional.

En 2016 el documental For those about de rock se presentó en diferentes festivales de cine teniendo como resultado la difusión de estos creadores musicales en México.

En el documental podemos observar la admiración que otros músicos internacionales tiene por su trabajo como lo manifiestan en sus colaboraciones Metallica y Alex Skolnick, entre muchos más.

Estos músicos mexicanos cambiaron las guitarras eléctricas por las acústicas “para viajar ligeros” y su perseverancia y disciplina los coloca entre los grandes solo por seguir su pasión.

Conocemos muchas historias de mexicanos que han triunfado en Estados Unidos, pero no sobrevuelan el Atlántico para conquistar al público más difícil, el europeo.

Imagine usted la fama de estos mexicanos que en 2010 engalanaron una cena en la Casa Blanca nada más y nada menos que para Barack Obama.

A Rodrigo y Gabriela no les preocupa que en México su música no sea tan reconocida como en el resto del mundo, pues creen que su música llega poco a poco a los amantes del rock.

Hace tiempo, la película Guten tag Ramón rompía el paradigma sobre “triunfar” con el sueño americano para arriesgarse en otro continente con un estilo de vida diferente y quizá más diverso. En aquel momento, sin conocer la historia de Rodrigo y Gabriela me parecía que era algo que pocos se habían planteado, pues sólo escuchábamos de Elisa Carrillo, la recién nombrada mejor bailarina del mundo 2019, y Rosa Elvira Sierra, soprano quien canta desde hace más de 30 años con las orquestas europeas.

Lo fascinante de sus historias es que son artistas quienes confiaron en su talento y han logrado sobresalir y crecer por y gracias a su pasión sin ser futbolistas.

En México aún es difícil el vivir del arte y colocarse en un espacio artístico sólo por talento y sin palancas pues, como todos sabemos, es difícil el crecer y hacer carrera.

Hay artistas que se reinventan y continúan sumando éxitos, otros, viven de los éxitos antiguos sin tener nuevas propuestas que trasciendan sólo con la fortuna de no pasar de moda y otros picando piedra logran ser famosos en México sin tener una relevancia internacional, sobre todo que el crear una nueva técnica musical es muy difícil, pero no imposible, pues todas las barreras las han logrado librar Rodrigo y Gabriela.

Si aún no conoce la música de Rodrigo y Gabriela puede buscarla y encontrarla fácilmente, únicamente necesita teclear sus nombres y encontrará listas de reproducción, videos y hasta su documental.

Si no le gusta el rock, no se preocupe, pues su técnica acústica es única y aunque roquera no es escandalosa, por lo que es ideal para trabajar relajado, compartir una charla con amigos o simplemente disfrutar de un gran momento musicalizado.

Además si cree que nunca los ha escuchado, entonces vea la última película de Piratas del Caribe, pues forman parte de la banda sonora.

El documental es fabuloso, le llama a uno la curiosidad pues, hasta el final, podemos deleitarnos de su talento, pero una vez que se les escucha ya no pueden faltar en la lista de reproducción diaria personal.

Lo invito a conocer a Rodrigo y Gabriela, su talento lo envolverá y lo llevará a querer descubrir toda su discografía.

 

Laus Deo

@paulanajber

 

The Author

Paula Nájera

Paula Nájera

No Comment

¡Participa!