Opinión

La Geografía de Aguascalientes / Cátedra

Atento aviso: Por compromiso urgente que debo atender en el que ocuparé todo mi tiempo disponible, suspenderé por unas semanas la publicación de esta columna. Mucho agradeceré su amable comprensión.

 

Para hoy va una de mis memorias.



 

***

 

Isidoro Epstein fue un ameritado físico matemático, geógrafo y cartógrafo alemán, quien llegó a México en 1851. Jesús Terán lo invitó a colaborar en el Instituto de Ciencias de Aguascalientes que había fundado en 1849, en el que desarrolló un trabajo de singular importancia. 

En 1855, siendo Terán el conductor de nuestra entidad por segunda vez, lo contrata además para levantar el primer plano topográfico de la ciudad y la primera “Carta geográfica” con “Cuadro Sinóptico (de lo que todavía era ‘Departamento’) de Aguascalientes” con la definición física de los límites estatales y municipales, la ubicación de los hechos orográficos e hidrográficos, de comunidades y caminos y datos estadísticos de población, producción, etc., con el propósito de contar con los elementos esenciales para poder empezar a programar con certeza los planes de gobierno. 

Otra utilidad de vital importancia fue la presentación del estudio de referencia al Congreso de la Unión, para consolidar las gestiones que Jesús Terán -tanto como titular propietario con licencia del cargo de Gobernador del Estado, como Secretario de Gobernación del presidente Ignacio Comonfort- realizaba para obtener la categoría de Aguascalientes como Estado Libre y Soberano de la Federación, la que se obtuvo en 1857. 

En fin, un trabajo excepcional que se convirtió en ejemplo para el resto de la República y que podemos considerar como la primera Geografía de nuestro Estado.

***

La segunda obra de este tipo fue la primera Geografía del siglo XX, realizada por Jesús Aguilera Palomino en 1948. Jesús Aguilera Palomino era mi padre. Descendiente por la rama materna de una familia liberal porfiriana bien posicionada que se desintegró y empobreció con el advenimiento de la Revolución, nació un mes antes de que ésta estallara en ese mismo año. Con dificultades concluyó sus estudios primarios a los once años y realizó los primeros de carácter magisterial en la Escuela Normal Rural que existió en Rincón de Romos.

A los 15 años consiguió trabajo como maestro rural cuando le entregaron una caja de gises y una pizarra y le asignaron como sedes las comunidades sucesivas de La Loma, San Antonio y Valladolid, del municipio de Jesús María, para integrar un grupo de niños y empezar por construir los primeros salones de sus respectivas escuelas; en esta última salvó la vida en un atentado cristero perpetrado en 1935 por poner en práctica el programa de enseñanza socialista encomendado por el gobierno, razón por la cual fue comisionado en la Dirección de Educación Pública de la ciudad de Aguascalientes; al poco tiempo se le asigna grupo de enseñanza en las escuelas Manuel Fernández y Federal Tipo (ahora Instituto Cultural de Aguascalientes); reanuda sus estudios y obtiene el título de profesor de Enseñanza Primaria en 1937.

Ingresó en la política sindical promoviendo una Casa de Estudios para el Maestro y la organización de la Sección Uno del Sindicato de Trabajadores de la Educación de la República Mexicana (la primera en la República) de la que fue electo su primer secretario general en 1939; como tal, obtuvo la federalización de las escuelas del Estado y Municipio y organizó una Cooperativa de los Trabajadores al Servicio de la Unión en el Estado. Finalmente fue designado Director Escolar del Municipio de Rincón de Romos, que en aquél entonces incluía a Pabellón.

A partir de allí continúa su actividad en la ciudad de México, donde aparte de sus funciones magisteriales fue director nacional del periódico Verbo Rojo de la Federación de Sindicatos de Trabajadores al Servicio del Estado y a continuación fue designado Secretario de Organización y Propaganda de la propia Federación en 1941. Aquí concluyeron en forma definitiva sus actividades sindicales, decepcionado por la práctica de corruptelas que se empezaban a manifestar en el medio sindical, en las cuales se negó a participar.

En 1944 inició sus estudios en la Escuela Normal Superior, en la que en 1947 se graduó como Técnico en Educación en la especialidad de Geografía. Su tesis profesional la dedicó al estudio de la geografía de su Estado; el ameritado geógrafo Jorge A. Vivó, quien fue su maestro de la materia, se interesó por su trabajo y lo estímulo para que lo continuara perfeccionando.

Para entonces ya había establecido amistad con Luis Álvarez Barret, maestro de la propia escuela y fundador del Instituto Federal de Capacitación del Magisterio (IFCM), quien lo invitó a participar en aquella cruzada formidable dedicada a ofrecer cursos de capacitación a todos aquellos que ejercían el magisterio en forma improvisada en todo el territorio nacional, que aquél esforzado grupo de expertos recorrieron palmo a palmo a pié, a caballo, en autobús, en avión o lo que hubiera.

Yo tenía diez años de edad cuando empezó a venir a investigar en el terreno y así fue como conocí prácticamente todo el territorio y la gente de los diferentes municipios de Aguascalientes pues me llevó a muchas de sus correrías con su camarita Kodak de cajón -que me enseñó a manejar- entre 1948 y 1953.

Mientras tanto, en 1948 fundó el Centro Oral Intensivo Número Uno del IFCM en Aguascalientes, que terminó siendo la sede del Instituto para todo el norte y centro del país. Jamás los profesores suspendían labores con sus grupos para sus estudios de regularización, pues las actividades eran en sábado y domingo; y en las vacaciones de julio y agosto, que era cuando se realizaba la parte fuerte del programa y era cuando se concentraban aquí todos los profesores en el programa, que venían incluso desde Baja California, razón por la cual fue designado Subdirector Regional del IFCM.

Hacia 1950 concluyó la investigación sobre la Geografía; él me había enseñado la mecanografía correctamente y entre él y yo mecanografiamos el trabajo completo; también se pasaron en limpio los cuadros estadísticos; varias de las fotografías seleccionadas las había tomado yo y el diseño de la mayoría de las figuras fue de mi autoría. El maestro Vivó quedó satisfecho para que buscara la manera de publicarla.

Por aquél entonces era muy difícil publicar una obra de esa magnitud y para empezar propuso que la edición se hiciera a cargo del gobierno del Estado para que se distribuyera gratuitamente a los profesores y estudiantes del tercer año de primaria que es en el que se imparte la materia, estando él dispuesto a obsequiar su trabajo.

Era el último año del sexenio que correspondió al gobernador Jesús M. Rodríguez, a quien se conocía como “El Chapo”; lo buscamos por todas partes incluida su casa en los viñedos “El firifo” para conocer su respuesta, pero se hizo ojo de hormiga.

En 1952 organizó e inauguró la Escuela Secundaria Número 1 por Cooperación, que al ser reconocida finalmente como Pública y Federal y por tanto gratuita por la Secretaría de Educación Pública, adoptó el nombre de Benito Juárez, que lleva hasta la fecha.

No fue sino hasta 1954 que finalmente logró publicarse la Geografía del Estado de Aguascalientes en un volumen de 128 páginas, con un emotivo prólogo de nuestro admirado educador y diplomático Pedro de Alba, entonces senador por Aguascalientes, como un producto de Ediciones del diario El Nacional, gracias al premio que obtuvo en el “Concurso permanente para la redacción de Textos de Geografía e Historia para uso de los alumnos de las Escuelas Primarias, patrocinado por la Secretaría de Educación Pública y El Nacional.” 

Como la edición era limitada, lo que hizo fue avisarles a algunos profesores del tercer año para que pasaran la voz a los demás, tratando de cubrir a todas las escuelas del Estado. Después de unos dos o tres años la edición se agotó y no hubo reimpresión.

Cuando regresé a Aguascalientes en 1966, encontré a varios maestros que me enseñaron los deteriorados ejemplares que se habían ido pasando de unos a otros, manteniendo viva la actividad docente de la especialidad.

Entonces hice una actualización que mi estimado amigo el gobernador Enrique Olivares Santana me había ofrecido publicarla, pero se quedó en el limbo cuando fue designado director de Banobras.

Después Cuco Esparza quería utilizarla como propaganda para su campaña a la gubernatura con el logotipo del PRI, pero me pareció impropio que todo un profesor me propusiera tal cosa en lugar de ofrecer publicarla cuando fuera gobernador, para utilizarla con el fin para el cual había sido realizada, con todo decoro y por los medios idóneos. 

Posteriormente me encontré a mi querido compañero de lides universitarias, Jorge Hernández Moreno, quien estaba realizando una extraordinaria labor en el área de educación indígena en la Secretaría de Educación Pública, con textos escritos en cada uno de los principales idiomas nativos. Le comenté que estaba afinando un proyecto para que la SEP editara una Monografía histórica, geográfica, económica, política y social por cada uno de los estados de la República y que yo estaba dispuesto a colaborar en la tarea.

Me mandó a dos funcionarios a los que después de dos o tres lances francamente no les vi traza de académicos ni una actitud desinteresada; les dije que me concertaran una entrevista con el director de publicaciones pero no volvieron. Uno o dos años después aparecieron las monografías con las que seguramente obtuvieron algún beneficio personal, pero francamente daban tristeza.

Posteriormente me encontré aquí en Aguascalientes con Mario Aguilera Dorantes, maestro de gran prestigio que había ocupado puestos clave en la SEP y había sido amigo entrañable de mi padre. Le comenté aquella lamentable experiencia y le ofrecí asesoría para rehacer el trabajo, porque como estaba yo no le veía futuro. Se interesó mucho pero ya estaba en los últimos días de su vida pública; no lo volví a ver.

Constato que continúan publicándose las monografías estatales bajo el nombre La entidad donde vivo… -también me interesa la de civismo- y voy a empezar a revisarlas con detenimiento; a primera vista les veo el inconveniente de que tienen demasiada información, pero me reservo la opinión definitiva para cuando termine de revisarlas. 

 

Por la unidad en la diversidad

Aguascalientes, México, América Latina

 

tlacuilo.netz@yahoo.com

 

The Author

Netzahualcóyotl Aguilera R. E.

Netzahualcóyotl Aguilera R. E.

No Comment

¡Participa!