Local

Diariamente se supervisan hasta 25 lugares que fueron utilizados como picaderos en Aguascalientes

  • No puede irrumpir la policía en viviendas particulares donde se vende y consume droga 
  • Vecinos impiden que se utilicen casas abandonadas para consumir drogas

 

Inmuebles abandonados o terrenos baldíos utilizados como sitios para el consumo de drogas, también llamados picaderos, son desmantelados, no así las casas habitación donde se vende y se consume droga, esto al no poderse violentar la autonomía del domicilio, informó el secretario de Seguridad Pública del Municipio de Aguascalientes, Antonio Martínez Romo.

Apuntó que diariamente se revisan entre diez y 25 lugares que fueron utilizados como picaderos, a fin de que no vuelvan a reincidir en el uso para estos fines y ante la denuncia ciudadana acuden de inmediato, aunque en el caso de las viviendas particulares es otra la situación.

“Siguiendo los lugares que ya conocemos, normalmente revisamos de 20 a 25 lugares al día para evitar que vuelvan a ser utilizados, son supervisiones que generamos”, señaló el funcionario, además de reconocer que en muchas ocasiones son los propios vecinos quienes previenen que los espacios se utilicen para consumir estupefacientes y se organizan para bloquear la entrada o se ponen en contacto con los propietarios de los inmuebles abandonados para que hagan lo propio.

Son los llamados “comités del buen orden” los que se organizan ya sea para denunciar la utilización de estos espacios por algunas personas para drogarse e implementar medidas preventivas, ya que les representan un problema de inseguridad en su colonia o fraccionamiento, detalló Martínez Romo.

Reconoció que esta situación se presenta más comúnmente en el oriente y sur de la ciudad de Aguascalientes, sin descartar que puede suceder en cualquier punto de Aguascalientes donde hay viviendas abandonadas.

En cuanto a los domicilios particulares en donde se vende y se consume cannabis, metanfetamina y cocaína, lo que se consume más comúnmente en la ciudad, aseguró el secretario que no se demanda otro tipo de drogas duras, expuso: “Hay muchos domicilios que son particulares que permiten el acceso a este tipo de personas y que difícilmente nosotros como corporación podemos entrar (…) por no violentar el lugar por el tema de los derechos humanos”.

 

The Author

Claudia Rodríguez Loera

Claudia Rodríguez Loera

Reportera en La Jornada Aguascalientes.

No Comment

¡Participa!