Economía

ISR a ventas por catálogo pondrá piso parejo entre comerciantes formales e informales

  • Medida no deberá causar preocupación al ser una operación sencilla
  • Vendedora duda sobre el beneficio directo que les traerá.

 

Para Alberto Aldape Barrios, director del Centro de Investigación del Desarrollo Empresarial de Aguascalientes (CIDE), no será complicado para quienes venden productos a través de catálogo cubrir el Impuesto Sobre la Renta (ISR) que ahora propone la Secretaría de Hacienda y Crédito Público en el Proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación (PPEF) 2020.

Externó que esta medida es con el objetivo de su regularizar una actividad comercial y a generar “piso parejo” entre los comerciantes formales y quienes, desde su casa, sin pago de derecho de piso y sin contribuir a la hacienda pública, están generando ingresos; aunque consideró que no deberá provocar preocupación pues la operación será sencilla, ya que al momento de la venta del artículo seleccionado del catálogo, la diferencia del costo y el precio final previsto causarán una tasa de impuesto que tendrá que cubrirse en la misma operación.

El economista avaló esta medida tendiente a que los vendedores por catálogo ahora tendrán que tributar, ya que su incorporación a la formalidad permitirá ampliar la base de contribuyentes y quizá repercuta en precios finales, pero finalmente este tipo de comercio va al alza y consideró que debe ser regulado.

“Todos conocemos o le hemos comprado a algún vendedor por catálogo, pero nadie sabe cuántos son y cuál es el volumen de mercancía que mueven y el impacto económico que tienen (…) en ambos casos el objetivo es el mismo, hacer negocio, generar un ingreso para la vida cotidiana personal o de la familia, pero unos cumplen con todas las de la ley y los otros no, lo cual ahora se regularizará con la ventaja, además, de que será sin complicaciones”.

Desde el punto de vista de quienes logran allegarse de alguna percepción a través de ventas de productos por catálogo, esta medida puede traer como consecuencia que al verse incrementados los precios de los productos, aunque el ISR lo pague directamente la empresa, dificultaría colocarlos de igual modo a como lo hacen actualmente.

Rosa López, quien vende productos por catálogo hasta de tres empresas distintas, explicó que los ingresos que percibe no siempre son en la misma cantidad y dado que los pagos son en abonos, los clientes a veces no finiquitan el total de la venta, por lo que dudó que esta medida le vaya a traer algún beneficio de manera directa.

 

The Author

Claudia Rodríguez Loera

Claudia Rodríguez Loera

Reportera en La Jornada Aguascalientes.

No Comment

¡Participa!