Sociedad y Justicia

Grave contaminación del Río San Pedro se filtra al acuífero en Aguascalientes

  • Cerca del 96 por ciento de descargas de aguas residuales y crudas que se generan en el estado se descargan en esta cuenca
  • A lo largo de las administraciones, las autoridades no han hecho nada por resolver este grave problema que pone en riesgo la salud e incluso la vida de la población 

 

 

Aguascalientes padece un grave problema de contaminación del agua, específicamente en la cuenca del Río San Pedro, que afecta directamente el subsuelo y se filtra hacia el acuífero del que se extrae el vital líquido que abastece todo el valle; el ingeniero geólogo, Arturo Sotelo Rodríguez, quien ha dedicado varios estudios al tema, apuntó que es urgente que se atienda, ya que el estado ocupa el primer lugar en el ámbito nacional de personas con problemas renales, patología íntimamente ligada a esta situación.

“Yo quiero saber qué familia no tiene un conocido, un pariente, un amigo, que esté directamente vinculado con un problema renal; todo mundo y qué hacen las autoridades, es lo que yo les pregunto, a la Secretaría del Medio Ambiente, municipal y estatal, qué hacen; por qué no cumplen con su responsabilidad”, cuestionó el integrante del Colegio de Geólogos en el estado.

Recalcó que actualmente cerca del 96 por ciento de los desechos orgánicos que se producen en la ciudad se descargan en el Río San Pedro, así como el 90 por ciento de desechos industriales y mineros, lo que traduce en cerca de 120 millones de metros cúbicos anuales de aguas residuales y crudas generadas por los diversos sectores del estado: “O sea que el cauce del Río San Pedro lleva porquería y media; lleva minerales de todo tipo, lleva cadmio, lleva arsénico, lleva plomo, en fin, una bola de porquerías y a parte le añadimos los desechos orgánicos biológicos, es terrible el problema de contaminación”.

Esta cuenca constituye el sistema hidrológico más importante del estado; representa un escurrimiento medio anual de 208 millones de metros, es el principal colector de la precipitación pluvial y de las aguas residuales y tratadas que produce la entidad, ya que históricamente se han sido vertidos desechos domésticos, industriales y agropecuarios a esta cuenca, cuyas descargas derivan principalmente en la presa de El Niágara, lo cual mermaría el problema, de no ser porque el cauce del Río San Pedro presenta una serie de fallas y fracturas recientes y que permanecen activas. “Yo calculo que cuando menos un 40 por ciento de toda esa porquería que va a parar al cauce del Río San Pedro va a los mantos acuíferos”, resaltó Sotelo Rodríguez.

Enfatizó que a esto se suma el que de manera clandestina se realicen por lo menos 350 descargas a lo largo de este cauce, que provienen de la industria, fraccionamientos aledaños y de otro tipo, ante las cuales no ha habido acciones de la autoridad competente para frenarlas: “El problema es gravísimo, yo pienso que hasta a nivel internacional lo tenemos que denunciar porque a las autoridades les vale”.

El ingeniero geólogo aseguró que hay alternativas que pudieran estarse implementando para hacer frente al problema, como lo es desviar el cauce del río en aquellos puntos donde se tienen detectadas fracturas por las que se filtra el líquido al acuífero, lo cual dijo, no implicaría un alto costo ni largos periodos para su ejecución; en periodo de estiaje se trabaja con retroexcavadoras para perforaciones de cuando menos 100 metros que, estimó, no implicarían un costo mayor al medio millón de pesos: “Es lo que se gasta un diputado en una borrachera, es lo que se gasta un senador en sus despedidas de año nuevo, y aquí no se pueden desviar 500 mil pesos, con las consecuentes consecuencias de salud y de vida inclusive de la misma gente”.

Subrayó que con la escasez de agua que desde hace varios años se padece en Aguascalientes, no se puede dejar más de lado el problema de contaminación que impera hacia el subsuelo, ya que menos se podrá garantizar su abastecimiento; lo que se extrae actualmente de los acuíferos son aguas fósiles, pero aseguró que en 15 años ni con esa calidad se podrá disponer de líquido, ante lo cual no ha habido una actuación contundente de parte de los gobiernos, desde pasadas administraciones y por la actual.

Arturo Sotelo Rodríguez compartió entre los datos que arrojó su última investigación en el tema, cuyos resultados compartió a las instancias competentes en marzo pasado, que en concentraciones por minerales pesados el 5 por ciento de las muestras de agua presentaron niveles de mercurio y cromo mayores a los límites permitidos; más del 90 por ciento presentaron concentraciones de aluminio superiores a los valores típicos admitidos, por lo que en correspondencia con los datos observados de tóxicos orgánicos y metales pesados, más del 96 por ciento de las muestras presentó toxicidad aguda.

Los principales problemas de contaminación por metales pesados en el suelo y sedimentos del cauce se deben a la presencia de mercurio, arsénico, zinc y cobre, para los cuales más del 50 por ciento de las muestras analizadas presentaron valores superiores a los límites permitidos.

El ingeniero geólogo puntualizó que la selección de los sitios de muestreo se realizó en colaboración con el Instituto del Medio Ambiente del Estado, el entonces Instituto del Agua, la delegación de Conagua y los organismos operadores del agua. Se establecieron 73 sitios de colecta a lo largo del cauce del Río San Pedro, considerando factores topográficos, geográficos e hidrológicos, además de puntos relevantes de descarga de contaminantes; mientras que en la presa El Niágara, que es el colector final del río, se seleccionaron siete estaciones de colecta.

 

The Author

Adriana García Campos

Adriana García Campos

Reportera en La Jornada Aguascalientes.

No Comment

¡Participa!