Sociedad y Justicia

Activistas de Aguascalientes aseguran que fraccionamiento Cobos no se construirá

  • El estar ubicado el terreno entre dos áreas naturales protegidas lo impedirá
  • Para autorizar un manifiesto de impacto ambiental consideran la cercanía con estas áreas

 

Para la integrante del Movimiento Ambiental de Aguascalientes, Guadalupe Castorena, gracias a que los gobiernos estatal y del municipio capital se pusieron las pilas, con la declaratoria de dos áreas naturales protegidas en Los Cobos, en medio de las cuales se ubican los terrenos que pretendían ser fraccionados para la construcción de 11 mil casas de interés social, será imposible que salga adelante el proyecto de fraccionamiento, a pesar de que los constructores pueden echar a andar nuevamente el proceso para que les sea concedida la autorización en materia de Impacto Ambiental, al conservar sus derechos.

“Cuando te preguntan en el Manifiesto de Impacto Ambiental cuánta distancia tienes del área natural protegida más próxima, en este caso hay dos muy cerca; espero que eso sea un blindaje para que la Semarnat (Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales) no autorice. Por supuesto tienen el derecho, pero no sobre nuestros derechos a un medio ambiente sano”, recalcó la activista.



Miguel Vázquez, presidente de Guardabosques de Los Cobos, recordó que gracias a la información de tipo técnico que se proporcionó en relación con el lugar donde se pretende construir el fraccionamiento, además de muchas otras acciones, fue posible parar la obra al haber sido analizada por las autoridades y cuyo resolutivo fue que el uso de suelo no se diera, al enaltecer la conservación medioambiental y al ser una zona de filtración al acuífero.

“Agradecemos a todas y todos quienes consultaron el manifiesto de impacto ambiental y emitieron su opinión, así como a quienes nos manifestamos, en un evento inédito en Aguascalientes que fue la reunión pública de información, donde se demostró claramente la inviabilidad del proyecto, así como el desconocimiento por parte de los promoventes de aspectos técnicos, biológicos y ecológicos”, expresó Vázquez.

Los activistas destacaron que debido a la participación de la ciudadanía se hizo patente que no habían sido manifestados todos los impactos ambientales del proyecto ni dimensionados adecuadamente. Por si fuera poco, los promoventes no consideraron que el proyecto violaba el Programa de Desarrollo Urbano para la Ciudad de Aguascalientes (PDUCA) 2040, pues pretendía realizarse sobre un área de conservación e infiltración. 

“En su resolutivo, la Semart recogió todas nuestras observaciones, así como las de las dependencias estatales y municipales que objetaron el proyecto. Éste es un claro triunfo del poder de la razón y de una ciudadanía cada vez más participativa, por encima de la ambición de unos cuantos”, manifestó Guadalupe Castorena.

The Author

Claudia Rodríguez Loera

Claudia Rodríguez Loera

Reportera en La Jornada Aguascalientes.

1 Comment

  1. Mario
    15/10/2019 at 21:37 — Responder

    Jajajajaja Lupe LA Pendeja y Miguelona chillona.
    Si YA se están construyendo fraccionamientos en COBOS jajaja de Grupo SAN CRISTO.
    DETRAS de su Área “Protegida” y@ ven como SI SE PUEDE

¡Participa!