PolíticaPortada

Cifras del Inegi y Banco de México apuntan a variaciones del PIB a la baja

  • La inversión no está fluyendo: Colegio de Economistas de Aguascalientes
  • La economía se está deteniendo al ser negativos todos los indicadores

 

 

El Colegio de Economistas de Aguascalientes realizó una comparativa de los dos sexenios anteriores al de Andrés Manuel López Obrador, con base en datos oficiales del Banco de México y del Inegi a fin de cotejar la situación económica del país.



El presidente del Colegio, Jael Pérez Sánchez, presentó el comparativo de la actual administración presidencial en relación con los dos sexenios pasados y con la variación porcentual anual del Producto Interno Bruto (PIB) de los dos primeros trimestres de cada periodo: 2007, 2013 y el actual 2019.

En el primer trimestre, la administración de Felipe Calderón Hinojosa tuvo una variación del 5.6 por ciento y el segundo trimestre del 4.2 por ciento. En el sexenio de Enrique Peña Nieto se obtuvo una variación porcentual del 4.8 en su primer trimestre y 4.0 en el segundo. En el caso de López Obrador la variación para el primero fue de 1.2 por ciento y del segundo del -0.8 por ciento del PIB.

Al desagregar estas cifras, respecto a la actividad industrial -una parte de la totalidad de la economía- los porcentajes para el 2019 también aparecen negativos en contraste con los sexenios anteriores, a excepción de marzo donde se registra en cero.

“No tenemos ninguna cifra positiva”, observó el economista al destacar que en cuanto a la variación porcentual anual de la inversión fija bruta, que se refiere a la inversión utilizada para el proceso productivo de bienes y servicios, los porcentajes que se reflejan son similares al anterior, ya que la única cifra positiva se detecta en enero con 1.59 por ciento; los siguientes meses son negativas y en decrecimiento: “Una de las tareas más grandes del actual gobierno era en general certidumbre y confianza en los inversionistas, y a pesar de que se dice que está fluyendo la inversión aquí tenemos estas cifras…como pueden ver, la inversión no está fluyendo, se está deteniendo, tenemos variaciones negativas”.

Destacó como una buena noticia el hecho de que el consumo privado en el interior, en relación con el consumo de las familias y las empresas, todavía no muestra variaciones porcentuales negativas; sin embargo, al comparar las cifras con los dos sexenios anteriores, este rubro tampoco sale mejor librado, pues también son mayores.

En cuanto a la variación porcentual anual del indicador global de la actividad económica, que muestra cómo se está aportando a la economía real y hacia dónde va su tendencia, se destaca que en segundo trimestre de actual sexenio se presentan también cifras negativas del -1.45, -0.37 y -0.90, según datos del Inegi.

“Todos los indicadores apuntan a que la economía se está deteniendo y da cuenta clara que además comienza a ser negativo en todos los indicadores”, subrayó el presidente de Colegio.

En cuanto a las remesas, una aspecto que el presidente destacó en su primer informe de gobierno, el ingreso también es menor comparando con los dos sexenios anteriores, ya que comenzó en enero del 2019 con 5.83 y fue disminuyendo hasta llegar en junio al -0.69, lo que significa que no están creciendo ni siquiera en la misma medida que en los primeros meses de la actual administración federal.

A decir del Colegio de Economistas de Aguascalientes, un país no se debe de alegrar cuando sus remesas son grandes, a pesar de que muchos municipios viven del ingreso del dinero del extranjero, ya que significan la incompetencia de un gobierno de aprovechar el talento nacional.

En cuanto a la desocupación, resultaron muy similares las del 2006 y 2019, aunque en este sexenio del primer al segundo trimestre la tasa de desocupación subió del 3.4 al 3.5 por ciento. En cuanto a la tasa de ocupación parcial y desocupación, que se trata del porcentaje de la población económicamente activa que se encuentra desocupada más la ocupación que trabajó menos de 15 horas en las semanas de referencia, también subió del 9 al 9.8 por ciento.

“El mercado laboral va a empezar a resentir la baja del dinamismo económico del primer semestre del 2019”, señaló Jael Pérez, al destacar como importante esperar a conocer las cifras de julio y agosto, aunque consideró que habrá de comenzar a sentirse realmente en septiembre.

El profesionista lamentó que las cifras que se manejan de manera oficial por parte del presidente de la República no tomen en cuenta los datos de instituciones serias como el Inegi y el Banco de México, ya que se deja de lado la realidad: “Los datos apuntan hacia otro lado de lo que apunta el discurso del presidente”.

 

The Author

Claudia Rodríguez Loera

Claudia Rodríguez Loera

Reportera en La Jornada Aguascalientes.

No Comment

¡Participa!