Opinión

Concurso de Debate Político Juvenil / La columna J

“El hombre es su palabra”, Muñoz Cota.

El pasado viernes tuve la fortuna de ser considerado como jurado en el concurso estatal de debate político que organizó el Instituto Estatal Electoral, el concurso está diseñado para que jóvenes de todo el Estado puedan participar representando a su escuela preparatoria.

Podría parecer poco atractivo un concurso de esta índole, sin embargo, es verdaderamente loable involucrar a los jóvenes en una participación proactiva y generadora de esquemas dinámicos que coadyuven a su desarrollo. Sin lugar a dudas invertir en la juventud es apostarle al futuro. Implica un sentido loable de responsabilidad de parte de quien lo organiza, las potencias mundiales así comenzaron, sembrando ideas de trascendencia en los que tarde o temprano llevarán las riendas del país.

El concurso en todo momento refirió una gran organización, del mismo modo la atención por parte de los coordinadores fue excelsa, buena disposición, atención y gran amabilidad, tanto para los concursantes como para los que tuvimos el honor de ser jueces. Algo de suma importancia fue la selección de los temas que se debatieron, como lo fueron, el pluralismo, democracia, la juventud y medios digitales, entre muchos más. 

La oratoria es un elemento fundamental y de vital importancia para el debate, es una herramienta que permite desarrollar elementos de seguridad y confianza, lo cual genera un círculo virtuoso de manera personal. Existen diversos factores en la oratoria y en el debate, uno que resulta importante, es el proceso constructivista en el cual, al momento de expresar una idea, genera un precedente de asimilación cognitiva y posteriormente este precedente resulta un elemento adicional de aprendizaje y un nuevo referente para expresar, es decir, los alumnos de bachillerato están generando precedentes que les serán de gran ayuda en sus próximos años de estudio y en su vida profesional.

La persuasión es parte de la vida cotidiana de todo humano. Se utiliza todos los días en todos los niveles y en todos los contextos. La comunicación es el canal de interacción que existe entre las personas y que impera en todas las sociedades. La información que se plasma y se vierte en un solo sentido, tiene su función como un eje que fortalece el modo de vida. Debatir es el arte de intercambiar ideas, defender posturas, plantear cuestionamientos al adversario y esclarecer los propios argumentos, un ejercicio que genera un valor agregado a las percepciones.

El ejercicio de diálogo que se presenta en las obras de Platón es una clara reseña de cómo la oratoria servía como un sistema de aprendizaje, un método de expresión, y del mismo modo como una estrategia de persuasión, que al mismo tiempo enarbolaban y engrandecían las habilidades retóricas y las competencias argumentativas.

“No es el debate el que impide la acción, sino el hecho de no ser instruido por el debate antes de que llegue la hora de la acción”, Tucídides. 

Las palabras van más allá del bien y del mal, los triunfos en este tipo de certámenes también, puesto que lo más importante es que tengan la valentía de ir a hablar de lo que piensan y de lo que sienten, que expresen con elocuencia sus argumentos, fue extraordinario escuchar como citaban a la Constitución Política, o cómo ponían ejemplo de jóvenes con alguna adversidad que estudiaban en el mismo plantel que ellos. Sin duda alguna, eso es lo que necesita nuestro país, que las Instituciones que procuran nuestra democracia tengan acercamiento con los jóvenes que darán a la patria esperanza presente.

Las palabras presentadas por el presidente del IEE, Luis Fernando Landeros Ortiz, expresaron que; en los alumnos recae una gran responsabilidad, y que el deber cívico debe de trascender. Extraordinario ejemplo pudo plasmar el IEE, el buen juez empieza por su propia casa. La argumentación y el uso de la palabra, siempre van incluidos en el lenguaje, en su connotación y representación, como códigos de relación directa que aportan y se sustentan en la lógica. Existe una justificación para poder complementar la competencia sobre la comunicación escrita, la cual es verdaderamente necesaria para la redacción de los discursos y de los textos a disertar.

Muchas felicidades a los jóvenes pertenecientes al Conalep Miguel Ángel Barberena Vega, Turno Vespertino, al igual que los otros equipos de debate, argumentaron con la razón, pero también hablaron con el corazón, y eso se traduce en que tarde o temprano el carácter es destino. Felicidades al CBTis No. 168, al Conalep, Turno Matutino, y del mismo modo al Cecyte plantel Cañada Honda. Cosas buenas vienen para ustedes. 

 

In silentio mei verba

The Author

Roberto Valdés Ahumada

Roberto Valdés Ahumada

No Comment

¡Participa!