Opinión

Jaume Plensa, el artista detrás del muro

El escultor es como un director de orquesta 

que dirige la ceremonia para armar su pieza

Llibert Casanovas 



 

Es la madrugada del miércoles y el reloj está a punto de marcar el cambio de día. Las puertas del Museo Nacional del Arte han sido cerradas al público desde hace ya un par de horas, aun así, el interior de este magno palacio todavía percibe el movimiento. 

El famoso Patio de los leones ha permanecido solitario durante los últimos años, aunque su belleza y elegancia le son suficientes para adornar el espacio que alberga, las maravillosas estatuas felinas que lo cuidan han dado oportunidad de ser acompañadas por un visitante trascendental. El viaje ha sido largo, pero por fin han arribado las ocho piezas que componen Behind the wall / Detrás del muro, una de las obras más importantes en la última década. 

Jaume Plensa, artista catalán, es la mente maestra detrás de tan impresionante obra de ocho metros de alto, más de dos toneladas de peso y fabricada con resina de poliéster y polvo de mármol. Sin embargo, para que nosotros seamos testigos de esta pieza tan importante, se necesita un equipo especializado detrás de ella. 

La semana pasada, Llibert Casanovas fue el encargado de supervisar la instalación de Behind the wall / Detrás del muro. Este arquitecto trabaja con Jaume Plensa desde hace once años y juntos han recorrido países como Estados Unidos, Japón, Corea, Hong Kong, Suecia, Canadá, Tailandia y ahora México. 

Se conocieron como habitualmente se conoce a los grandes compañeros de trabajo: por casualidad. “Jaume necesitaba ayuda en aspectos de ingeniería, me pidió consejos y posteriormente trabajamos juntos”, nos dijo Llibert ante la estructura que poco a poco cobraba forma. 

“Se trabaja en equipo, Jaume es como un director de orquesta que dirige la ceremonia para armar su pieza”. Y es que instalar esta obra de arte no es trabajo fácil. Hay todo un personal apoyado por una grúa. Juntos acomodan fragmento por fragmento como si se tratara de un rompecabezas gigante. “Hay mucho en juego”, continúa Llibert. “La transportación, planificación y coordinación es lo más difícil. Pero no es el único reto, pues al instalar la pieza se debe tener mucho cuidado para que no se maltrate”.

Un escorpión metálico gigante se encuentra postrado en el patio del MUNAL. La punta de la cola tiene un gancho que sostiene cada uno de los fragmentos, los eleva por los aires y los acomoda, apoyada por aproximadamente cuatro pares de manos humanas. La barbilla, los labios, la nariz, los dedos, poco a poco vemos el enorme rostro blanco de una niña que comienza a nacer frente a nosotros. 

El patio del MUNAL ya no es ese espacio vacío que conocíamos, ahora hay un visitante escondido tras un muro autoimpuesto por las manos infantiles, a su vez, es resguardado por cuatro paredes majestuosas que le sirven como murallas, pero también como compañeras en este nuevo paisaje del museo. 

“Lo que más disfruto de trabajar con Jaume son los retos, compartir con el artista”. Llibert dice que no es mucho de palabras y prefiere darle espacio al escultor para hablar de su propia obra, sin embargo, es inevitable que al trabajar juntos, aprenda y se contagie de las visiones que tiene Plensa con respecto al mundo. “He aprendido sobre la relación del arte con el espacio público, la escala de las esculturas, sobre la emoción y la belleza, sobre cómo trabajar y compartir el mundo del artista, de cómo lo ve. Ha crecido y cambiado mi visión con el espacio”.

La obra ha quedado instalada, más hay que esperar para conocer todo su esplendor. La Fundación Callia es la encargada de traer Behind the wall / Detrás del muro, de Jaume Plensa, la cual se podrá apreciar, partir del miércoles 23 de octubre de 2019 y hasta el 23 de febrero de 2020, por todos los visitantes del MUNAL. 

Al preguntarle su opinión sobre Plensa, Llibert nos compartió: “Pienso que Jaume es muy generoso por compartir su mundo con las personas” y es que sin duda, esta magna visón es un regalo para todos aquellos que quieran conocer qué se encuentra detrás de aquellas manos, ¿serán unos enormes ojos que nos vigilan? ¿O nuestros propios secretos que preferiríamos mantener ocultos? 

The Author

Alejandro Rodríguez

Alejandro Rodríguez

No Comment

¡Participa!