Opinión

El ataque de los drones: Arabia Saudita vs Irán / Taktika

Abqaiq, Arabia Saudita. 14 de septiembre de 2019. La decena de drones iraníes, extraña amalgama entre un frisbee y una mantarraya, se acercan sigilosos a las instalaciones petroleras de Aramco. En cuestión de minutos, una enorme bola de fuego y humo envuelve a la factoría, la cual es producto del ataque aéreo. Una escena similar se repite en Khurais, uno de los mayores campos de hidrocarburos del mundo.

Inmediatamente, los rebeldes hutíes de Yemen claman victoria. Sin embargo, alguien no se chupa el dedo. Ese alguien es el secretario de Estado, Mike Pompeo -quien, debido a su descomunal trasero es apodado como el “manatí perverso”-. El diplomático estadounidense afirma: “Teherán está cien por ciento detrás de los ataques contra Arabia Saudita mientras que (el presidente Hasán) Rohaní y (el ministro de Asuntos Exteriores Mohamad Yavad) Zarif pretenden jugar a la diplomacia”.

Las escenas arriba descritas sirven como prólogo al presente artículo el cual pretende analizar y explicar por los movimientos diplomáticos y militares realizados por los actores regionales -Arabia Saudita, Irán e Israel- así como las potencias exógenas -los Estados Unidos y la Federación Rusa- respecto a la crisis provocada por el ataque a las instalaciones petroleras sauditas.

Desde 1945, Arabia Saudita tiene una alianza estratégica con la Unión Americana. Esta sociedad ha tenido sus momentos álgidos -el apoyo conjunto a los guerrilleros musulmanes durante la invasión soviética en Afganistán (1979-1989) y, en 1990, el envío de 500 mil soldados estadounidense para proteger al reino de la amenaza de Saddam Hussein de Irak-.

Sin embargo, también hay experimentado la bajamar: el maridaje Washington-Riad cayó en un socavón tras los atentados terroristas del 11 de septiembre de 2001 -15 de los terroristas eran de origen saudita-. Ulteriormente, la guerra en Siria abrió otra fractura: para los sauditas, Barack Obama era un tipo carente de las agallas necesarias para enfrentar al presidente de Rusia, Vladimir Putin, principal valedor del dirigente de Siria, Bashar al-Assad.

En 2017, la llegada de Donald Trump al poder renovó la unión estadounidense-saudí: los sauditas incrementaron sus compras de armamento y otorgaron generosos donativos a la fundación de la hija de Trump, Ivanka. A cambio, el energúmeno neoyorquino suavizó sus críticas y se hizo de la vista gorda ante el asesinato del periodista Jamal Khashoggi. 

Por su parte, Irán, debido a la experiencia histórica del golpe de Estado de 1953 -inspirado por los británicos, pero ejecutado por los estadounidenses- contra el Dr. Mohammed Mosaddeq y la Revolución Islámica de febrero de 1979, liderada por el clérigo chiita ayatolá Ruhollah Jomeini, considera que los Estados Unidos, el “Gran Satán”, es su enemigo existencial y que los dos “pequeños Satanes” -Israel y el Reino Unido- son sus acólitos.

Más todavía, en mayo de 2018, Donald Trump anunció la retirada del Plan de Acción Conjunto y Completo -un acuerdo negociado por su predecesor, Barack Obama-. Este designio evitó que Irán desplegara armas nucleares. A cambio, los europeos levantaron las sanciones económicas contra Irán. Mientras tanto, la Unión Americana no impuso más penas a Irán. 

A la enemistad de Irán con los Estados Unidos e Israel, se agrega lo siguiente: la casa gobernante de Arabia Saudita -los Saud, de la vertiente islámica sunita y quienes se consideran los guardianes de los lugares sagrados por los musulmanes, la Meca y Medina-, considera a los iraníes -de mayoría chiita- como herejes. A esta animadversión provocada por la cuestión religiosa se aúnan intereses geopolíticos: los iraníes apoyan a: Hezbolá, en El Líbano; Bachar al-Asad, en Siria; a diversas facciones chiitas en Irak; y a los insurgentes hutíes, en Yemen.

Los iraníes, en específico la Fuerza Quds de la Guardia Revolucionaria Islámica, han empleado drones -aviones no tripulados- para atacar en meses recientes a la industria petrolera de Arabia Saudita. Asimismo, a finales de agosto de 2019, pretendieron utilizar este tipo de aeronaves en contra de Israel, pero fueron frustrados por la Fuerza Aérea israelí1

En represalia por el presunto apoyo de Israel a los sauditas, tal y como se narra al principio de esta colaboración, drones atacaron las instalaciones petroleras de Abqaiq y Khurais. Si bien los rebeldes hutíes en Yemen reclamaron la autoría del ataque, la inteligencia militar de Irak sostuvo que había sido obra de las milicias pro-iraníes en Irak.

Para los militares iraquíes esto tuvo un doble objetivo: “Enviar un mensaje de Irán a los Estados Unidos y sus aliados de que, mientras que Irán esté bajo sitio, nadie tendrá estabilidad en la región”. Asimismo, “tomar revancha por los ataques israelíes con drones contra las milicias pro-iraníes en Siria”2.

El escribano concluye: el ataque de Irán contra las instalaciones petroleras de Arabia Saudita probablemente desestabilice al Medio Oriente porque los sauditas no se quedarán con los brazos cruzados ante tamaña afrenta; Donald Trump debe sopesar muy bien cuál será el apoyo que los Estados Unidos proporcionarán a una posible acción de represalia saudita; el futuro del petro-dólar también está en juego; Israel proporcionará, de una manera u otra, soporte a los sauditas; la pugna entre conservadores, dirigidos por el líder supremo Alí Jamenei, y los moderados, conducidos por el presidente Hasán Rohaní, serán influida por las represalias sauditas contra Irán; y, finalmente, Vladimir Putin pretende sacar raja porque inmediatamente ofreció la venta de los misiles antiaéreos S-400 de fabricación rusa a los sauditas porque “esos tipos de sistemas son capaces de defender cualquier tipo de infraestructura en Arabia Saudita de cualquier ataque”3.

Aide-Mémoire.- El primer ministro del Reino Unido, Boris Johnson, se juega su destino político en la Suprema Corte de Justicia, porque podría haberle mentido a la reina de Inglaterra, Isabel II, y haber cometido un acto ilegal al ordenar el receso del Parlamento.

 

1.- IDF names Iranian general as mastermind of thwarted drone attack plot https://bit.ly/2Zx04de 

2.- Exclusive: Iranian drones launched from Iraq carried out attacks on Saudi oil plants https://bit.ly/2lPXy3M 

3.- Putin to Saudi Arabia: Our air defenses can protect you, like they do Turkey and Iran https://bit.ly/2kMSj4J 

 

 

The Author

Soren de Velasco Galván

Soren de Velasco Galván

No Comment

¡Participa!