Opinión

Imágenes de Aguascalientes

He aquí un signo de la descomposición que sufre la convivencia ciudadana; un gesto casi inocente, casi indoloro; casi ni quién se fije: un vehículo estacionado en sentido contrario, obstruyendo una esquina, al igual que el otro automotor.

Que yo recuerde, no hace mucho tiempo las esquinas eran sagradas, y salvo excepciones, estaban libres, descubiertas, y su invasión era causa de multa fulminante. Hoy no es así, y por todas partes encontramos escenas como ésta, en la esquina de Sierra de la Canela y Monte Everest, fraccionamiento Bosques del Prado Norte, una urbanización que experimenta un grave proceso de degradación urbana… como otras zonas de la ciudad.

La prohibición no era, no es, caprichosa, y obedecía a dos razones principales: en primer lugar, dejar vía libre al peatón, que es, o era, el rey de la calle. La segunda razón no era, es, menos importante: la esquina debe estar libre para no obstruir la visión del conductor que llega a un crucero y va a atravesarlo. Llevada el asunto al extremo, la obstrucción de visibilidad incrementa el riesgo de choques.



¿Por qué hacemos cosas así; estas y muchas otras? La razón es muy simple, escalofriante y brutal -disculpe el tono fársico-: lo hacemos porque podemos; porque no hay nada, ni conciencia cívica personal, ni autoridad, que lo impida. Total: ¿qué tanto es tantito? Jaque mate al peatón… Y a la esquina. (Felicitaciones, ampliaciones para esta columna, sugerencias y hasta quejas, diríjalas a carlos.cronista.aguascalientes@gmail.com).

 

The Author

Carlos Reyes Sahagún

Carlos Reyes Sahagún

7 Comments

  1. Samuel Federico Romero Cordova
    29/09/2019 at 11:54 — Responder

    Excelente que se empiecen a exponer este tipo de arbitrariedades, por favor darse la vuelta por COLOSIO esquina con el DAIRY QUEEN, para que vean lo que sucede a todas horas, la degradacion y violacion a las normas de transito estan a todo lo que da y las autoridades durmiendo, ademas degradacion a la vista, colosio lleno de cantinas, que apestan

  2. Julio Castillo
    30/09/2019 at 07:54 — Responder

    No vivo en el Municipio de Aguascalientes, pero hace poco, la mayoría reeligió a Teresa Jiménez. Supongo que estarán satisfechos con su trabajo o no les importa.

  3. HECTOR PORRAS
    30/09/2019 at 07:56 — Responder

    Hola que se puede esperar si hasta las mismas autoridades lo hacen

  4. Guillermo
    30/09/2019 at 09:09 — Responder

    Te Felicito, por hacer esta nota periodística. Y es verdad lo que comentas, no hay educación vial. La ley de transito en Aguascalientes está establecido que la misma autoridad municipal tiene la obligación de dar cursos de tránsito. Me pregunto ¿esta haciendo su obligación? NO. Entonces, ¿Pará qué está? Está haciendo muy mal su trabajo.

  5. Ari
    30/09/2019 at 12:36 — Responder

    Disculpe usted, pero esa falta al reglamento de tránsito es una de tantas, las más común que yo he observado desde que llegué a la ciudad, ya unos 6 años es pasarse el semáforo en rojo, usar el segundo carril para dar vuelta aunque solo este 1 carril diseñado para eso, la circulación en calles en sentido contrario es algo común diariamente, al cabo nada pasa… Y no es que otras ciudades no vivan este problema, pero es la primera vez que me toca estar en un lugar donde diariamente vez mínimo 3 casos de los mencionados anteriormente.

  6. Ignacio Rangel Cáceres
    30/09/2019 at 16:22 — Responder

    Desgraciadamente así es la realidad, gente con poca cultura vial y falta de respeto hacia los demás les vale estacionarse en donde quiera, pasarse los altos, tirar basura en la vía pública, cuando van tragando en su vehículo y en fin muchas barbaridades más. Y la mayoría es gente de otros estados que llegan a aguas, y quieren vivir como en el arrabal de donde salieron.

    • Para que
      30/09/2019 at 17:05 — Responder

      A la frase por que hacen eso !!! Por que puedo!!! Le agregaria Por que me dejan , las autoridades deben y puede hacer algo. Si se inventaron la famosa foto multa apoco esa imagen no es evidences para que se imponga una multa.

¡Participa!