Cuba: El Fulcro Anti-Estadounidense/ Taktika – LJA Aguascalientes
19/09/2020


Palacio de Convenciones, La Habana, Cuba. 3 de noviembre de 2019. El presidente de los Consejos de Estado, Miguel Díaz-Canel, se dirige a sus invitados con la siguiente alocución: “Fidel dijo muchas veces que la mentira era el principal adversario a derrotar en política y que decir la verdad es el primer deber de todo revolucionario…el primer enemigo a derribar es la mentira y más aún la mentira imperialista”. Tras una pausa, agrega: “En nuestra área geográfica, en particular, la preocupación no es menor. América Latina y el Caribe sufren el retorno de la Doctrina Monroe y las peores prácticas del macartismo”.

El hombre de cabello plateado y porte elegante se estremece ante el griterío de los asistentes al Encuentro Anti-imperialista de Solidaridad, por la Democracia y contra el Neoliberalismo: “¡Díaz-Canel, seguro, a los yanquis dales duro!”. El líder cubano responde así: “El apoyo, el entusiasmo, la solidaridad que ustedes expresan, emocionan y comprometen, y con Raúl (Castro) y con (Nicolás) Maduro a los yanquis les estamos dando duro”. 



La escena arriba descrita sirve como prólogo al presente artículo el cual pretende contar y analizar las maniobras de la diplomacia cubana y explicar por qué Cuba ha recuperado su papel como el fulcro anti-estadounidense en América Latina. 

El 3 de octubre de 2019, el primer ministro de la Federación Rusa, Dmitri Medvédev, arribó a Cuba para conferenciar con el liderazgo insular. La agenda se centró en cuestiones de infraestructura logística y cultura: los rusos ayudarán a la rehabilitación y modernización de las redes ferroviarias de la isla caribeña. Asimismo, Medvédev fue laureado con el título de Doctor Honoris Causa por la Universidad de La Habana. Por último, el político ruso declaró que las sanciones y medidas represivas contra Bolivia, Cuba, Nicaragua y Venezuela eran inadmisibles. 

Ocho días más tarde, el presidente de la Federación Rusa, Vladimir Putin, envió un mensaje a la Sociedad de Amistad Cubano-rusa con motivo del 55 aniversario de su fundación. ¿Por qué es importante esta colectividad? Primero, fue establecida por dos personajes ícono, no sólo de Cuba y Rusia, sino de la historia universal: el cosmonauta ruso, Yuri Gagarin, el primer ser humano en orbitar la Tierra; y Ernesto Guevara de la Serna, el aventurero y revolucionario argentino, gallardete de la izquierda global. Segundo, la comunidad en cuestión ha popularizado la cultura y el idioma de Rusia en Cuba.

El fatídico jueves 17 de octubre, Díaz-Canel arribó a la Ciudad de México para conferenciar con Andrés Manuel López Obrador. El mandatario cubano fue recibido en Palacio Nacional con gritos de: “¡Cuba sí, yanquis no!”, “¡Díaz-Canel con Andrés Manuel!”, y “¡Presidente cubano, México te da la mano!”. Esto porque en los sectores nacionalistas y progresistas de México, la Revolución Cubana es percibida como la continuación de la Revolución Mexicana.

Luego, Díaz-Canel asistió la XVIII Cumbre del Movimiento de Países No Alineados, la cual tuvo lugar en Bakú, Azerbaiyán. Ahí atestiguó cómo el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro Moros, entregó la Presidencia pro tempore a Azerbaiyán. Este hecho fue reconocido por los miembros de 120 delegaciones.

Del país caucásico, Díaz-Canel viajó a Rusia para untarse “la grasa del oso”1 -una expresión de la Guerra Fría, cuyo origen está en el encuentro entre los avivados cubanos y los soldados rusos, quienes despedían un tufo particular, mezcla de vapores de gasolina nocivos, cigarrillos asequibles, botas de cuero y olor somático. En la actualidad, la locución precitada significa alimentar el entorno estratégico especial entre Cuba y Rusia. Porque el liderazgo cubano considera que su país es “una isla gloriosa, en el centro del Caribe”2 defendida por Rusia, “el pueblo hermano”, que constituye un freno a las políticas agresivas emanadas de la Casa Blanca. 

En la residencia de Novo-Ogaryovo, Díaz-Canel se entrevistó con el genio de la geopolítica: Vladimir Putin, quien lo invitó a la celebración del 75 aniversario de la victoria de la Rusia soviética sobre la Alemania nazi. El afable cubano respondió a la distinción de la siguiente manera: “Me gustaría decir que hay momentos dedicados a Rusia en nuestra rutina diaria y sentimientos. Primariamente porque estamos monitoreando de cerca el creciente rol que Rusia está jugando para romper la superioridad que los Estados Unidos están tratando de establecer”3.

Para terminar con su periplo moscovita, Díaz-Canel asistió a una exposición de pinturas intitulada: “Fiel a mi Habana”. Una muestra del artista plástico Yosvany Martínez, la cual rinde homenaje a la relación que el finado líder de la Revolución Cubana, Fidel Castro Ruz, estableció con la Rusia soviética. 

El domingo 3 de noviembre del año en curso, Díaz-Canel asistió a la clausura del Encuentro Antiimperialista de Solidaridad, por la Democracia y contra el Neoliberalismo, el cual sirvió para mostrar el apoyo de las izquierdas latinoamericanas a diversas causas: la excarcelación de Luiz Inácio Lula Da Silva; la alegría por las victorias electorales en Argentina, Bolivia, Colombia, y México; el apoyo a las revueltas anti-neoliberales en Chile y Ecuador; y la andanada verbal dirigida por Nicolás Maduro contra el presidente de El Salvador, Nayib Bukele, a quien calificó de “pelele del imperialismo”. 

Finalmente, Díaz-Canel concluyó con una arenga en la cual afirmó que “la nueva generación de dirigentes cubanos, formada y educada por la generación histórica de Fidel y Raúl, seguimos siendo revolucionarios, socialistas, fidelistas y martinianos”4, no cederá un milímetro porque debe continuar con la obra de Fidel Castro Ruz y Hugo Rafael Chávez Frías. 

El escriban concluye: Cuba ya no está sola en medio de un mar de neo-liberalismo; el rol discreto de Díaz-Canel pero eficaz de aupar a las izquierdas latinoamericanas valida lo que Ernesto Che Guevara dijo, en 1961, sobre el desastre de Bahía de Cochinos: es “la primera derrota del imperialismo en América Latina y en escala mundial”; y, finalmente, el aproximamiento a Rusia certifica la decisión que tomaron los hermanos Castro, Fidel y Raúl, en la primavera de 2015: Rusia, “el pueblo hermano”, es un seguro geopolítico ante la presencia de un líder belicoso en la Casa Blanca como lo es Donald Trump.

Aide-Mémoire. El presidente electo de Argentina, Alberto Fernández, definió el encuentro con Andrés Manuel López Obrador como “un encuentro formidable” y “una comunión de ideas y de conceptos total sobre cómo ver el mundo”. En pocas palabras, la Argentina peronista desea una alianza con el México lopezobradorista. 

 

  1. – Dobbs, Robert D. One Minute to Midnight: Kennedy, Khrushchev, and Castro. New York; Vintage Books, 2008, p. 161.162.

2.- Kalfon, Pierre. Che: Ernesto Guevara, una leyenda de nuestro siglo. Barcelona: Plaza & Janés, 1997, p. 316-318.

  1. Talks with President of Cuba Miguel Díaz-Canel Bermúdez https://bit.ly/2PNX5Mi

4.- Díaz-Canel: ¡Un mundo mejor es posible, necesario y urgente! ¡Luchemos por él! https://bit.ly/2NHLU5e 


Vídeo Recomendado

Show Full Content
Previous De rebote
Next La Purísima… Grilla: Ya es hora

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close

NEXT STORY

Close

Campaña de Esterilización Canina y Felina gratuita en Cañada Honda, Aguascalientes

13/06/2019
Close