El colapso del neoliberalismo / Disenso - LJA Aguascalientes
19/05/2024

“La paja que rompió la espalda del camello” (the straw that broke the camel’s back) es uno de mis refranes en idioma extranjero favoritos, es mucho más dramático e ilustrativo que el equivalente nuestro “la gota que derramó el vaso”: una acción que, aunque parezca pequeña, tarde o temprano colmará la paciencia o sacará de control alguna situación. Hace unos días el metro chileno tuvo un aumento de tarifa de 800 a 830 pesos. Menos de un 5%. 30 pesos chilenos son menos de un peso mexicano en un transporte que ya costaba más de veinte. Y ésa fue la paja que no pudo resistir más el camello. Chile es un país rico, pero también el más desigual de América Latina. Y es una prueba más de que lo que normalmente se llama neoliberalismo colapsará más temprano que tarde.

El neoliberalismo es la última etapa en que derivó el liberalismo económico: en teoría (sólo en teoría) el capitalismo en su máxima expresión. Debo comenzar por decir que me parece incorrecto concebirlo así, pues en la práctica no respeta los principios estrictos del libre mercado, con lo que en estricto sentido traiciona al capitalismo y al liberalismo por igual (vamos, que aquí no tiene culpa el gran Adam Smith). Ya podemos empezar a repetir (y más nos vale) que no vivimos en un capitalismo realmente libre. El llamada neoliberalismo tiene, para muchos, connotaciones peyorativas porque se relaciona más bien con un capitalismo voraz, sin el mínimo escrúpulo, explotador y abusivo, pero insisto, en un juego que no es libre. Pero esto no es culpa del capitalismo en general ni del liberalismo en particular, sino de un perverso juego de complicidades que han solapado por años un capitalismo de cuates, una falsa meritocracia que ha denunciado con proverbial claridad Gerardo Esquivel en su artículo Salinas Pliego no es Messi: “Finalmente, la comparación implícita que utiliza Salinas Pliego con Yo-Yo Ma, Messi y Spielberg daría risa si no fuera trágicamente reveladora de cómo se percibe a sí mismo el empresario mexicano. Según parece querer decirnos Salinas Pliego, sí él es más rico y obtiene más ingresos que otros es por su talento y habilidad empresarial. Recordemos que la expansión de su fortuna ocurrió a partir de la compra de Imevisión, una cadena de televisión estatal que fue privatizada en 1993 y que él adquirió parcialmente con un préstamo de 29 millones de dólares otorgado en condiciones poco claras por Raúl Salinas de Gortari, hermano del entonces presidente de la República. Esto es algo que el propio empresario reconoció en una entrevista publicada en 1996 después de diversos intentos de negarlo. En dicha entrevista el señor Salinas Pliego afirmó: “Sí utilicé 29 millones de dólares de Raúl Salinas para el pago del paquete de medios, pero me los prestó… en 1993 todos admirábamos al presidente Carlos Salinas de Gortari y era una distinción social ser amigo de su hermano”. Este préstamo, por cierto, hasta hace relativamente poco no había sido pagado y no se sabe que la deuda haya sido saldada. Así es que Salinas Pliego no es Messi. A menos, claro, de que Messi se hubiera convertido en el mejor jugador del mundo gracias a su alianza con el hermano del presidente del Barcelona para poder brillar en cada partido que juega. No creo que sea el caso.”

26 multimillonarios tienen la misma riqueza que 3,800,000,000 (tres mil ochocientos millones) de personas. Y el famoso one percent el 86% de la riqueza de todo el planeta. Esto es a todas luces ridículo. Es un juego de acumulación que tarde o temprano dejaremos de jugar, porque la enorme mayoría de la población no lo está pasando nada bien. Algunos de ustedes, lectores, se sentirán ofendidos de que sugiera que su riqueza (bastante insignificante, por cierto, comparada con las mencionadas) no la han ganado de la forma más justa posible. Breaking news: no, no lo hicieron. Porque en este país, y en el mundo entero en general, no existe el piso parejo. No digo que sea culpa de ustedes, ni que deban sentirse avergonzados, pero son ilusos si piensan que su riqueza proviene solamente de su esfuerzo. Tampoco cambiaremos la situación con esfuerzos personales. Mi alegato caería en una vergonzosa candidez si llamara aquí a la limosna o la caridad: tarde o temprano habremos de hacer, a nivel mundial, cambios estructurales. Mi amigo, el filósofo Mario Gensollen, y yo especulamos que el G7 habrá de imponer en los próximos años un impuesto a la súper riqueza que permita nivelar el juego. Repartir otra vez las fichas del “monopoly”. Ya sea a través de la rebelión pacífica, como admirablemente hacen las y los hermanos chilenos, o a través de la revuelta violenta (ojalá que no), ya sea a través del peso de la razón o a través del terrorismo y los crímenes de odio por riqueza (ojalá que no), pero pronto el sistema entero habrá de colapsar. Nos encontramos en el franco declive, porque parece claro que el juego no puede seguirse jugando así. Tal vez esté siendo optimista, y antes del derrumbe del neoliberalismo la especie sucumbirá al cambio climático. Tal vez en algún momento los hombres detrás de la cortina prefieran que mueran (por acción u omisión) los pobres a ayudar a combatir sin reservas su terrible condición. Yo aún creo en la humanidad y la ambición bien entendida. Ya por conveniencia más que filantropía, pero creo que los asesores financieros y políticos de la cúpula sabrán descifrar los tiempos. Que los países deben de empezar a estructurar una forma encaminada al bienestar social, no con formas populistas sino con inteligencia económica que desincentive la renta y contrarreste el amiguismo, que equilibre la desigual competencia con menos impunidad fiscal y marcados impuestos a la herencia y la plusvalía. El pueblo chileno no grita solo ni es un caso aislado. Es un ejemplo claro de que la espalda del camello no resistirá mucho más.

 

/Aguascalientesplural | @alexvzuniga | TT CIENCIA APLICADA


Show Full Content
Previous Peligro de transparentar las sentencias: Invasión a la privacidad / Así es esto 
Next ¿Qué hacemos con los adictos ? / Análisis de lo cotidiano
Close

NEXT STORY

Close

Propuesta sobre regulación de la cannabis en el Senado tiene fallas

05/02/2019
Close