PortadaSociedad y Justicia

La nueva reforma laboral contempla libertad sindical y democracia para la elección de líderes

  • Existen 421 amparos en contra de la reforma laboral por parte de sindicatos oficialistas y “blancos”, que son los que imponen a sus dirigentes en vez de votarlos por democracia
  • Actualmente, sólo el ocho por ciento de todos los sindicatos de México eligen a sus líderes a través del voto libre y secreto

 

El 1 de mayo fue publicada la reforma laboral por parte del Gobierno Federal, no obstante, los trabajadores de México no están al tanto de lo que en ella se estipula. Al respecto el Frente Auténtico del Trabajo (FAT), a través del Colectivo Raíz en Aguascalientes, organizó el III Foro Reforma de la Ley Federal del Trabajo, perspectivas y retos. 

Tal evento tuvo la finalidad de acercar a los trabajadores en general lo que se pretende llegar a hacer con esta reforma. Como complemento, asistieron líderes sindicales y representantes de sindicatos nacionales como: Sindicato Nacional de Trabajadores del Inegi, Sindicato de Telefonistas de la República Mexicana, la Coalición Nacional de Jubilados y Pensionados, el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación y el Sindicato de Trabajadores de la Industria Metálica, Acero, Hierro, Conexos y Similares.

Eugenio García Tovar, asesor jurídico de algunos de los sindicatos mencionados, explicó que la reforma laboral necesita divulgarse y entenderse por los trabajadores, pues el modelo que se sugiere es innovador en materia de sindicalismo y democracia. Asimismo, se prevén procesos más ágiles para los trabajadores, en los que en vez de esperar un juicio de cuatro años, se pueda resolver en seis meses.

El abogado considera que con esta reforma laboral es posible que más líderes sindicales impuestos a través del “dedazo” por delegaciones, y que no contemplaban los votos de los agremiados, vayan saliendo. Aunado a ello, se va a promover desde la ley la democracia a la hora de elegir un dirigente, pues se hará uso del voto libre, secreto y universal, es decir un voto directo.

Para dar fe a esas votaciones, cada sindicato deberá de cambiar sus estatutos y presentarlos ante la Secretaría de Trabajo para el 1 de diciembre. En los nuevos estatutos se deberá contemplar un organismo que regule las votaciones internas a la hora de elegir un líder sindical. Lo anterior, mientras se crea el Centro Federal de Conciliación y Registros Laborales el cual luego será el encargado de supervisar las elecciones de dirigente; se tiene previsto que este órgano comience a operar el siguiente año.

También se estipula en la reforma el visualizar nuevas herramientas de transparencia en los recursos que rendirán cuentas, tanto a las autoridades, según sea el orden al que pertenezca, como a los mismos empleados. Lo anterior con el fin de comprobar qué se está haciendo con las cuotas que pagan: “Ahora los trabajadores van a poder saber en qué se gastan las cuotas sindicales, cómo las están gastando y si no están de acuerdo en la manera que los líderes lo vienen haciendo, podrán incluso hasta presentar demandas para sancionar”, aseguró el asesor jurídico.

Todas estas adecuaciones rompen el modelo arcaico que se ha venido manejando hasta el 2019, señaló Eugenio Tovar. El problema con los sindicatos reside en que sus líderes eran impuestos, no seleccionados por los trabajadores, lo cual crea una separación política entre líder y agremiados.

Actualmente se estima que de todos los sindicatos de México sólo el ocho por ciento aplica votaciones democráticas para escoger a sus dirigentes, el resto se basa en herencias, nepotismo y otros actos que no brindan igualdad con los trabajadores dentro del gremio. Muchos de los sindicatos oficialistas o “blancos”, no están de acuerdo con el nuevo esquema planteado; actualmente hay 421 amparos en su contra porque no quieren que se cambie el modelo, explicó el abogado. Ninguno de ellos ha ganado, de hecho, la Suprema Corte ha desechado esos amparos. 

The Author

Adrian Javier Flores Nieves

Adrian Javier Flores Nieves

No Comment

¡Participa!