Opinión

Rendición de cuentas en el ámbito municipal / Matices

Hace dos artículos hablamos del informe de gobierno presentado por AMLO, debatimos sobre las expectativas rotas en materia de rendición de cuentas. Por estos días, los alcaldes de todo el país y legisladores, estuvieron desfilando en las plazas públicas en su informe de gobierno, si a nivel federal hay decepción en rendición de cuentas, lo de las alcaldías y diputaciones me parece decepcionante y así ha sido.

Esta columna tiene la grandísima falla metodológica de generalizar, por supuesto que habrá excepciones y en algún municipio harán ejercicios de rendición de cuentas efectiva y real, de cara a la ciudadanía, pero a lo que yo he tenido acceso, son ejercicios tradicionales. El alcalde o alcaldesa se pone de frente a la élite política del municipio o del estado y enuncia logros y pendientes, avances y retos, señala a la administración anterior y empieza la gira de medios dando a conocer el informe, para de nueva cuenta volver a la agenda de todos los días después de los 12 días que permite la ley para dar difusión. Sobre este modelo tan básico de rendición de cuentas es el que hay que cuestionar. 

Estos informes son reflejo de cómo el ser humano puede dejar la autocrítica a un lado, de cómo la soberbia nos atrapa y nos poseé; a todos los seres humanos no solo a la clase política, nadie es capaz de señalarse como equivocado y en el error. Quizá sea una utopía pensar que habrá gobernantes autocríticos, a uno de los informes de alcaldes al que tuve acceso fue al de Guadalajara en Jalisco, donde la inseguridad más aún estas semanas es tema: “Qué podemos informar a una familia tapatía si todos los días se sienten inseguros caminando en nuestras calles, qué le podemos informar a una madre si tiene miedo de perder su patrimonio en un asalto a su hogar, qué le puedo yo como presidente de Guadalajara informar a un estudiante que tiene miedo salir tarde de la escuela porque puede ser acosada o agredida qué le puedo decir al joven que se quedó sin auto a punta de pistola”, y sobre los avances dijo “estamos muy lejos de lograrlo”, ante esa autocrítica no queda más que agradecer al gobernante su sensibilidad; esperando que no se quede en la oratoria sino en la realidad. 

La gira de medios debe desaparecer. Este momento de los informes es uno de los momentos cumbre del chayotismo en México, el equipo del municipio pide entrevista en todas las estaciones y canales, algunas pagadas otras gratis a cambio de lealtad y favores y otras por labor periodística, sin embargo, esas entrevistas suelen ser las más cómodas para las y los alcaldes. Sin embargo, cuando hay crisis, cuando hay temas polémicos, la o el alcalde no responden, va el regidor, la directora o el jefe de gabinete: la rendición de cuentas para ellos solo es en los informes de actividades. No hay político que no vaya a un lugar donde se le van a echar flores. Algunos periodistas han señalado públicamente que hay alcaldes y funcionarios que rechazan invitación cuando es tema polémico y luego quieren ser entrevistados cuando de lucir se trata. Lastimosamente, el modelo de comunicación y de la relación medios-gobierno, obliga a los medios a aceptar esas condiciones. 

Informes de agencia. En estos informes luce más el trabajo del equipo o agencia de comunicación detrás de los alcaldes o alcaldesas; lo cual es positivo, bueno, importante y necesario, sin embargo no se puede separar el ejercicio de gobierno y democrático de la comunicación y el marketing, en ocasiones parece que así es: los informes se convierten en campañas de productos y no en ejercicios de rendición de cuentas con interacción de la ciudadanía. El papel de estas agencias debería ser fortalecer la interacción ciudadana y no banalizar los ejercicios de política; hoy estamos más cerca de lo segundo que de lo primero: importa más el diseño de las postales para redes, de los spots para la tele y de la calidad de la transmisión en vivo que el contenido del mensaje, que la interacción con la ciudadanía. Esto en la mayoría de los informes, al menos de las capitales. 

Informes de marketing. Lo que importa es un buen slogan. “Lo mejor está por venir”, es el mensaje que gira en el tercer informe de la alcaldesa de Aguascalientes. Así de abstracto, así de lejano y así de funcional para los jefes. Es ese tipo de ideas que a los jefes les gusta pero que no significan nada para la ciudadanía de a pie. “El futuro pinta mejor” dice el alcalde de Mérida, aunque si gobiernas la ciudad más segura del país, puedes darte ese lujo. #CreamosenMty es el hashtag que quiso posicionar el alcalde de esa ciudad, en su cuarto año de gobierno se replicaron los modelos verticales de rendición de cuentas, donde se emite un mensaje y no hay interacción de la ciudadanía. 

Al igual que en el ámbito federal esta calidad de informes de gobierno y bajo nivel de rendición de cuentas nos debe poner a cuestionarnos sobre una ley urgente de resultados garantizados y de rendición de cuentas donde se sancione a los funcionarios que no cumplan con sus promesas de campaña que no informen de todas sus actividades, que no sean autocríticos, que no justifiquen sus decisiones. La rendición de cuentas no es cada año, no es los spots o un slogan pegajoso, la rendición de cuentas es permanente con las y los ciudadanos que padecen de manera directa las decisiones del gobierno. 

 

The Author

Carlos Aguirre

Carlos Aguirre

No Comment

¡Participa!