Opinión

Transformación, mito y realidad / Opciones y decisiones

En una imagen de gran síntesis, el 1er. Informe de Gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador, ha delineado ya un perfil característico. Que, a partir de este 1º de septiembre, será sometido a un escrupuloso escrutinio tanto de la opinión pública, como de aquellos círculos que ejercen la crítica política y modulan o influyen en la percepción ciudadana sobre el aparato y dinámica gubernamental. Esta evaluación no sólo es saludable y plausible, sino indispensable para el futuro de nuestra Nación. Ensayaré de esbozar esa imagen. 

Caballos y jinetes a la puerta de arranque. A tres semanas de la justa comicial definitoria de la presidencia de la república, se debatía sobre el decisivo apoyo de los jóvenes estudiosos y universitarios, que el entonces asesor externo del equipo económico del candidato de la coalición Juntos Haremos Historia (Morena-PT-PES), Gerardo Esquivel, hizo observaciones al sondeo preelectoral, con este talante (Nota mía. LJA. Fracciones de peso entero. Sábado 09/06, 2018): ¿Si les queda claro que lo que publica el @Reforma hoy no es una encuesta, verdad? Es un sondeo que ni siquiera pondera por tamaño. (…) Y publica dichos resultados: Así Votarían. Por Escolaridad. Universidad o más.- Andrés Manuel López Obrador, 43%; Ricardo Anaya, 17%; y José Antonio Meade, 10%. Por lo que concluye fraseando: Aquí pueden ver los resultados de la última encuesta (esta sí, encuesta) publicada por @Reforma por nivel de escolaridad. Lo que al parecer sí zanjó la brecha de interpretaciones, bajo un enfoque crítico-estadístico. 

Así llegamos a la jornada electoral del pasado 1º de julio de 2018, que marcó el acto soberano emanado de nosotros el pueblo cabe el cual instauramos el mandato originario que asigna nominalmente el ejercicio constitucional en la persona del presidente electo. Tuvimos la oportunidad de elegir entre cuatro alternativas viables de proyecto y personas específicas y una quinta, más simbólica que realizable, el Bronco independiente. 



El triunfo. México eligió al caballero andante que salió triunfante de la justa electoral del pasado 1º de julio, 2018, Andrés Manuel López Obrador parecía reunir el mayor número de características que lo hacen tal, un caballero observante del fuero imaginario de Caballería. (Cfr. Nota mía: LJA. Gala en Palacio. Sábado 01/12, 2018). 

Se atrevió a soñar, quiero ser un gran presidente de México; invocó un intangible que resultó el más preciado, la esperanza, sobre todo para los jóvenes; optó por un cambio radical de cosas sobre y contra el Statu Quo del país, vamos por la Cuarta Transformación de México -sobre la Independencia, la Reforma y la Revolución mexicana, y acompasando sus ilustres protagonistas-. Se reconoce justiciero, se acabarán los privilegios de los que gobiernan y de esa minoría rapaz. Se confiesa de ánimo magnánimo y reconciliador, al pronunciarse por la redistribución de la riqueza sobre todo para los más pobres y desprotegidos. Invoca como prendas más queridas la rectitud moral y la plena honestidad. Promete no ser un jactancioso del poder, no vamos a ser prepotentes. A cualquier divergencia antepone la deliberación en foros y en consultas con la sociedad, ya integró dos consultas -así sean cuestionadas-. Declara su lealtad a las Leyes y al Estado de Derecho. Se levanta como un caballero armado contra la inseguridad y la impunidad, pero muy presto al perdón y a la reconciliación. Incluso para con aquellos que gestaron treinta años de corrupción para México, señalando como su mayor pecado, el haber impuesto las normas fatídicas del Neoliberalismo hegemónico y global (que dicho sea de paso, ni Gorbachov se salvó de este sino, ni Obama en Cuba, ni China hoy, tampoco). 

Finalmente, y esto exhibe su lado romántico, vamos a construir la paz de México, ¡ah! Y el amor, admiro a Jesús y a Ernesto Che Guevara, por eso así nombré a mi hijo menor. Más asimilado a los rasgos emblemáticos del caballero andante, imposible. Razón por la cual, sin mucho devanarse los sesos, podemos decir que simbólicamente es un auténtico Quijote. Su animus y su ánima son quijotescos, ¡he aquí una primer nota de su perfil psicológico! Y actancial, en la política.

La misión de gobierno que definió el presidente Andrés Manuel López Obrador consiste en la pretensión de una Cuarta Transformación de la república mexicana. (Ver: Nota mía. LJA. Leyenda del Hombre mono. Sábado 13/07, 2019). Meta estratégica de su Administración que habrá de cristalizarse como un cambio integral de Régimen de Gobierno (aclarando que éste ocupa el cuarto lugar como figura del orden constitucional bajo su forma de Estado dominante) que, en los hechos, parece modelarse de modo fáctico y operativo en un EstadoBenefactor, de esquemas universales para el Desarrollo Social (= modalidad Social Demócrata de los años 70’s); abrazando en materia de seguridad pública, un modelo de Seguridad Ciudadana desde mandos centrales – inherentes a la Guardia Nacional-,que opera bajo una jerarquía vertical y centralizada –ad modum militari-. 

Por su importancia y pertinencia, recordemos esos cuatro niveles, a partir de la Forma de Estado.- Ya he afirmado que, en términos de la Constitución del Estado mexicano, la pretendida 4ª Transformación viene sólo en cuarto término, que es el Régimen de Gobierno y corresponde al modo fáctico u operativo de cómo la Administración Pública, puede adquirir diversas modalidades: ya sea mediante un Estado Benefactor, de Pleno Empleo, o de esquemas universales para el Desarrollo Social; de Seguridad Ciudadana con mandos centrales; o bien régimen centralista, federalista, de participación mixta, o concurrente de los estados y municipios, con subordinación al régimen tributario central y, por tanto, de cesión de Participaciones Federales; o bien, mediante predominio autoritario, de participación social. 

Si atendemos a esta categorización básica, es obvio que el gobierno que define el presidente Andrés Manuel López Obrador, con todo y su pretensión de la Cuarta Transformación, no toca en absoluto la primer nota de (1er. Nivel) Forma de Estado. México seguirá siendo un país nacional capitalista dependiente de la hegemonía global de los países Centrales, y de economía emergente -hasta el día de hoy- con errático empuje. (2º Nivel) El Tipo de Estado es constitucionalmente de Poder Tripartito (Ejecutivo, Legislativo y Judicial); más, (3er. Nivel) la Figura de Gobierno es democrático, representativo y Federal. Y, el 4º Nivel, efectivamente, es la modalidad de Régimen de Gobierno: la cual puede adquirir un cariz Presidencialista, de Administración hacendaria centralizada, con participación fiscal bajo las asignaciones presupuestales desde la Hacienda Pública y de inversión Federal; esquema que implica la concurrencia de los estados miembros de la Unión y con anclaje en el Municipio –libre y régimen colegiado/Regidores-. 

Derivado de esta estructura de Ley, en sentido alternativo viene la gobernanza desde Lo Local, que propone o persigue “políticas verdes” o medio-ambientales, el ordenamiento a Políticas de Género, la prioridad a Grupos Vulnerables, etc. Ámbito de competencia de los gobiernos estatales y municipales, integrantes del pacto federal, pero que ejercen su funciones exactamente desde Lo Local. 

¿En qué se tradujo la acción política durante estos nueve meses de ejercicio constitucional, para cumplir esa misión? 

Comenzó desde el Congreso de la Unión, al emitir la Ley de Ingresos de la Federación y su correspondiente Presupuesto de Egresos 2019, la instrumentación y aplicación del Presupuesto, desde mi punto de vista, y dicho en breve, lo que el Dr. Gerardo Esquivel inició como un rediseño institucional del Presupuesto, con el objeto de hacer viable la asignación diversa del Financiamiento gubernamental, el Secretario Carlos Urzúa lo amplió y lo acometió como un ejercicio a fondo no tan sólo de Recorte-Presupuestal (downsizing), sino de una auténtica Re-estructuración -en acto- de cuanta unidad orgánica al alcance le fuera saltando, y de la cual pudiera sustraer partidas -algunas menores, otras jugosas-, para ser destinadas a otros fines de inversión o gasto. (Nota mía: LJA. Al modo de una perestroika. Sábado 29/06, 2019). 

Intervención que se convirtió en una decisión de atracción exclusiva al seno de la Secretaría de Hacienda, SHCP, en la persona del Secretario Carlos Manuel Urzúa Macías, quien se hizo vocero del presidente tanto de la explicación como de un ejercicio implacable, no tan sólo del Re-corte (downsizing) presupuestal con incidencia en varias dependencias clave, sino que se amplió en un macro-ejercicio de Re-estructuración (al modo de una Perestroika), tanto de dependencias como de Institutos desconcentrados, más programas y proyectos estratégicos de gobierno, con vocación explícita en la vertiente del Desarrollo Social (Salud, Educación, Cultura, Deporte, Protección Ambiental. Del Trabajo, de las Prestaciones Sociales, etc.). 

Entramos en el paisaje de un mundo surrealista del México en transformación. Que me ha venido evocando una imagen simbólica que saltaba de la caballería andante, a otra galaxia imaginaria más cercana a la de aquella jungla, en la que imperaba el orden del Hombre Mono. Tarzán. En este escenario fantástico, el secretario de Hacienda personificaba, para mí, al semi-salvaje instruido, fortachón casi desnudo, capaz de habitar en el bosque y realizar impresionantes trayectos, a gran velocidad y por debajo de las copas de los gigantescos árboles, con el objeto de podar ramas que obstaculizaban y lianas/dependencias parásitas, todo con el objeto de optimizar la salud del bosque; acometiendo ésta su encomienda con gran garbo, valentía y determinación, viajaba de liana en liana a una velocidad de vértigo, propinando certeros mandobles de machete a esas ramas o lianas parásitas, que a su inexorable tránsito caían ruidosamente al piso oscuro y húmedo del bosque, para ser pasto de la flora y la fauna, ya sea simbiótica o parásita, que habían de tragar esos residuos organizacionales inútiles y verdaderas plagas para los habitantes de las forestas y su entorno. Así se convirtió en un poder reductor de cabezas y achicante de estructuras. 

Reduccionismo que, mutatis mutandis, puede convertirse en una especie de “balcanización” de los gobiernos locales, como segregación discriminada del nivel central, debido a los retos que a querer o no se tienen que sortear desde Lo Local. Balcanización política interna a Morena que ya mostró sus colmillos parlamentarios. Y aquello de la “cartilla moral”, bajo un enfoque de preceptiva moral en manos de agentes pastorales evangélicos ha clausurado la posibilidad de diálogo plural con iglesias como la Católica y otras denominaciones de gran peso histórico; el sueño de renovación moral de México ha quedado en entredicho.

 

franvier2013@gmail.com 

The Author

Francisco Javier Chávez Santillán

Francisco Javier Chávez Santillán

No Comment

¡Participa!