Sociedad y Justicia

Costos de operación e inseguridad, factores principales que más afectaron a empresas en 2017

  • Los costos de operación afectaron a un 22.4%, inseguridad y la criminalidad a 19.3%, el costo del financiamiento a 16.4% y la falta de financiamiento a 15.8%
  • El Inegi y la CNBV presentaron los resultados de la Encuesta Nacional de Financiamiento de las Empresas 2018, realizada durante el segundo semestre del año pasado

 

El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) y la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), presentaron los resultados de la Encuesta Nacional de Financiamiento de las Empresas 2018 (Enafin 2018), realizada durante el segundo semestre de 2018. 

Con esta encuesta, el Inegi recaba información estadística que permite identificar las necesidades, fuentes y condiciones de acceso al financiamiento, así como el uso del financiamiento y los servicios financieros de las empresas en México, dando continuidad al estudio iniciado por la Enafin 2015. 



El tamaño de muestra calculado a partir de un diseño probabilístico y estratificado, permite obtener resultados por gran sector de actividad económica: construcción, manufacturas, comercio y servicios privados no financieros; por tamaño de empresa, así como por estratos de localidades con 50,000 y más habitantes: 50,000 a 499,999 habitantes y 500,000 y más habitantes.   

La riqueza informativa de la Enafin 2018 estriba en que presenta información del año 2017, de manera adicional, para algunos temas, muestra resultados del año 2016, y también incorpora cifras del año 2018, cuando se levantó la encuesta.

 

Características de las empresas 

El 98.7% de las empresas expide facturas como comprobante de las ventas que realizan, un 46.7% da recibos o notas y un 0.7% no da comprobantes.

Un 50.8% de las empresas utilizan las redes sociales para promocionarse, realizar ventas o expandir su mercado, en tanto que un 45.0% de las empresas lo hace a través de sitios o páginas de internet. Las empresas grandes y medianas se promocionan usando principalmente los sitios o páginas de internet, con un 72.8% y 69.0% respectivamente. Las empresas pequeñas y las microempresas se promocionan principalmente a través de redes sociales, las cuales son utilizadas por un 55.4% y un 46.2% respectivamente.

Los factores que más afectaron la operación de las empresas en 2017 fueron, el incremento en los costos de operación (22.4%), la inseguridad y la criminalidad (19.3%), el costo del financiamiento (16.4%) y la falta de financiamiento (15.8%).

De los factores que más afectaron el crecimiento de las empresas en 2017, sobresalen la situación económica del país con un 26.7%, la inseguridad y la criminalidad con 23.3%, la falta de apoyos del gobierno con un 21.2%, la competencia intensa o desleal con un 18.7% y la falta de financiamiento con un 18.2%.  

En relación con el resultado financiero después del pago de impuestos, un 92.4% de las empresas grandes obtuvo ganancia y 3.5% tuvo pérdidas, de las medianas, el 88.9% obtuvo ganancia y el 7.7% perdió, el 87.2% de las pequeñas generó ganancias mientras que un 9.3% obtuvo pérdida, y el 88.5% de las microempresas tuvo ganancia mientras que el 8.7% generó pérdidas.

El 35.2% de las empresas contó con dinero en efectivo como reserva para hacer frente a cualquier siniestro que se pudiera presentar, un 21.6% tuvo reservas bancarias, mientras que un 28.7% contrató algún seguro financiero con esta finalidad, y un 28.9% de las empresas no contó con ninguna reserva.

Financiamiento de las empresas

En 2017, un 23.7% de las empresas realizó alguna solicitud de crédito, sobresaliendo las empresas medianas con un 42.1%, seguidas por las empresas grandes con un 36% y por las pequeñas con un 26.7%. Finalmente se tiene a las microempresas de las cuales un 18.1% solicitó crédito en 2017.   

Nueve de cada diez créditos solicitados les fueron aprobados a las empresas en 2017, sobresaliendo las empresas grandes a las que se les aprobó el 97.4% de los créditos solicitados, a las medianas se les aprobó un 93.9%, a las pequeñas un 89.8% y a las microempresas el 87.1% de los créditos solicitados le fueron aprobados.

En 2018, poco más de la quinta parte de las empresas tuvo financiamiento para solventar sus operaciones, para pagar transacciones o para realizar otras actividades de la empresa, de las cuales, un 75.4% lo obtuvo de la banca comercial, un 30.4% de los proveedores, el 11.7% de familiares o amigos, un 7.4% de las instituciones financieras no bancarias y un 5.4% lo obtuvo de otras fuentes.

De las empresas que tuvieron solicitudes de crédito rechazadas en 2018, el 27.8% señala que el rechazo se debió a que no cuentan con historial crediticio. Para un 39.9% de las empresas grandes, el rechazo del crédito se debió a que cuentan con baja capacidad de pago, situación que es señalada por un 28.8% de las empresas medianas y un 22.4% de las pequeñas. Para las microempresas, el principal motivo del rechazo del crédito fue la falta de un historial crediticio, lo cual es señalado por un 47.3% de estas empresas.  

El 20.9% de las empresas con solicitudes de crédito rechazadas en 2018 señaló que el principal impacto que tuvieron por no obtener el crédito fue el retraso en la expansión de la empresa, mientras que un 18.6% no tuvo impacto significativo. Un 17.2% de las empresas tuvo que cancelar contratos, pedidos y servicios con clientes y proveedores por no obtener el financiamiento.

La tercera parte de las empresas con solicitudes de crédito rechazadas en 2018 no volvió a solicitar ningún crédito después del rechazo, un 32.8% buscó y encontró financiamiento mientras que un 34.1% volvió a solicitar, pero no encontró. Sobresale el 69.5% de las empresas grandes que buscaron y encontraron financiamiento después del rechazo, sin embargo, el 38.7% de las microempresas volvió a solicitar, pero no encontró.

De las empresas con aprobación de un crédito por parte de la banca comercial en 2017, el 42% menciona que acudió a esta fuente porque ya era cliente del banco y un 19.1% indica que se debió al cobro de un interés más bajo, motivo que representó un 31.2% en las empresas grandes. Resalta que un 17.7% de las microempresas menciona que acudió con la banca comercial debido a que las sucursales están cerca.

Cinco de cada diez empresas consideran que el principal factor que limita el acceso al financiamiento es el alto interés que se cobra, seguido por los muchos requisitos que piden las instituciones, factor que es mencionado por el 23.9% de las empresas. Para un 10% de las empresas el acceso al financiamiento no tiene limitantes.

Tecnologías financieras

La tecnología financiera es aquella innovación financiera basada en tecnología que puede traer como resultado nuevos esquemas de negocio, aplicaciones, procesos o productos relacionados con los mercados financieros e instituciones, así como la prestación de servicios financieros.

Un 4.6% de las empresas utiliza alguna tecnología financiera para realizar operaciones financieras, obtener financiamiento o realizar inversiones. El uso de estas tecnologías aumenta conforme incrementa el tamaño de la empresa, al presentarse en el 3.1% de las microempresas, el 5.2% de las empresas pequeñas, 8.7% de las medianas y en un 11% de las empresas grandes.

Prácticamente la totalidad de las empresas que usan tecnologías financieras las utilizan para realizar pagos o depósitos, convirtiéndose en el principal uso que las empresas le dan a estas tecnologías, seguido por la obtención de financiamiento al ser mencionada por el 11.1% de las empresas y por la inversión en divisas virtuales con un 7.9%.

Servicios bancarios y financieros

El servicio bancario más utilizado por las empresas es la cuenta empresarial con chequera, mismo que es mencionado por poco más de la mitad de las empresas. En segundo lugar, se tiene a la banca por internet, servicio que es usado por el 46.7% de las empresas. El servicio bancario que presenta mayor diferencia de acuerdo con el tamaño de las empresas es la dispersión de nómina, el cual se utiliza en 40.8% de las empresas grandes al tiempo que en las microempresas se usa en un 12.2%.

Para el 89.3% de las empresas grandes y el 86.3% de las medianas el principal medio para realizar sus operaciones financieras es a través de manera electrónica o en línea, en tanto que para el 80.3% de las empresas pequeñas y el 77.7% de las microempresas, el principal medio son las sucursales de las instituciones financieras.

Poco más de la tercera parte de las empresas reciben pagos con tarjeta, situación que varía según el gran sector de actividad económica. De las empresas dedicadas al comercio, un 56.8% acepta pagos con tarjeta, en tanto que, en las empresas dedicadas a la construcción, un 4.7% los acepta.

Durante 2017, una de cada diez empresas adquirió algún activo fijo a través de arrendamiento financiero, y de éstas, el 60.8% adquirió unidades de transporte.

Del total de empresas, el 70.8% contrató alguna póliza de seguro durante 2017, sobresaliendo las empresas dedicadas a la construcción, sector en el que prácticamente 9 de cada 10 empresas contaron con alguna póliza de seguro.

De las empresas que contrataron alguna póliza de seguro en 2017, el 85% adquirió un seguro de daños a los activos fijos, el 33.6% adquirió seguros de responsabilidad civil y un 15.8% de gastos médicos mayores. Estas proporciones se comportan de manera similar en los diferentes sectores de actividad económica. 

El 39.3% de las empresas que no contrataron pólizas de seguro en 2017, opina que se debió a que son caros, siendo el motivo más mencionado por las empresas, seguido por un 26.5% que considera que no los necesitan, sin embargo, este último fue el motivo más mencionado en las empresas grandes con un 52.9%.

Con información del Inegi

The Author

Redacción

Redacción

No Comment

¡Participa!