La Nacional

Cae inversión en energía solar en México por favorecer la industria petrolera

La inversión en energía solar en México se redujo en este año debido al “favoritismo” que el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador ha mostrado por los hidrocarburos así como la falta de un posicionamiento o reglas claras sobre la energías limpias y el proceso de aprendizaje que los nuevos funcionarios han tenido al respecto, aseguró Carlos Ortiz, presidente de la Asociación Mexicana de la Industria Fotovoltaica (AMIF).

Para este año, dijo, “esperábamos un crecimiento de 60 por ciento en las inversiones contra las registradas en 2018, pero bajó a sólo 45 por ciento, es decir 2 mil millones de dólares adicionales. Eso es una realidad”.

Entre los inversionistas alemanes, quienes son líderes en la generación de energía limpia en el mundo, “hay incertidumbre por la cancelación de subastas y el incremento de certificados de energía limpia (CEL) en el mercado”, expresó a su vez Kira Potowski, gerente de comercio e inversiones de la Cámara Mexico -Alemana de Comercio e Industria (Camexa).



 

Un año es suficiente para que el gobierno haya hecho un diagnóstico.

Carlos Ortiz concedió que hay demasiadas prioridades y problemas en el país que deben ser atendidos por el gobierno federal, además que a los nuevos funcionarios “les ha costado mucho trabajo entender” lo que había (en el sector energético), como el grado de endeudamiento y desmantelamiento de Pemex y CFE.

Sin embargo, puntualizó que ya llevan casi un año en el poder y es tiempo suficiente para que indiquen qué camino y propuestas tienen sobre las energías renovables o electricidad limpia, aún cuando “está más que claro que hay favoritismo por los hidrocarburos y es tan notorio que se les está metiendo dinero de todos nosotros a través de los impuestos”.

“Este año fue para hacer un diagnóstico y saber cómo estaba la situación, pero no se actuó lo suficiente y eso nos está afectando a todos”, puntualizó el dirigente empresarial en una conferencia de prensa donde se anunció la realización de la expo Solar Power México de la industria fotovoltaica, a realizarse del 24 al 26 de marzo de 2020 en el Centro Citibanamex.

“No conocemos las reglas del juego”, remarcó Arnold Solís, director de la empresa SDE México. Siempre ayuda conocer reglas claras y un gobierno que apoya aún cuando el sector privado siga invirtiendo, abundó Kira Potowski, “y el mejor caso que pongo como ejemplo es Alemania, donde la energía solar tuvo un despegue por muchos incentivos e iniciativas que lanzó el gobierno en eficiencia energética”.

Si todo eso se aplicara en México, remarcó la representante de Camexa, “el despegue en energía solar y fotovoltaica sería enorme, más aún porque tiene 365 días de sol, cuando en Alemania no tenemos ni 100 días así, entonces ¿por qué no vemos en cada techo de México energía fotovoltaica?”.

A la fecha, Alemania obtiene el 65 por ciento de su energía de fuentes renovables, de las cuales 40 por ciento es solar, y tiene como meta dejar de usar carbón en 2038 y terminar con la energía nuclear en 2020, refirió.

 

Desarrollo de la industria solar en México

El presidente de la AMIF – que a la fecha tiene 54 empresas afiliadas y para el primer trimestre de 2020 pretende llegar a 100 — , puntualizó que aún cuando el gobierno federal no determine apoyar la industria fotovoltaica, el sector privado “buscará la forma de hacerla crecer”.

De hecho, mencionó que los propios usuarios particulares o de pequeños negocios han aportado entre el 25 y 30 por ciento de la inversión total del sector, otro porcentaje similar proviene de financiamiento de la banca de desarrollo y el porcentaje, restante cercano al 40 por ciento proviene de inversión extranjera.

Las primeras instalaciones de la industria fotovoltaica en México propiamente comenzaron en 2012 y en 6 años el sector registró inversiones por 7 mil millones de dólares con 4 mil 500 megawatts, pero representan apenas el 0.7 por ciento de la electricidad que se consume en el país. En promedio el sector crecido 50 por ciento por año, pero consideró que podría crecer hasta 150 por ciento con una política pública clara al respecto.

 

Decisión de ciudadanos y negocios migrar a energía limpia, independientemente del gobierno

Sin embargo, Carlos Ortiz insistió en que independientemente de las decisiones del gobierno, es decisión personal o particular de los ciudadanos en general, de comercios o industrias sí creen o no en el cambio climático y deciden “aportar su granito de arena” para generar energía limpia, que no sólo servirá para reducir los efectos de los gases invernadero sino que también les generá un beneficio económico o ahorro en el pago de electricidad.

Una tiendita que a la fecha paga 12 mil pesos mensuales por consumo de luz, ejemplificó, puede reducir este costo a mil pesos mensuales si logra un financiamiento para instalar paneles solares que le puede implicar un pago mensual de 7 mil pesos. En total pagará 8 mil pesos mensuales, es decir un ahorro de 33 por ciento durante los primeros 4 años que se lleve para liquidar dicho crédito, pero luego subirá a 91 por ciento.

 

Subsidio a electricidad bastaría para colocar paneles solares en todas las casas de México

Refirió que el subsidio eléctrico que durante una década ha otorgado el gobierno federal asciende a un billón 350 mil pesos y ese monto “habría sido suficientes para instalar paneles solares den todas las casas habitación de México”.

La energía solar es barata, accesible e incluyente sobre todo porque México es potencia solar porque su ubicación geográfica es de las mejores del mundo en la irradiación solar, la cual es inagotable. Una hora de sol alcana para un día de energía, aseveró a su vez Eduardo López, director del Proyecto Solar Power México y directo de proyectos de Hanover Fairs, una agencia del gobierno alemán.

Hasta el primer semestre de 2019 el número de usuarios en México de sistemas fotovoltaicos ascendió a 112 mil usuarios y la capacidad instalada ascendió a 818 megawatts, lo que implica un crecimiento de 10 veces durante el último quinquenio.

Arnold Solís destacó que hace falta más financiamiento para impulsar el sector y confió que una vez que bancos o instituciones de crédito entiendan el dinamismo, importancia y rentabilidad del sector generen créditos específicos, como los hay ahora para el sector hipotecario o automotriz, pero mucho más baratos, a tasas más bajas y con plazos de pago más cortos.

Con información de La Jornada

The Author

Redacción

Redacción

No Comment

¡Participa!