Día Mundial del Veganismo: ni dieta ni moda, sino ética y política – LJA Aguascalientes
24/09/2020


Este año, la organización británica The Vegan Society cumple 75 años, mientras que el Día Mundial del Veganismo alcanza su vigésimo quinto aniversario. Fue en noviembre de 1944 cuando Donald Watson y Elsie “Sally” Shrigley, junto con otras personas, se organizaron para plantear la idea de trascender del plano de no comer carne a un estilo de vida que no incorporara el consumo de ningún producto de origen animal. En 1994, Louise Wallis decide organizar el Día Mundial del Veganismo en conmemoración del quincuagésimo aniversario de la fundación de The Vegan Society; actualmente en especial el 1 de noviembre, pero también durante todo el mes, se realizan manifestaciones, festivales y una gran diversidad de eventos a nivel mundial para promover el veganismo.

 

¿Cuál es la diferencia entre vegetarianismo y veganismo?

Justamente esta cuestión impulsó, hace 75 años, a Watson y a Shrigley a iniciar una organización y a acuñar un término que les permitiera plantear y promover una sustancial y vital diferencia: mientras el vegetarianismo generalmente implica dejar productos de origen animal fuera del régimen alimenticio, se buscaba un término que implicara una filosofía y una forma de vida que excluyera toda forma de explotación y crueldad hacia los animales no humanos. Frente a otras opciones posibles como “neo-vegetarianismo”, “vitanismo”, “benevorismo” o “sanivorismo”, se decantaron por un neologismo que tomara las primeras y últimas letras de la palabra “vegetarianismo”: veganismo.

 

Una postura ética

El veganismo es, entonces, una postura reflexiva en donde se pondera la utilización de animales no humanos en distintas facetas para el consumo humano: alimentación, experimentación, entretenimiento, vestido y compañía. Vastas y tristes son las investigaciones y evidencias que demuestran que la gran mayoría de los animales no humanos, especialmente en la industria, llevan vidas de sufrimiento y muertes de dolor antes de llegar como productos para consumo final a la etapa de comercialización. Ante tal escenario, el veganismo propone un estilo de vida en el que no se incorpore el sufrimiento y la crueldad hacia los demás animales al no participar en el consumo de bienes o servicios que los incorporen parcial o totalmente en su producción, transformación y comercialización. Se trata, entonces, de decidir no por lo que es fácil, lo que es cómodo, o lo que es costumbre, sino por lo que es fundamentalmente correcto. Como también se ha demostrado, una persona puede llevar una vida vegana totalmente plena, por lo que involucrar la angustia y “sacrificio” de animales no humanos resulta, además de cruel, innecesario.

 

Una postura política

El veganismo es, además, una postura abierta y decidida en favor del reconocimiento de los derechos de los animales no humanos y la consideración moral que les debemos. Las causas animalistas y antiespecistas (para más información sobre el especismo, recomendamos el artículo ¿Eres especista y no lo sabías?) han logrado avances significativos en todo el mundo, tanto en lo conceptual como en lo práctico. Este año marca también el quinto aniversario de la incorporación del término “veganismo” en el Diccionario de la Real Academia Española, mientras que alrededor del planeta se fortalecen y multiplican las peticiones, solicitudes y exigencias de cambios significativos que conllevan importantes efectos. En el umbral de la Emergencia Climática, es prácticamente un consenso científico que debemos reducir drásticamente la producción y el consumo de alimentos de origen animal, ya que acusan impresionantes cifras de emisiones directas de Gases de Efecto Invernadero, así como sustanciales contribuciones indirectas a través de desechos contaminantes, fertilizantes y aditivos requeridos, y deforestación asociada, entre otros factores. Las proyecciones globales indican que, más rápido de lo que pensamos, se tratará ya no de un asunto de justicia, sino de eficiencia: en un planeta que enfrentará la crisis climática en conjunción con otras problemáticas sociales y económicas, una actividad que requiere intensivamente tantos recursos no es viable. Simplemente hablando del agua, se sabe que la producción de cárnicos tiene una huella hídrica muchísimo mayor que los alimentos vegetales, que llegará a ser irredituable en los escenarios de escasez, como el nuestro.

 

¿Qué podemos hacer al respecto?

Hacer la transición a un estilo de vida vegano es mucho más sencillo de lo que parece. Tiene que llevarse, desde luego, responsable y conscientemente, como todo cambio importante. Afortunadamente, tenemos en la actualidad una gran variedad de opciones para consulta, apoyo y asesoría, de manera que podamos trasladarnos a un estilo de vida más saludable y responsable con nuestro bienestar, con la de la comunidad de la vida y con el planeta. En Movimiento Ambiental de Aguascalientes, A. C., promovemos el veganismo y, desde el 2013, a través de desayunos, comidas, talleres y conferencias invitamos a las personas a que salven vidas mediante un consumo crítico, ético, solidario y sustentable. Este domingo 3 de noviembre, de 13 a 14:30 horas en el Jardín Carpio (Av. Independencia esquina Petróleos Mexicanos), celebraremos una comida vegana. Acérquese con nosotras y con gusto le compartiremos información y estrategias para, a través de pequeños cambios, lograr una gran transformación. Más detalles e información de este evento gratuito, aquí. Durante estos años, hemos acompañado a personas, cada una en su particular camino, unas de un día para otro, otras paulatinamente, pero todas andando en lo que es finalmente un camino de comunicación y reconexión: con otras personas, con otras especies, y con el planeta.

 

Vídeo Recomendado

Show Full Content
Previous Madre de Emilio Lozoya, podrá enfrentar en libertad su proceso penal
Next Los tumbos de la Cuarta Transformación / Bravuconadas
Close

NEXT STORY

Close

Detecta Transparencia Internacional riesgos de corrupción por Covid-19

27/03/2020
Close