Opinión

La verdad detrás de la verdad / De imágenes y textos

¿No les parece que todo está enrarecido? Preguntó mi querida amiga Thercy Arvizu vía Facebook; pensé que sólo yo tenía esa impresión, estaré sensible estos días, especulé, pero no, ya vi que efectivamente algo está flotando en el ambiente nacional y no soy el único que lo percibe. ¿Qué tenemos que hacer para entender toda esta boruca que alcanza a desconcentrar el alma? Primero entender que no podemos culpar a nadie más por los acontecimientos que pasan en México, los responsables somos todos, los que votaron por Andrés Manuel y los que no votamos por él, los que creyeron y creen que es la mejor opción para sacar adelante al país y los que no comulgamos con su doctrina mediática de las mañanas, donde todos tenemos la culpa de los achaques que sufre nuestra patria menos él. Se está convirtiendo en el presidente más poderoso de la historia moderna de México, creo que ya lo había manifestado jueves atrás, lo que se ve no se juzga, por las buenas o por las malas, pero Don Andrés está rudo; mire, lo de menos es darle asilo político a un expresidente con quien comulga de manera perfecta, el golpe de Estado que vaticinaba el presidente de estas tierras se dio en otras latitudes, con su cuate y espejo. Los reclamos se harán escuchar y de todo tipo, desde el señalar que don Andrés no vuela en aeronaves de la Fuerza Aérea Mexicana pero qué tal se usan para ir a “rescatar” de la muerte a un amigo en desgracia, no se usaba el hangar presidencial hasta el pasado martes, pero fue remozado para esperar la gloriosa venida de don Evo y sus secuaces, ése sí es amor y del bueno; qué me dice de todas las observaciones del respetable donde señalan puntualmente por qué gastar en el expresidente de Bolivia si en Chiapas y otros estados existe un rezago que si bien no se podría cubrir con el apoyo “diplomático”, sí pudiera etiquetarse para asuntos apremiantes dentro del día a día de este país, como el desabasto de medicinas para los niños con cáncer. Qué me dice de aquellos que reclaman el retiro de las pensiones de los expresidentes, pero habrá mucha plata para mantener a don Evo, o qué, se va a poner a trabajar para pagar su estancia en el país anfitrión, no creo, y así como estas aseveraciones se podrá encontrar todos en la web. Lo de menos es el asilo a este singular personaje, tal vez lo que nos causa ruido es que son gobiernos populistas, muy parecidos en su visión de administrar y ya vimos los acontecimientos en Bolivia. 

En nuestro país el asilo político está legislado por el artículo 15 de la Carta Magna, el cual reza de la siguiente manera: “No se autoriza la celebración de tratados para la extradición de reos políticos, ni para la de aquellos delincuentes del orden común que hayan tenido en el país donde cometieron el delito, la condición de esclavos”. Así que, si José Martí, el Shah de Irán, doña Rigoberta Menchú, José Gaos, Fidel Castro, Ernesto Guevara, Pablo Neruda y el mismísimo León Trotsky han sido recibidos con los brazos abiertos, no sé por qué tanto arguende con este dictador boliviano que comulga con las ideas de don Andrés; y a final de cuentas, si el presidente de México le invitó, el pueblo sabio seguramente lo avaló, hubiera hecho una consulta popular antes de traerlo a tierra azteca. No va a pasar de un # pidiendo que se vaya don Evo o una charla de sobremesa que como siempre polarizará incluso al primer núcleo social. A manera de dato que inquieta, mi querido amigo Alex Solís me dijo que volteara a Bolivia, pero no por el suceso social que nos tiene como anfitriones de este hombre, sino que buscara más allá, que investigara sobre el litio y los acontecimientos sociales de los últimos días. 

Bolivia posee reservas estimadas de más de 21 millones de toneladas de litio, el pasado 3 de noviembre Morales anunció la derogación del decreto que autorizaba una sociedad mixta para la explotación del litio, lo cual sumó a las protestas que ya todos conocemos y sabemos el desenlace. Países directamente involucrados en este conflicto, Estados Unidos, China y Alemania. El expresidente José Mujica dijo “Bolivia es muy rica, se dice que tiene el 70% del material indispensable para hacer las nuevas baterías. Todos sabemos que en el mundo hay cambio energético. No estoy acusando, porque no tengo pruebas, estoy desconfiando, por la historia”. 



Y mientras nos desgarramos las vestiduras y nos volvemos a polarizar por la llegada de Evo Morales a México, en la Cámara Alta se arma la rechifla y los plantones por el robo maestro; así como la administración pasada tuvo su estafa maestra, ahora tenemos nuestra versión en la mismísima contienda por la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) 16 o 14 votos, legal o fraude, todo esto orilló a Ricardo Monreal a proponer que se repitiera la votación, sin embargo fue rechazada por sus compañeros de bancada, así que aun sin la veracidad que debería tener, Rosario Piedra Ibarra tomará posesión como titular de la Comisión en juego. ¿Se acuerda del fiscal carnal, le suena familiar? Y eso no es todo, en el INE parece que a Lorenzo Córdova le quieren recortar su gestión, la cual acaba en 2023, la idea del diputado federal de Morena, Sergio Carlos Gutiérrez Luna, es modificar el artículo 41 de la Carta Magna para que la presidencia del Consejo General del Instituto Nacional Electoral sea rotativa cada tres años. Bueno, eso dicen ellos; le digo, estimado lector, que este gobierno es de una sola figura, la del presidente que controla todo, se imagina el INE en manos de Don Andrés, lo vamos a sacar de Palacio Nacional con los tenis por delante. 

El ambiente esta enrarecido, los gringos insisten en brindar ayuda para combatir al crimen organizado después de lo sucedido en Sonora, ¿es ayuda o las intensiones de intervenir como en muchos países donde están metidas sus tropas? Los problemas del sistema de Pemex, las protestas afuera de la Cámara de Diputados y la suspensión de la sesión donde se iba a autorizar el presupuesto para 2020, y el señor presidente que no quiere ver la realidad de un país enrarecido hasta los huesos. 

 

ericazocar@hotmail.com | @ericazocar

 

The Author

Eric Azócar

Eric Azócar

No Comment

¡Participa!