Duane Allman y otros muertos / El banquete de los pordioseros – LJA Aguascalientes
26/09/2020


Pudiera ser un buen pretexto para recordar algunas de las grandes leyendas del rock y en el Banquete del este viernes 1 de noviembre hiciéramos un breve repaso con el fin de revalorar algunos de los grandes del género que se nos han adelantado en el camino, sin duda interesante el ejercicio, pero la verdad son muchos y eso de las involuntarias omisiones termina por ser inevitable y al mismo tiempo lamentable, así que considerando la cercanía de la fecha de la muerte del guitarrista Duane Allman, integrante de la célebre e inmensa Allman Brothers Band, él murió el 29 de octubre de 1971, y además, considerando el hecho de que esta agrupación de Jacksonville, Florida se fundó hace 50 años, en 1969, aprovecho la ocasión para proponerte un acercamiento a su música y que sea un pretexto para desempolvar los viejos discos de los Allman y revisitar su impresionante música. Al mismo tiempo, y a manera de homenaje, recordar a David García, imprescindible personaje en lo que a escuchar rock por radio se refiere aquí en Aguascalientes y que falleció, si la memoria no me traiciona, el 1 de marzo del 2012 y que fue uno de los responsables de mi acercamiento al rock y específicamente a ciertas agrupaciones como es el caso de King Crimson, Grateful Dead, Led Zeppelin y por supuesto la Banda de los Hermanos Allman.

Pues bien, el rock sureño está dignamente representado por ellos, por los Allman, creo que este sonido tan característico del sur de los estados Unidos encuentra su mejor definición en ellos, seguramente no faltará alguien que me discuta que Lynyrd Skynyrd tiene con qué responder y sin duda, pero el fundamento en el blues que sostiene toda la propuesta musical de los Allman los hace superiores, además, claro está, su impresionante capacidad de improvisación, asunto que comparten puntualmente con Grateful Dead, de hecho podemos encontrar algunos puntos de convergencia en ambas agrupaciones, además de que ambos solían hacer versiones interminables de sus canciones cuando eran interpretadas en concierto, ambas agrupaciones usaban dos bateristas lo que definitivamente colaboró en la definición de su sonido tan deliciosamente sureño. 

El guitarrista Duane Allman es miembro fundador de los Allman Brothers Band junto con su hermano Greg en los teclados que también murió, él hace menos tiempo, en mayo de 2017. Muchos fueron los músicos que en diferentes momentos integraron la Banda de los Hermanos Allman, pero creo que el núcleo de la fórmula lo completa el guitarrista Dickey Betts, para mi gusto, uno de los mejores en la siempre inconclusa historia del rock.

La primera versión de los Allman Brothers Band en 1969 estaba compuesta por Duane Allman en la guitarra, Gregg Allman en los teclados y voz, los bateristas eran Butch Trucks y Jai Johanny Jaimoe Johanson y el gran Dickey Betts en la guitarra y voz.

Lo cierto es que sus primeros trabajo en estudio no llamaron la atención, definitivamente la leyenda se empezó a escribir a partir de sus presentaciones en el mítico Fillmore East en 1971, ahí podemos encontrar a flor de piel esa magia de la improvisación que ya hemos comentado y que les es tan propia, surge de manera natural en la música de estos músicos de Florida, con este recurso de la improvisación, podemos disfrutar en esa grabación de extensas e impresionantes versiones de temas clásicos de su repertorio como In memory of Elizabeth Reed o el clásico Whipping Post. Desde mi punto de vista esta grabación en el Fillmore es una de las mejores grabaciones en directo no sólo de Allman Brothers Band, sino de todo lo que se ha grabado en concierto en el rock, es un documento que testifica las verdaderas posibilidades de la música tocada en vivo. Mucha gente quiere encontrar en las presentaciones en vivo las canciones que ya conoce todas de la misma forma que en el disco y a mí esto no me interesa, para eso mejor me quedo en mi casa y ahí, cómodamente, escucho las grabaciones. Para mí lo interesante es dejarse llevar por lo inmediato, por la inspiración que llega y que hace que una canción que en el disco dura 4 o 5 minutos se extienda sin el menor complejo haciendo gala del dominio del instrumento a través de la magia de la improvisación, así vemos, por ejemplo, temas musicales como Mountain Jam de los Allman Brothers que se extiende poco más de los 30 minutos y es, en serio, un manjar.

Poco tiempo después de la memorable grabación en el Fillmore East, Duane Allman falleció en un accidente de motocicleta en Macon, Georgia, en su memoria , el grupo editó el disco Eat a peach en 1972, se trata de una de esas extrañas piezas de recopilación muy bien lograda, ya sabemos que es común que las recopilaciones terminen por ser un fiasco, no en este caso. Es una compilación de grabaciones en estudio y otras en directo que ayudó a solventar la grandeza del grupo.

Recuerdo un programa de radio en vivo con David García, el programa se llamaba En el aire y lo transmitíamos en vivo todos los sábados a partir de las 10:00 de la noche, terminábamos cuando así lo decidíamos, imagínate, evidentemente eso nos permitía poner a grupos como Grateful Dead o Allman Brothers Band con canciones de 15, 20, 30 minutos o más. Cuando David le pidió al operador colocar en la tornamesa -te hablo de 1986- la versión en vivo de In memory of Elizabeth Reed, me dijo, esto te va a hacer volar, y créeme, todavía no aterrizo. 

 

Vídeo Recomendado

Show Full Content
Previous Aprendizaje / Debate electoral 
Next Autónoma de Aguascalientes está a favor de la fiscalización y transparencia
Close

NEXT STORY

Close

Jauría de icebergs / A lomo de palabra

10/04/2016
Close