Opinión

Paseo por las nubes  / De imágenes y textos

El destino me ha llevado a combinar dos disciplinas que a lo largo del tiempo me han llenado el alma, cuando se habla de la vida profesional, aquella que elegimos a temprana edad, indiscutiblemente nos topamos con éxitos y con fracasos que siempre caminan de la mano. Mi faceta de empleado, de emprendedor, de docente, de terco para aferrarme a la producción audiovisual, hasta el momento me ha enseñado que si dejo de nadar rápidamente me hundo en este mar de oportunidades lleno de retos, pero también de pirañas y tiburones que nadan más rápido que yo. La reflexión, querido lector, viene porque le quiero compartir el entusiasmo que percibo en las aulas en este último trimestre de 2019 que como nunca antes decidí compartir y adquirir conocimiento con disciplinas varias, con futuros profesionistas que seguro harán de este México un país más robusto, competitivo, pero sobre todo más estable. Desde 1995 he combinado la producción audiovisual, la comunicación, la docencia y con todo este tiempo metido en estas disciplinas ahora me es muy grato compartir aula con exalumnos que imparten magistralmente cátedra o que se encuentra en los medios de comunicación escalando peldaños vertiginosamente, haciendo las cosas bien, algunos audaces que trabajan por su cuenta que cosechan éxitos tan relevantes que ya no viven en tierras mexicanas; y no será la excepción en este periodo escolar. 

El común denominador se llama pasión, en tanto los jóvenes la encuentren, la perciban y se esfuercen, tienen garantizado el éxito profesional, también es cierto que debe existir la capacidad para poder ejercer la profesión que eligieron. Le decía que, en este momento de mi vida como docente, tengo alumnos del área de la salud, de criminología, de mercadotecnia y como siempre del área de las ciencias sociales donde está ubicada la licenciatura en ciencias de la comunicación y en las artes con los futuros cineastas. Este abanico de profesiones no lo había topado en mi vida, había trabajado con jóvenes que se formaron en comunicación, en cinematografía, alguna vez con criminólogos y mercadólogos, incluso con administradores o abogados, pero nunca con alumnos de nutrición o fisioterapia; el común denominador, claro está, son las materias que tiene que ver con mi profesión, con lo que la vida me ha llevado a desarrollar y a aprender dentro y fuera del aula. Este jueves, estimado lector, quiero compartirle mi optimismo porque creo que la sociedad está haciendo las cosas bien, todos estamos remando hacia el mismo lado a pesar de los esporádicos tropiezos de los integrantes de las esferas políticas mexicanas; mis compañeros docentes, profesionistas comprometidos con el futuro y con la firme apuesta en las generaciones próximas están haciendo las cosas bien, mis colegas comunicólogos, los especialistas en materia de educación, en medios de comunicación e información tradicionales o digitales, estoy convencido que todos tienen las pilas puestas.

Es impresionante el entusiasmo de las chicas y los chicos de fisioterapia y nutrición por adquirir conocimiento, en su primer cuatrimestre de licenciatura, la pasión con que hacen las cosas, su participación y la exigencia por contar con un claustro docente que les deje el conocimiento que necesitan, ellos serán parte fundamental del tejido social que dentro de unos años los recibirá para atender los asuntos de la salud, así que, querido lector, luego le paso la lista completa de estos jóvenes para que los tenga en el radar, pues estoy seguro que nos podrán brindar un servicio de calidad, mientras eso sucede, en este momento es enriquecedor y divertido compartir temas de comunicación oral y escrita con ellos. Por otra parte, los criminólogos que están a unos meses de concluir su formación académica, muchos de ellos ya insertados en la vida laboral dentro de su profesión, otros con la firme propuesta de crear su propia fuente de empleo, todos sin duda apostando a un futuro mejor, es realmente esperanzador saber que estos jóvenes que a punto de hacerse de una cédula que los identifique como expertos en su área realmente tienen ganas de hacer las cosas bien, de cambiar los esquemas tradicionales y corregir el camino que ha orillado a nuestro país a tener altos índices delictivos y de conductas desviadas. Ellos están preparando un plan de negocios que les permita brindar un servicio para contrarrestar estos temas o bien aplicar esa estructura para detonar su empresa. De verdad es gratificante compartir con ellos tanta experiencia y apoyarles para que organicen sus ideas, logren su meta y sean exitosos. Por otra parte, sin duda también es interesante compartir conocimiento con relación a temas de publicidad con los jóvenes que estudian mercadotecnia, su visión de las cosas me hace recordar que “santo que no es visto, no es venerado”, su creatividad y el conocimiento que hasta el momento han adquirido les exige tener un panorama más claro sobre las bondades que la publicidad y la mercadotecnia ofrecen a las marcas conocidas o los nuevos negocios. Analicemos, estimado lector, dentro de poco podremos estar acudiendo con esta nueva generación de profesionistas que seguramente nos ofrecerán un servicio de calidad y harán de nuestro entorno un lugar más completo, incluso en las artes, los chicos con quien comparto el tema de la cinematografía, pronto estarán haciendo discursos audiovisuales que impactarán a la sociedad y además de entretener, estarán mostrando diferentes realidades de nuestro entorno, el cine como narrador de la cotidianeidad y la apuesta a crecer no solo de manera local o nacional, la meta es trascender fronteras. Y por último, mis Linces, mis hermanitos menores de casa de estudio, cada quien cuenta su historia como le va en la feria, dicen por ahí; yo estoy agradecido con lo que mi universidad me ofreció y sin duda comprometido con retribuirle a las nuevas generaciones, la experiencia y el conocimiento que a lo largo de los años he adquirido en las artes de la comunicación, tal vez no sea tanta como el resto de mis colegas, pero con el gusto y el compromiso de ser responsable de lo que se ha cultivado. 



Serán las nuevas generaciones las que rescaten a México y lo encaminen al éxito, apostemos por eso, hagamos un paseo por las nubes y confiemos en las nuevas generaciones.

ericazocar@hotmail.com | @ericazocar

The Author

Eric Azócar

Eric Azócar

No Comment

¡Participa!