Opinión

La 4aT, y sigue la mata dando: Interjet, presupuesto 2020, educación, INEHRM / Bravuconadas

El morenismo empoderado, desde la cima de su éxito electoral decidió con el panorama que observó, cambiar todo lo visible en el ámbito del quehacer público, ya fuera desde el ámbito legislativo o desde la operación de la administración pública federal. Tal vez, en algunos casos se encontró con las molestas leyes que de repente han identificado en su paso, pero ahí tienen sus mayorías en las cámaras de Diputados o en la de Senadores, y pronto se despeja el camino. El plan es el que representa el presidente López, mismo que no se sale un ápice de su ruta electorera, a pesar de que ya tiene casi 10 meses en la cúspide poder político del país. En sentido estricto, ya debería estar construyendo su proyecto de nación alternativa, entendiendo ello como el propósito positivo de lo que los morenistas llaman el “cambio verdadero”. Pero de construcción, nada, parece que su primera etapa, justo corresponde a la acción contraria: a la destrucción de las instituciones del México que ganaron electoralmente en el 2018. Triste y preocupante.

Después del gambito que nos ofreció el presidente en la ceremonia del Grito de Independencia, sobrio, institucional, hasta patriótico, el 15 de septiembre, al día siguiente las aguas del morenaje regresaron a sus cauces. Los caprichos de los nuevos dueños del poder político del país, dispusieron de un desfile estructurado caprichosamente en la lógica de sus estrechas entendederas. Acomodaron la historia a la lógica de su propaganda, usaron a las fuerzas armadas y a los beneficiarios de los nuevos programas del gobierno moreno, para ratificar su poder. El pueblo, urgido de distracción, todo aplaudió.

Aquí empieza la semana. Sobre ese despliegue artificioso del momento de conmemoración del movimiento de Independencia nacional, una piloto de Interjet, en su cuenta de Twitter, de una manera impensada sugiere “soltar una bomba” sobre el zócalo capitalino. Torpe ocurrencia, y costosa para su autora. El morenismo en pleno la acabó: “terrorista”, “genocida”, y otros epítetos por el estilo. Ese mismo martes 17 pasado, el presidente anuncia con bombos y platillos la Ley de Amnistía, que el Congreso aprobaría para su promulgación y que ofrecía la liberación de aquellos presos por delitos menores, los que actuaron sin violencia, “por necesidad”, inclusive, narcomenudistas, ladrones, asaltantes, etcétera. Para ello requiere el aval de los estados, ya que prácticamente el 90% de esos delitos son de fuero común. A propósito, Aguascalientes va. A la empleada de Interjet, no le ajustaron los efectos de la amnistía y ha pagado caro su ejercicio a la libertad de expresión.

Pasados los efectos del Grito y de la parada cívico-militar del 16 de septiembre, la opinión pública retomó el importante tema del presupuesto del 2020. La organización México Evalúa, retomó un artículo de Edna Jaime de el periódico El Financiero, del viernes 13 de septiembre, titulado “¿Nos preocupamos?”, donde hace mención de una serie de factores que destaca como centralmente preocupantes del presupuesto federal 2020. Primero, la meta de crecimiento del 2% anual para ese año. Prácticamente todos los pronósticos lo ponen en entredicho, y se ajustan casi a la mitad, y repercute en la recaudación, tanto del IVA como del ISR, y esto es fundamental para el fondeo del propio presupuesto. Segundo, el gasto de inversión en infraestructura. Los ejemplos que nos ofrece Jaime a partir del proyecto presupuestal, nos indica una caída en la inversión al tema agua de 35% y a salud en un 5%. Tercero, el énfasis va en el apoyo a la política social y al talón de Aquiles de la 4aT, la seguridad pública. Cuarto ¿y los subejercicios? En 2019, este rubro alcanzó los 200 mil millones de pesos, y todos sabemos cómo ha impactado en la calidad de vida de los mexicanos. Y quinto, será de lo más importante que se aclare y defina los criterios generales de la austeridad, sus significados y alcances, que nos permitan a los mexicanos entender, y en su caso comprenderla para estar en posibilidad consciente de asumirla.

Señala, Edna Jaime, que de “cada 100 pesos que gastará el gobierno federal en Infraestructura, 50 son para Pemex, 3 para salud, 2 para educación y sólo 4 centavos para agua”. Grave, ¿no?

Pero la historia de la semana no acaba ahí, en esta misma semana que concluyó, los diputados discutieron, por llamar de alguna manera a lo sucedido en la Cámara de Diputados, acerca de las leyes secundarias de la contrarreforma educativa del nuevo régimen morenista. La CNTE regresó por sus fueros, y en su clásica forma porril de hacer política, tomaron el Palacio de San Lázaro y coaccionaron a los diputados de la oposición a sumarse a la aprobación de una serie de dictámenes de las iniciativas que les entregaron con un par de horas de anticipación. Así regresó a manos de los sindicatos la asignación de las plazas docentes, con el consabido clientelismo y corrupción sindical; se eliminaron las evaluaciones para la calidad educativa; y el pase automático de las normales al servicio docente. Sólo tres muestras de la “nueva escuela mexicana”. López al servicio de la CNTE.

La educación es la base para la vigencia de toda nación que se precie de serlo, que aspire a liderar y proponer algo al mundo del que forma parte. Calidad en sus programas, suficiencia en sus recursos, docentes preparados y comprometidos, todo esto deberá esperar un mejor momento para su realización. La 4aT no lo tiene contemplado ahora.

Finalmente, y a manera de corolario, las declaraciones del Director General del Instituto Nacional de Estudios Históricos de la Revolución Mexicana, INEHRM, Pedro Salmerón que, al referirse a los integrantes de la Liga 23 de Septiembre, los llamó “jóvenes valientes” que se opusieron a un régimen opresivo y corrupto como el priísta. Sin embargo, esos mismos “valientes”, secuestraron y/o asesinaron a los empresarios Lorenzo Garza Sada, neolonés, fundador del Tecnológico de Monterrey; al tapatío Fernando Aranguren; y, al filósofo Hugo Margain Charles.

Así la 4aT rumbo al 2020.

 

mario.bravo58@hotmail.com

 

The Author

Mario Bravo

Mario Bravo

No Comment

¡Participa!