Cultura

Necesario, impulsar la lectura desde temprana edad en Aguascalientes

  • El IEA implementó la Estrategia Estatal de Lectura a partir del ciclo escolar pasado con el fin de generar el hábito por la lectura desde temprana edad
  • En el ciclo escolar anterior se estimó que los niños leyeron en promedio 1.4 libros por mes; se espera que ese número aumente a dos en este ciclo 

 

 

María de Lourdes Carmona Aguiñaga, directora de Servicios Educativos del Instituto de Educación de Aguascalientes (IEA), habló respecto a la Estrategia Estatal de Lectura implementada en el nivel de educación básica. Informó que en el ciclo escolar pasado se logró que alrededor de 127 mil estudiantes de esa esfera participaran en el programa que busca incentivar la lectura como hábito lúdico desde la infancia; de ellos, el promedio general de lectura fue de 1.4 libros al mes.



“Hubo niños que leían hasta 14 libros al mes. Uno que definitivamente se salió de todos los parámetros; él alcanzó a leer más de 50 libros por mes”, destacó la funcionaria del IEA. Lourdes Carmona Aguiñaga explicó que obviamente éstos son textos acordes a su edad: “No estamos hablando de libros propios para los adultos, sino para su edad”. Esta estrategia de impulso también opera en el actual ciclo escolar, y se ha tenido una aceptación tanto por los maestros como por los alumnos.

Para esta ocasión se espera tener un mejor desempeño; la directora de Servicios Escolares comentó que actualmente aproximadamente 200 mil estudiantes participan en la Estrategia Estatal de Lectura; un número superior en más de 50 mil tantos al del ciclo pasado. Se espera que con estas prácticas desde temprana edad se vaya normalizando la lectura en su día a día y con ello desarrollar las bases para que en la adultez la lectura sea una costumbre. 

Los libros leídos son pertenecientes a las bibliotecas de aula y también se hacen intercambios de libros entre los alumnos: “Si en su casa hay algún libro, lo llevan y ellos pueden compartirlo”, detalló. Para el caso de preescolar, cada ciclo se otorga una dotación de 30 títulos distintos para cada una de las aulas; estos libros circulan con los estudiantes y familias, pues la estrategia cuenta con la modalidad de préstamo a domicilio para que se lleven los libros a casa y ahí sigan con la lectura. Si bien en el ciclo escolar pasado se estimó que el promedio de lectura por niño fue de 1.4 libros al mes, la expectativa es que se pueda tener una media de dos. No obstante, Lourdes Carmona Aguiñaga explicó que hay niños que hacen mucho aporte, cabe recordar el caso del alumno destacado que, según lo que informó, leyó más de 50 libros en un mes.

Todavía no se tienen los cálculos ni el conteo del índice de este ciclo escolar, pero la titular de Servicios Educativos del IEA explicó que por el entusiasmo observado en esta generación será probable que se incremente. Para saber si los niños están haciendo sus lecturas, se hacen actividades de diálogo y conversación de los textos, además, los profesores van registrando los libros que se van leyendo y a final de mes se hace un recuento por aula, luego por escuela y zona para así dar con las cifras estatales. 

De acuerdo a la última actualización del Módulo sobre Lectura (Molec) por parte del Instituto Nacional de Geografía y Estadística (Inegi), el cual genera información respecto al comportamiento del mexicano en relación con la lectura, se observó un decremento cercano a los diez puntos en la población que leyó algún material considerado por el Molec; en el 2015 se obtuvo 84.2 por ciento, en el 2019 el porcentaje fue de 74.8. Las dos principales razones por las que no leyeron fueron la falta de tiempo, con 47.9 por ciento, y falta de interés, con 21.7 por ciento. Cabe recordar que como tal en Aguascalientes no se tiene un índice general del comportamiento lector; el Molec hace un muestreo nacional, no obstante, no es regional. La estrategia implementada en el estado podría abonar a tener una cercanía para comprender cuál es la posición lectora con la que la entidad cuenta, aunque haría falta también observar los otros niveles de educación y a la ciudadanía en su totalidad, sectorizando por edades, nivel socioeconómico, entre otros parámetros. 

El impulso de la lectura desde la educación básica puede ser una herramienta para combatir la disminución observada en el estudio del Inegi, pero más allá de hacerlo como obligación, se necesita la normalización de la lectura lúdica para que, en vez de ser algo escolar, sea una costumbre del día a día. Los libros que se leen en la Estrategia Estatal de Lectura van desde literatura infantil, hasta informativos.

The Author

Adrian Javier Flores Nieves

Adrian Javier Flores Nieves

No Comment

¡Participa!